La Guardia de la Vergüenza Nacional

Share on Facebook0Tweet about this on TwitterShare on Google+0Email this to someone


guardia nacional


Comenzaron temprano tirando bombas lacrimógenas como si fueran papelillo. A 40 dólares cada una, saquen la cuenta de lo que desperdician en represión. Después decidieron que la fiesta debía seguir con el robo de las pertenencias de los ciudadanos desarmados, al fin y al cabo el gobierno da el ejemplo y no castiga las fechorías.  Más tarde agregaron a su conducta el disparo con cualquier cosa que dañe, hasta que decidieron usar armas letales. Así se ha comportado hoy la Guardia de la Vergüenza Nacional.


Gloria Rodríguez-Valdés @gloriabarrios
Guarimberos. Así llama la Guardia Nacional a los que protestan en la calle. A los miles y miles de venezolanos, a la mayoría, a casi todo el mundo, los llaman guarimberos. ¿Y qué se puede decir de estos individuos o estos tipos?, porque ya individuo es una palabra como grande para llamarlos, ¿qué se puede decir de un componente de la Fuerza Armada Nacional que reprime, que roba, que insulta, que no tiene que ver con que la persona que tiene al frente es una señora mayor, un anciano o un menor de edad? Tal vez habría que decirles que lo que son es una Guardia Vergüenza Nacional. Calificativo que debe acompañar a cada uno de los cargos que detentan los responsables de esta desventura que azota a Venezuela sin piedad.

A pesar de tanta locura, los venezolanos se regaron por todo el país, a pesar de tanta locura trancaron calles distintas y los han tenido locos, cansados, desconcertados, porque estos tipos que usan mal el uniforme de la Guardia Nacional, no saben hacer otra cosa que robar y atacar, con un arma en la mano eso si, porque si no nunca serían capaces de actuar como lo están haciendo. El arrojo de los malandros solo viene sustentado por la fuerza que les dan las armas.

Los reportes desde temprano son las actuaciones de este cuerpo militar. Comenzaron reprimiendo con bombas lacrimógenas. Las mismas que cuestan 40 dólares cada una y que las reparten como quien le lanza migas de pan a las palomas. Nada les cuesta y parece que ellos tampoco se enferman y no piensan que ese dinero que se gasta en cada bomba y que se diluye en humo en pocos segundos, podría hacerle falta mañana para curar a su madre o a su abuela. Piensan que a punta de pistola lo van a conseguir y eso solo lo consiguen los más enchufados, porque ni siquiera los medio enchufados, tienen acceso inmediato a los medicamentos. Así que los Guardias, policías y soldados tienen que olvidarse de esa lista para curar.

Así son estos choros de la revolución. Así son.

Esta mañana los Guardias de la Vergüenza llamaron guarimberos a los periodistas si no se movían de donde el guapetón de barrio había apostados a sus subordinados. “Vamos, vamos”, como si estuviera tratando con un rebaño de ovejas. Esta mañana otro grupo le dio con un escudo en la cara a Miguel Pizarro, diputado de la República, escogido por una mayoría. Esta mañana otro Guardia empujó a Juan Requesens hacia una alcantarilla, otro le dio un golpe a un niño de 16 años, otro, un coronel, robó a un militar de la aviación retirado, hasta los zapatos le quitó y cuando lo increpó y le dijo que era oficial retirado ese tipo le contestó que no le interesaba. Con un lenguaje muy soez le argumentó como gran cosa, que no le interesaba si era un militar, porque al fin y al cabo no era chavista.

No era chavista, ese fue el razonamiento. No se ha dado cuenta este coronel con el nombre tapado por cobarde, que Chávez murió. Ya no está. Está enterrado. Que lo que están quedando son unos tipos que pareciera que cumplen con lo que tanto se ha dicho, que el gobierno uniformó a los presos porque los verdaderos Guardias no quieren salir a reprimir.

¡Y todavía el diputado Pedro Carreño declara que hay que hay que hacerle un juicio por insania mental a la Fiscal General de la República Luisa Ortega Díaz!, solo por defender la Constitución que aprobaron la mayoría de los venezolanos y no plegarse a las locas decisiones de un gobierno forajido.

Insania mental es la que ostentan los Guardias que disparan y que roban, insania es la que tienen estos individuos cuando declaran, insania mental es que disparen tuercas, tornillos, amortiguadores, balas!!!!. Insania es proteger a los ladrones de cuello blanco y de cuellos sucio que gobiernan en Venezuela. Eso ya no tiene otro nombre que maldad y locura mental.

Esos Guardias de la vergüenza nacional llegaron hasta robar al pueblo, al chofer de la camioneta que llevaba a los buhoneros que en las marchas venden chupichupis, raspados, helados, agua le quitaron las llaves de su vehículo y a los buhoneros les robaron la mercancía. Estos tipos no son Guardias Nacionales, no llevan el espíritu que nació en este componente, estos son vulgares ladrones, vulgares malandros en quienes se escudan los altos jerarcas de un régimen que no está dispuesto a perder sus privilegios, sus negocios, aunque eso signifique aplastar a un pueblo y ellos vivir en la cúpula podrida y aislada en sus cuatro paredes.