Los Knockout que desde el exterior le dieron al gobierno venezolano

Share on Facebook9Tweet about this on TwitterShare on Google+1Email this to someone


Venezuela se despertó un día más con la tristeza de los hechos ocurridos. Lo sucedido en Los Verdes de El Paraíso, se sumó a la indignación constante que recorre el país. El día transcurrió con más represión, con más casos, con más videos y con más rabia, pero internacionalmente también se cocieron habas y no fueron tan favorables al gobierno de Maduro


Gloria Rodríguez-Valdés @gloriabarrios
El Papa Francisco está recibiendo en los últimos días bastantes cartas. Todas relacionadas con Venezuela, aunque seguro que ya tenía un panorama bastante claro de lo que pasa por estas tierras luego de reunirse con los obispos de la Conferencia Episcopal. Lo cierto es que una de esas cartas decidió contestarla, y eso significa que la otra, la que envió el gobierno venezolano a el Vaticano debió quedarse en los archivos de la Santa Sede. Ya el Papa Francisco ha empezado a ver que quienes hablan con pajaritos y disparan contra el pueblo, poca credibilidad despiertan.

Lo cierto es que los ex presidentes iberoamericanos que conforman el grupo IDEA (Iniciativa Democrática de España y las Américas) le escribieron al Papa una comunicación en la que le exponían su preocupación por lo que sucede en Venezuela. Le escribieron sobre la ruptura de hilo constitucional, la represión, las muertes, la violación del estado de derecho y un largo etcétera de cosas que en el Vaticano conocen bien, no solo por las informaciones diplomáticas, sino porque el Papa tiene televisión. Aunque para Nicolás Maduro y su gente todas las televisiones, salvo las cubanas, son agentes de la derecha internacional. Pero ni modo, esas son las que los televidentes de casi todo el mundo ven. Más todavía se enteran si son tecnológicos y ven en las redes sociales los videos que no necesitan mayor explicación.

Mientras le llegaba esta carta al Papa firmada por los ex presidentes Laura Chinchilla, de Costa Rica, Luis Alberto Lacalle, de Uruguay, Mireya Moscoso, de Panamá, Andrés Pastrana, de Colombia, Jorge Quiroga, de Bolivia, y Miguel Ángel Rodríguez, de Costa Rica, el gobierno venezolano le enviaba otra carta firmada por Nicolás Maduro, en la que le pide que medie por la paz, el diálogo y la convivencia pacífica en Venezuela. Es decir, vuelve a pedirle una oportunidad sin reconocer que ya lo hizo una vez y falló y reconoce además que en Venezuela se necesita paz, aunque cada vez que él o sus voceros hablan dicen que el país está bien.

Para Maduro “la inmensa mayoría del país” rechaza que se estén jugando la carta de la violencia, de la guerra civil….”se trata de una minoría cada vez más reducida, y por eso, cada vez más enloquecida…” El resto de la comunicación es del mismo tono, derecha, violencia, oposición…

Así que el Papa por intermedio del cardenal Pietro Parolin, secretario de Estado de El Vaticano, decidió solo contestar una de las cartas y fue la de los ex presidentes. Les informó que él está al tanto de lo que sucede en Venezuela, de su posición acerca de la necesidad de una negociación seria y sincera entre las partes, “basada en unas condiciones muy claras, comenzando por la celebración de las elecciones constitucionalmente previstas…” Pero lo mejor de todo, el Papa los invita a reunirse con él. Primer Knockout.

Por otro lado, Venezuela volverá a ser el tema de conversación en la OEA.  Ya se acerca el día en el que los Cancilleres de la Organización de Estados Americanos (OEA) se reúnan para discutir de nuevo todo lo que está ocurriendo. Nuevos argumentos se sumarán a la lista de los países que han denunciado hasta la saciedad las persecuciones, detenciones, muertes, hambre, falta de medicinas y se verá si el régimen continuará logrando que un grupo de países se hagan los ciegos y les firmen un cheque en blanco, mientras ellos a lo mejor reciben uno escrito.

La Asamblea General que será en Cancún, México, se instala el próximo 19 de junio. Allí hablarán de todo, pero especialmente sobre el tema más importante que afecta a la región, lo que sucede en Venezuela. A los cancilleres de todos estos países también les han llegado detalles tan truculentos como lo que ocurrió ayer en Los Verdes de El Paraíso. Será esta discusión a nivel internacional el segundo Knockout.

El tercer Knockout del día llegó desde Estados Unidos, el secretario de Estado Rex Tillerson, que aunque no es muy hablador, se refirió hoy a que su gobierno está preparando una “lista muy robusta” de individuos de Venezuela para ampliar “sus sanciones por las violaciones de derechos humanos en ese país”.

Dijo Tillerson que aunque su Gobierno va a seguir “muy implicado” en los esfuerzos regionales para presionar por una solución a la crisis política en Venezuela, especialmente en la OEA, quiere ser cauto en su gestión del tema. Por eso, confesó que la estrategia de Washington debe ser “productiva y constructiva” para evitar ser “utilizados por el régimen de Maduro como una herramienta para justificar sus acciones”.

Es decir, va a sacar más ronchas en el gobierno que se estremece todo cada vez que aparece una lista de Estados Unidos. Eso que les congelen cuentas, que los pongan en listas en aeropuertos internacionales, los complica un poco más. Y como hasta ahora algunos se han salvado, pues después de estas declaraciones deben estar temblando no vaya a ser que sus nombres aparezcan.

Finalmente está el frente que en estos días han abierto de nuevo con Perú. Al Presidente Pablo Kuczynski  se le ocurrió proponer un diálogo en el que participara el primer ministro de Canadá, Justin Trudeau y pidió acciones de parte de las naciones de América Latina para evitar un “mar de sangre” en el país caribeño y salió Delcy Eloina Rodríguez y le dijo que sacara “sus fúnebres manos de Venezuela”.

Perú respondió, sin muchos aspavientos, como diciéndole que se dejara de boberías porque “El Perú reitera su firme compromiso de impulsar el restablecimiento de la democracia en Venezuela”. Así sin más.

Todo eso sucedió en un día en el exterior. Mientras en el país volvían a oprimir, volvían a atacar después de haber reprimido sin piedad a una comunidad de vecinos, con personas mayores, mujeres solas, jóvenes y niños. Todo se va sumando a las historias.