En esta carrera de obstáculos ganan los mejores…A Votar

Share on Facebook8Tweet about this on TwitterShare on Google+0Email this to someone


obstáculos


La dictadura insiste en poner obstáculos, en desanimar a la mayoría. Porque somos más, somos los mejores y luchando con la herramienta que tenemos hoy, no vamos a legitimar al régimen. Eso es una tontería. Ya el gobierno de Nicolás Maduro está inscrito en la historia del mundo como una dictadura a la que día a día se enfrenta un pueblo luchador y pacífico. Ya no hay forma de legitimarlo.


Gloria Rodríguez-Valdés @gloriabarrios
Es que son de un tramposo esta gente, que da rabia. Pero definitivamente las elecciones de mañana hay que verlas como una carrera de obstáculos en la que los perdedores ponen cada vez más inconvenientes para que los mejores ganen, ¿y se van a dejar los mejores ganar por una cuerda de tramposos? ¿Se van a retirar los mejores del juego para que los ineptos, vagos y perdedores consigan el triunfo? Eso no es propio de los luchadores, eso es propio de quienes no tienen esperanzas, metas y futuro. Así que no queda de otra. No hay que dejar que los perdedores logren el éxito. Hay que retirarlos de la contienda con determinación, con lucha, venciendo obstáculos y ganando. ¡Para eso somos los mejores, somos más!

El argumento de los abstencionistas es que con estas elecciones lo que hace la oposición es legitimar al régimen. Vamos a ver…¿será posible legitimar a un régimen que no quiere que participemos en las elecciones, que lo que busca es que tiremos la toalla porque sabe que somos más y que vamos a ganar?…No creo.

¿Será posible legitimar a un régimen que la comunidad internacional ha “proclamado” que está al margen de la Ley, que viola la Constitución constantemente, que tiene presos políticos, que necesita ayuda humanitaria, que tiene que hacer elecciones libres, democráticas, transparentes, al que no le reconocen su Asamblea Nacional Constituyente, que lo que tiene es listas de corruptos, de violadores de los Derechos Humanos?…No creo.

¿Será posible legitimar a un régimen que mata de hambre a su pueblo, que no ofrece medicinas, que tiene el peor sistema de salud del mundo?…No creo.

¿Entonces?, no se está legitimando a nadie participando en las elecciones, simplemente estamos en la calle demostrándole al régimen que no queremos nada que tenga que ver con ellos, que lo que medio huela a socialismo del siglo XXI, a Nicolás Maduro y su combo, a rojo rojito, al PSUV o a comunismo, lo queremos fuera de nuestras fronteras, fuera del mundo. Que se queden en su foro de Sao Paulo hablando tonterías y agitando banderas… Y ya, que ya han gobernado bastante para demostrar que no sirven para absolutamente nada.

Por eso hay que votar. Es una lucha de fuerza desigual porque ellos tienen el poder, tienen la sartén por el mango, pero ¿quién dijo que no se le puede resbalar, caer y abrir un gran hueco con el peso de la maldad y luego hundirse dentro de él? Somos más, muchos más, millones más y si todos nos unimos, si todos luchamos y vencemos los obstáculos, ganamos. Así de simple, ga-na-mos….Tratarán de hacer piruetas y enredarán las palabras, pero ya están tan vistas sus jugadas. Nadie les va a creer y no les quedará de otra que aceptar o ponerse definitivamente la corona de dictadores. Todos, cada uno de ellos, desde los militares hasta las “individuas” esas del CNE.

El 15 de Octubre, es un día más de esta larga lucha, un día que como aquellos en los que estuvimos en la calle protestando y que  nos puso en las pantallas del mundo como un pueblo que combate. Un día que se suma a un nuevo capítulo en la batalla contra una dictadura que todavía aspira a disfrazarse de demócrata. Vendrán muchos otros, sin duda, pero al final en las resistencia ganan los mejores, y los buenos somos más.