la carta de El Vaticano