El artículo 350 Ruta a la libertad

Share on Facebook10Tweet about this on TwitterShare on Google+0Email this to someone




Desde que comenzó está agonía de gobierno, casi que desde el 2014, hemos escuchado hablar del 350. Ya está activado formalmente. Ahora toca que cada uno de nosotros lo asuma y se sume a su disposición, porque en definitiva este artículo lo que señala es que se “desconocerá cualquier régimen, legislación o autoridad que contraríe los valores, principios y garantías democráticos o menoscabe los derechos humanos”.


Gloria Rodríguez-Valdés @gloriabarrios
La idea es desconocer. Así es el artículo 350 desconocer al gobierno, por lo menos es lo que la Unidad ha repetido en los dos últimos días. Desobediencia civil. Al final la presencia en las calles en estos meses también ha sido para desestabilizar al régimen, para desenmascararlo, se hablaba de la activación de ese artículo que muchos proclamaban sin tener un dictamen, una aplicación formal. Sin embargo, ya es un hecho. La oposición lo ha activado y para ello irá describiendo en las próximas horas lo que han llamado una hoja de ruta.

Mencionan en esta hoja a las Fuerzas Armadas, a ese componente que no está de acuerdo con el gobierno pero que respeta la cadena de mando, la superioridad y que debe darse cuenta que una vez la sociedad civil se apegue a este artículo de la Constitución, los venezolanos esperan que los militares también desconozcan a sus superiores, al estamento que apoya al gobierno, a quienes torturan y ordenan enfrentar a un pueblo desarmado. Los dirigentes de la Unidad lo único que les piden es que cumplan con la Carta Magna.

Entre los pasos que se tomarán próximamente está el nombramiento de los magistrados del Tribunal Supremo de Justicia. Aquí vendría uno de los actos más importantes. Una vez nombrados serían éstos quienes legislarían y sería a ellos a quienes la sociedad civil, que es mayoría y contraria al gobierno, acudirá a exigir justicia.

La idea, según explicó Freddy Guevara es el desconocimiento activo del plan constituyente. Por eso explican que “debemos organizarnos desde ya, en una protesta personal permanente. Es decir, se aplicará un “proceso en el cual todas las protestas que hemos hecho hasta ahora se harán en todos lados y al mismo tiempo hasta que conquistemos la libertad”

Según las palabras de los líderes de la Unidad de ahora en adelante lo que habrá es una encrucijada que haga inviable social, política y económica el avance del proceso Constituyente que pretende instalar el gobierno de Nicolás Maduro. Para ello poco a poco se deben ir sumando todos los sectores a este plan del 350.

Se organizarán igualmente y como se ha venido haciendo los comités de defensa de la Constitución. Grupos de sectores, de trabajadores, sindicatos, gremios, en asamblea permanente ideando acciones, proponiendo, ejerciendo el 350.

Junto con el 350, de la mano, está el artículo 333, que reza que “Esta Constitución no perderá su vigencia si dejare de observarse por acto de fuerza o porque fuere derogada por cualquier otro medio distinto al previsto en ella. En tal eventualidad, todo ciudadano investido o ciudadana investida o no de autoridad, tendrá el deber de colaborar en el restablecimiento de su efectiva vigencia”. Estos son los principios básicos, impedir que el gobierno por la fuerza y desconociendo lo escrito en las normas que rigen la República, intente cambiar el sistema de derecho para poner uno al servicio de sus intereses individuales de poder de facto.

Aunque no muchos están claros en que es lo que tienen que hacer, la mayoría del país desde hace tiempo desconoce al gobierno de Nicolás Maduro, es un hecho, aunque no haya sido de manera consciente y con acciones directas. Un gobierno que no ha buscado ninguna solución para la crisis que afecta a la población en todos los sentidos. Al contrario, lo único que pretende es elegir un poder constituyente para instaurar un régimen dictatorial de corte comunista y comunal, a imagen y semejanza del régimen cubano, ese gobierno que se ha instalado en Venezuela, invadiendo de forma ilegal y con la anuencia de Nicolás Maduro, todas las instituciones públicas.

Por eso se activa el artículo 350: “El pueblo de Venezuela, fiel a su tradición republicana, a su lucha por la independencia, la paz y la libertad, desconocerá cualquier régimen, legislación o autoridad que contraríe los valores, principios y garantías democráticos o menoscabe los derechos humanos”

El gobierno reaccionó tarde al llamado de la Unidad. Nicolás Maduro respondió, al menos de manera discursiva y tratando de socavar el poder de una de las nuevas aristas de esta situación que ya dura más de ochenta días, el poder de la Fiscal General Luis Ortega Diaz. Por eso Maduro habló de “traidoras y traidores pretenden poner el poder del Estado contra el propio pueblo”

Hasta ahora el mismo gobierno había escuchado de boca de algunos líderes que se iba a convocar el 350, pero probablemente nunca han imaginado los alcances y resultados de su aplicación.

Esta es una situación nueva. Contemplada en la Constitución para defender a los venezolanos, pero que exigirá de parte de todos solidaridad, contundencia y acción. El gobierno no se va a quedar de brazos cruzados, como no lo ha hecho hasta ahora. Seguirá atacando en varios frentes, hasta en el diplomático, donde aunque no tiene mayoría logra boicotear cualquier acuerdo.

Por lo pronto ya muchos comienzan a demostrar su decisión de no acatar a ninguna autoridad. Los jóvenes continúan en las calles, saben que con la Constituyente tienen un futuro entero que perder. La Federación Nacional de Transporte acordó sumarse al rechazo de la Constituyente y participaran por ahora, con una de las propuestas de protesta creativa, escribiendo en sus unidades la frase:” Por el futuro de mis hijos, por mi patrimonio familiar, ¡No a la Constituyente!”

No será fácil. La retórica gubernamental vendrá acompañada de lo que hasta ahora han hecho, pero aquí cabe perfectamente y sin retóricas la frase que desde niños utilizamos, en la unión está la fuerza.