El voto es nuestro grito de hoy

Share on Facebook8Tweet about this on TwitterShare on Google+0Email this to someone


voto


La abstención no lleva a nada. No es una forma de protesta, es simplemente una actitud arrogante que no ofrece solución. Es quejarse sin hacer nada. Votar el domingo 15 de octubre, es la única herramienta que tenemos por ahora de decirle al gobierno que no lo queremos, es la única herramienta de la que disponemos individualmente. Tenemos que usarla. Agitarla como bandera, como nuestro grito de hoy. Después ya veremos.


Gloria Rodríguez-Valdés @gloriabarrios
Votar. Todavía hay muchos que insisten que eso es hacerle el juego al gobierno, que los de la oposición son unos vendidos y que de esa manera se legitima a esos individuos que tienen tomado el poder a la fuerza y que actúan con ella para doblegar a toda una nación. Pero no, eso no es así. El voto es nuestro grito de hoy.

Y no es así porque el voto es la única arma que conocemos. El voto es nuestra decisión individual, es nuestra forma de lucha más fuerte y contundente. Salir a ejercer ese derecho que nos da la Constitución venezolana, es lo que nos va a identificar frente a la tiranía, demostrar al gobierno a través de las urnas que somos capaces de hacer cualquier cosa que esté a nuestro alcance para hacerles entender que no los queremos, que más bien los despreciamos porque han convertido a nuestro país en un territorio de tristeza, porque mienten y mienten, porque roban y roban. Y  ya de eso y de una lista sin fin de problemas estamos hartos, estamos cansados de ellos.

Abstenerse, protestar porque votar en una dictadura es perder el voto, es simplemente absurdo ¿Qué otra cosa podemos hacer para luchar contra el régimen? ¿Hablar? ¿Escribir en las redes?…sí, puede ser. Es importante, pero ¿solo con eso lograremos que Nicolás Maduro y su combo se vayan? Hay que hacer todo lo que esté en nuestras manos y si eso significa que tenemos que ir a escoger a un candidato de la oposición, pues no queda de otra. Al menos no es un candidato afecto a la revolución, a ese engendro de gobierno que ha llevado al país al más profundo abismo.

Además es tan absurdo el argumento de los abstencionismos de que votar por los candidatos de la oposición es legitimar al gobierno. Acaso legitiman al gobierno estos hombres y mujeres que han decidido salir a la calle, dejar sus hogares con la amenaza constante de la cárcel y de la persecución. Son los que están dando la cara y eso hay que agradecerlo.

Pero en cualquier caso, votar es la única manera que tenemos para seguir en las calles, por ahora. Es la única manera de hacerles comer cada una de sus palabras, de demostrarles que hagan lo que hagan para impedir el voto, nuestra voluntad no puede ser comprada, no puede ser amilanada. 

Es tan injusto cargarle a la MUD el peso de haber aceptado hasta los cambios de los centros electorales y del resto de las irregularidades del CNE. Todos debemos saber contra quiénes estamos luchando. Sabemos que son tramposos, mentirosos, malos, arrogantes, cualquier calificativo peyorativo cabe perfectamente en cada uno de ellos. Pero, hay que insistir, nosotros tenemos la voluntad, la fuerza del voto.

Maduro podrá bailar con la decisión de acudir a las urnas, que cada día se amplia con mayores fortalezas, podrá decir lo que le de la gana, podrá tratar de confundir diciendo que con este acto se legitima a esa masa de borregos que dicen llamarse asamblea constituyente, pero no puede amilanar la determinación de cada venezolano de repudiar al régimen, de manifestarle con voluntad que nadie lo quiere.

¿El día después? Ya se verá. Por lo pronto nuestra salida a la calle, a hacer la cola, a votar por los candidatos de la Unidad, es la única forma que tenemos de cachetear al gobierno, esa es nuestra única voz, la que está en contra de Nicolás Maduro y de cada uno de esos nefastos personajes. El resto, si me gusta o no el candidato por el que vamos a votar, lo dejamos para cuando vivamos en democracia.