Roberto Pérez

revolución

La Revolución se come a sus hijos

La Constituyente es el final del Estado de Derecho, la Constituyente no avalada por el pueblo es la copia fotostática de Cuba. De esa isla que se come a sus hijos, de esa isla que sobrevive en su poder a costa de la pobreza de su gente. Esta es la historia de Roberto, un amante enamorado de la revolución, hasta el día que un soplón, logró acabar con sus privilegios.

Mas