La nueva generación de líderes políticos es la que marca el paso

Share on Facebook0Tweet about this on TwitterShare on Google+1Email this to someone


nueva generación


Venezuela atraviesa uno de sus peores momentos. No solo porque hay hambre y no hay salud, sino también porque está luchando en la calle. El movimiento de resistencia para salir de la dictadura está en manos de una nueva generación que es la que lidera las acciones a seguir. Una generación que se arriesga y que tiene claras sus proposiciones, es muy mezquino criticarla para desviar los objetivos.


Gloria Rodríguez-Valdés @gloriabarrios
Son momentos difíciles los que se viven en Venezuela. Momentos en los que hay que estar más unidos que nunca, en los que es necesario confiar, en los que el personalismo debe quedar de lado, ya podrán algún día destacar. Son momentos en los que la crítica hacia quienes están conduciendo a la oposición en nada benefician a los objetivos, al contrario, le hacen un enorme favor a la dictadura, a ese grupo que tiene el poder y que sí está cohesionado de cara a la galería, a pesar de sus profundas diferencias internas.

Salir a criticar a la oposición por errores del pasado justo ahora cuando la lideran unos jóvenes, una nueva generación, que ha reconocido los fracasos del pasado y que está al frente en cada una de las acciones que propone, sin esconderse, sin situarse en segunda fila, arriesgando su integridad física, a sus familias y a sus vidas, es mezquino y mediocre.

Estos nuevos líderes son los que están al frente del movimiento contra la dictadura. Una generación valiente, clara y decida. En el bando contrario, el del gobierno, esa generación más joven es escasa.

Del lado de la oposición, los que se empeñan en deslindarse, están atados a un pasado que ya no existe, que tuvo su momento sí, pero que proponen salidas bajo soluciones adaptadas a los años en los que el país vivía una democracia.

Estos nuevos líderes, a pesar de sus diferencias ideológicas caminan juntos, sienten de igual manera los problemas y hacen sus propuestas en consenso. Es horrible, por no decir otra cosa, que los que se quieran deslindar los acusen de lo mismo que acusaron a la Unidad de hace unos años; que los sitúen en los espacios de una oposición que en su momento se equivocó, por las razones que sean. Lo cierto es que es pasado y muchos líderes así lo han entendido.

Qué fácil es criticar desde el Twitter, o desde un canal de youtube y salir después a comer y abrir la nevera de la casa y tener todo lo que se les antoja. Los que están afuera del país, aún cuando lamentablemente hayan tenido que salir por la persecución política del régimen, deben dejar de criticar y destruir, es el momento de dar oportunidades.

Los que están en Venezuela y no han encontrado cabida dentro de la Unidad, porque no han podido unos y porque no han querido otros, no deben estar sembrando cizaña entre el grupo que los sigue. Es muy fácil criticar si proponer. Desde estos sectores extremistas, lo que escriben, pareciera que estuviera publicado por el sector moderado del gobierno. Manipulan cuando aseguran que la Unidad lo que quiere es elecciones, que se conforman con las regionales. ¡Pero es que ni leen!

La oposición ha sido clara y lo repite día tras día:

  1. Que se abra el canal humanitario
  2. Que se liberen a TODOS los presos políticos
  3. Que se devuelvan a la Asamblea Nacional todas sus competencias
  4. Que haya elecciones generales.

Son cuatro condiciones que deben ser cumplidas en su totalidad. Ninguna excluye a la otra, ninguna será aceptada por si sola. ¿Entonces por qué estos grupos opositores distorsionan?…algún interés tendrán o no se sentirán protagonistas ¡Quién sabe!

Además no hay que ser muy inteligente para darse cuenta que al restituir todas las atribuciones a la Asamblea Nacional, escogida por la mayoría del país, al darle sus poderes, se nombrará un nuevo Consejo Supremo Electoral y un nuevo Tribunal Supremo de Justicia.


Todo esto se enmarca dentro de la democracia, con votos y con claridad. Las Fuerzas Armadas en este sentido solo tienen que hacer cumplir la Constitución y con esos cuatro puntos se cumple la Constitución.


Así de claro.

Pero llegar a esto no es fácil. El gobierno es una dictadura, corrompida y no quiere aceptar salir del poder entre otras cosas porque tiene miedo. Por eso hay que negociar. Es así, ha sido a lo largo de la historia en todos los procesos. Negociar para conseguir los objetivos. Así sucede hasta en las mejores familias, se negocia, no se impone.

Pero para eso debemos estar todos unidos, con diferencias sí, pero unidos. No criticar a lo que nos molesta. No decir que María Corina Machado se mandó a fabricar su orden de captura. ¡Por Dios!, hasta dónde llega el egoísmo. Es que no escucharon a Nestor Reverol acusar al partido Vente Venezuela y amenazarlos por la muerte de Paola Ramírez. Es demasiado mezquino atribuirle en estos momentos cosas tan absurdas. María Corina ha estado en todas las manifestaciones en primera fila, acompañada por quienes creen en ella, ha respetado a los jóvenes que hoy lideran esta contienda y ha respetado los objetivos. ¿Cuál es entonces el empeño de desprestigiarla por parte de quienes les cae mal o no están de acuerdo con ella?

Lo primero que debemos hacer es respetarnos, unos y otros, con nuestras diferencias. Tenemos un objetivo común, salir de la dictadura de Nicolás Maduro y su combo. Salir de esta pesadilla de hambre, miseria y tortura. Hay una nueva generación que tomó el mando, una generación que camina unida y abrazada, que ha logrado despertar al país, que con su trabajo ha subido a los barrios y los ha bajado de la mano. En estos momentos, los personalismos hay que dejarlos de lado.