Un día de decisiones y discusiones para decidir un futuro inmediato

Share on Facebook0Tweet about this on TwitterShare on Google+0Email this to someone


discusiones


El día ha estado confuso. Con órdenes del gobierno, militares por el medio y represión una vez más. Hasta que en la tarde la Unidad propuso la posibilidad de realizar un referéndum ciudadano y las redes estallaron a favor y en contra. Situación que al poco tiempo pasó a otro plano cuando el CNE anunció que la Constituyente se realizaría en el mes de julio.


Gloria Rodríguez-Valdés @gloriabarrios
Ha sido complicado el día. No hubo marcha de la Unidad. Si la hubo del gobierno, escuálida, muy escuálida, aunque ese calificativo se lo achacaran a la oposición. La represión se centró en Barinas y se materializó en algunos sectores de Caracas y otras partes del país donde el Sebin y la Guardia entraron a buscar muchachos. Así lo reportaban temprano las redes. La opinión comenzó a volverse intensa cuando el magistrado Danilo Mojica declaró que rechazaba la Constituyente propuesta por Nicolás Maduro. Los veredictos de la gente en la calle, en el teléfono, en las redes y en los Whatsapp, fueron enfrentados.

Los había quienes aplaudían que hubiera una voz del gobierno disidente. Aludían que todo lo que significara deslindarse del gobierno era suma y aplaudían que alguien de esa consultoría jurídica (TSJ) del sector madurista, se atreviera a levantar la voz y se uniera a los conceptos emitidos por el otro poder público, la Fiscalía General de la República liderada por Luisa Ortega Díaz.

De pronto, cuando todas las redes andaban en ese tema, la Asamblea Nacional comenzó a transmitir su reunión de hoy. El vicepresidente Freddy Guevara, propuso en su intervención un referéndum al pueblo venezolano para consultar si querían o no la Constituyente. Según decía la idea que explicó entre otras cosas, es que con esta acción cuando “la dictadura desconozca la decisión mayoritaria, se convoca el artículo 350 y nos quedaremos en la calle indefinidamente. Este es el activador, si el régimen desconoce la voluntad del pueblo…”

Julio Borges salió con lo mismo y acto seguido lo hicieron algunos diputados.

Las redes estallaron y las discusiones en los chats recalentaron las pilas de los teléfonos. Nuevamente comenzó la confrontación. La gente no acaba de entender por qué esta decisión de la Asamblea. Palabras más palabras menos, todos insistían e insisten en que no es necesario hacer un referéndum cuando la gente ya está en la calle protestando precisamente porque no quieren la Constituyente. Argumentan que por eso es la lucha en la calle y por eso han habido muertes, presos, torturas, allanamientos.

Los militantes más fieles de la Unidad, argumentaban que es una estrategia para desenmascarar al régimen, para darle mayor peso a la convocatoria del 350.

La oposición se encontró de nuevo en un camino entre los que se sienten bien representados por la Unidad, con sus preferencias, claro está y los que abanderan que son ciudadanos con plena libertad de expresión y se sienten con el derecho de criticar lo que piensen que está mal planteado.

Seguía la tarde y las discusiones, cuando salió otra magistrada a unir su voz a la de Danilo Mojica. En el programa de Nelson Bocaranda declaró la magistrada Marisela Godoy que no estaba de acuerdo con la Constituyente. Otra vez las opiniones. Que si es adeca, que si se abstuvo, que si no hizo su voto tan público, que estaba agachapada. Lo cierto es que era una voz más en contra de la decisión de Maduro.

Vino el momento de Henrique Capriles Radonski con su habitual Periscope de las 7 de la noche. En principio no propuso el referéndum. Las preguntas de la noche sin embargo estuvieron dirigidas al tema que levantó una polvareda en la opinión de las redes. Y contestó. Siempre argumentando que la calle es lo más importante, que se han conseguido pronunciamientos a todo nivel por la represión y que la Constituyente es un fraude. Contó que se había reunido en la mañana con la Unidad y no se había hablado de un referéndum y que desconocía como había sido planteado, pero ratificó que en cualquier caso ellos están unidos. Para terminar diciendo que “Para mi la posición es una sola. Nosotros no vamos al fraude. Lo que haya que aclarar se aclarará”.

Siguieron los juicios y las discusiones. Ya casi al final de la intervención de Henrique Capriles, habló Tibisay Lucena y anunció la convocatoria a elecciones regionales el 10 de diciembre. Cuando todos empezaban a cambiar el tema, la rectora dio la fecha más temida. En julio será la Constituyente, la alabó y dijo que los rectores aprobaron por unanimidad la convocatoria. Una vez terminada su intervención, el rector Luis Emilio Rondón, la llamó entre líneas mentirosa, cuando dijo por Twitter que había votado en contra.

El tema cambiaba de nuevo, aunque algunos los mezclaban. Ahora la discusión se basaba en el fraude constitucional, en que el gobierno era tan descarado que convocaba a unas elecciones cuando la Constituyente puede eliminar las gobernaciones. Todos se referían a que el Consejo Nacional Electoral en esta oportunidad ha sido rápido y diligente y supuestamente va a ser capaz de validar todo lo que les interese y poner en práctica lo que sea para llevar a cabo el proceso fraudulento impuesto por Maduro.

Hasta que tuvieron que salir Freddy Guevara junto a Lilian Tintori por un lado y Julio Borges, por otro, a dar explicaciones sobre su referéndum. Insistiendo en que no se debe dejar la calle para continuar con la protesta. Argumentaron que la idea es consultar al pueblo si quiere una constituyente o si quiere que Maduro se vaya. Lo hacen, según explicó Guevara, para buscar un evento en el que millones de venezolanos que por distintas razones no han salido a expresarse, lo hagan. Están claros que se requiere una fuerza organizativa y piensan contar con el Frente de Defensa de la Constitución, constituido a raíz de la idea de la Constituyente y que ya ha expuesto sus opiniones en la Asamblea.

Aseguró que esa consulta tiene que ser pronto, en los próximos días…Habrá que ver si les da tiempo a tanta organización.

Es un referéndum ciudadano, explicó Guevara, tal como lo hizo la Universidad Central desobedeciendo la decisión del Tribunal Supremo de Justicia. “Así tendremos un 350 efectivo”, pero también aclaró que sería consultado con todos los sectores y si había un planteamiento mejor, cambiarían de estrategia.

Por lo pronto la calle sigue. Quizás sea más fácil explicar que ya con la decisión del CNE, el gobierno desconoce cualquier forma de voluntad del pueblo.