Una exposición en la que los sentidos tienen un papel protagónico



menena


Menena Cottin lo logró. Siempre lo que se propone con su arte lo logra y lo hace con cariño e imaginación. Por eso consiguió que la exposición que hizo en Caracas mostrando su obra, sus libros, sus diseños, sus actividades participativas, se montaran en un barco y llegaran directo a Wynwood, a la galería Ideobox de la mano de la Fundación SaludArte.


GRV
Una rana roja con las patas bien largas es el símbolo de una exposición que pronto abrirá sus puertas en Miami y sin duda va a encantar a toda la familia y es que la creatividad aparece en cada paso de un espacio destinado al arte. El visitante puede interactuar y aprender con cada una de las experiencia de esta exhibición que estará en la galería Ideobox en Wynwood. El nombre de la exposición es “Seeking the Essence”, algo así como Buscando la Esencia y la creadora de todo esto es la diseñadora y artista gráfica Menena Cottin con el apoyo de la Fundación SaludArte.

Total que están todos los ingredientes necesarios para que esta exposición que se inaugura el próximo 26 de abril y que estará abierta hasta el 23 de junio, sea uno de los espectáculos de visita obligada en los eventos que se realizan en la ciudad de Miami.

Esta exhibición ya se presentó en Caracas, en la sala TAC de Paseo Las Mercedes y el éxito fue tan extraordinario que tuvieron que extender los días. La razón es simple. Cuando uno entraba en la sala veía un mundo diferente. No eran cuadros y obras, eran paredes pintadas, libros, espacios con “instrumentos” que te mostraban las perspectivas de las cosas, de una línea, por ejemplo, o que te permitían ver con tus propios sentidos el porqué de cosas que seguro alguna vez te has preguntado. De pronto habían unos pingüinos que llevaban a un reflejo, o una historia o una rana roja, que además se convirtió en el símbolo de la exposición.

Menena también ha sido la diseñadora de un montón de logos con los que hemos crecido a lo largo de nuestra vida y que jamás imaginamos que eran precisamente obra de su imaginación. Y es que sin duda la imaginación de Menena supera los límites normales…y si no que lo cuenten sus nietos a quienes les hace historias personalizadas. Cuentos que no solamente están impresos sino que ellos, en algún momento llegan a protagonizarlos cuando su abuela de verdad los convierte en personajes, como cuando a su nieta la hizo una sirena.

Esta exhibición bilingüe reúne además 18 de sus libros “en una muestra multisensorial y lúdica que invita al visitante a penetrar en cada libro…”. Sus libros por lo demás han sido galardonados en cuanto concurso se han presentado. Solamente “El Libro Negro de los Colores” ha sido traducido a 20 idiomas, ha logrado muchísimos premios y es un referente especial en el mundo de las personas invidentes, pues a través de sus páginas los que tienen la gracia de tener el sentido de la vista, entienden cómo, quienes no ven, perciben los colores.

La Fundación SaludArte, que es la que decidió poner en funcionamiento esta exposición en Miami, es una fundación sin fines de lucro. Su labor consiste en fomentar programas artísticos y culturales a nivel Panamericano e internacional para audiencias de recursos socioecómicos limitados. Esta fundación que dirige Tanya Capriles de Brillembourg, siempre está presente en eventos culturales promoviendo la música, la danza y la salud y apoyando a niños de bajos recursos en este mundo tan fascinante. Es decir, su labor está orientada hacia la promoción de la salud a través del arte y el humor. La pasión de Tanya por apoyar a través del medio cultural a jóvenes y niños de pocos recursos se ha extendido a lo largo de los años y ha logrado que se materialicen importantes proyectos en este sentido.

Por eso esta exposición lleva el respaldo de SaludArte y en palabras de Tanya su apoyo es porque “promete ser una experiencia de solidaridad, aprendizaje, cultura y, por sobre todas las cosas, una de curiosidad para todos aquellos que vengan a verlo”.

Montar la exposición ha sido todo un reto. Lo fue en Caracas y está siendo en Miami. Son días de preparación, decenas de personas involucradas en construir cada detalle. Menena junto con el curador y museógrafo venezolano Pedro Quintero, prometen que de nuevo, en esta ocasión, el público quedará encantado.