En dos días el Senado de EEUU se ha preocupado por lo que ocurre en Venezuela

Share on Facebook0Tweet about this on TwitterShare on Google+0Email this to someone


Senado de EEUU


La crisis venezolana, los Derechos Humanos, el hambre, la falta de medicinas, los presos políticos, narcotráfico, son los puntos que el Senado de EEUU ha expuesto en sus deliberaciones sobre Venezuela, exponiendo en sus declaraciones la necesidad de apoyar a Almagro para activar la Carta Democrática. El gobierno venezolano rechaza lo expuesto.


La administración de Donald Trump no es la de Barack Obama. Sin embargo, a 40 días de haber tomado posesión el Presidente republicano ha marcado una distancia clara, ha sorteado todos los ataques y sigue directo hacia sus objetivos. Venezuela es uno de ellos. Sin duda. El se lo dijo directamente al Presidente del Perú, Pablo Kuczynski, “Venezuela es un problema para Estados Unidos”. 

El problema parece que se expande desde varios puntos. Hoy en el gobierno americano se expusieron varios de ellos. En el informe anual del Departamento de Estado, correspondiente al año 2016, referido al narcotráfico y lavado de dinero, Venezuela sale retratada una vez más como un país que no hace lo suficiente para combatir este flagelo. Hay varios países latinoamericanos, entre ellos Cuba, Bolivia, Nicaragua, Panamá, El Salvador, Ecuador, Honduras.

Lo que comienza a ser diferente es que Donald Trump ha expuesto el combate contra las drogas como una de sus prioridades. Esa es una de las razones de “su muro” y así lo reiteró en su mensaje al Congreso hace dos días. Quiere evitar que las mafias del narcotráfico utilicen la frontera sur de Estados Unidos. Para ello va a reforzar la seguridad. Ese es uno  de sus objetivos. También habló de atacar el consumo y ayudar a quienes consumen. El único detalle que Nicolás Maduro atendió del mensaje del Presidente norteamericano.

El pasado primero de marzo el Senado norteamericano,  aprobó una resolución donde exponía su “profunda preocupación por la actual crisis política, económica, social y humanitaria de Venezuela” y exigió la liberación de los presos políticos y la necesidad de respetar “los procesos constitucionales y democráticos”. Igualmente le dieron su respaldo al secretario general de la OEA, Luis Almagro.

Hoy lo volvieron hacer desde la Comisión de Exteriores. Los senadores  hablaron de Venezuela y se pronunciaron sobre la necesidad de sopesar sanciones a más funcionarios venezolanos y buscar apoyo de otros países en ese sentido.

Particularmente fuertes fueron las palabras  del senador republicano, Bob Corker, quien señaló que considerando los estándares norteamericanos, nuestro gobierno no tiene dudas sobre la actividad criminal y la corrupción en el gobierno venezolano” y agregó en sus declaraciones a Associated Press que “estoy abierto a considerar más sanciones a personas específicas, y también a buscar una estrategia regional a través de la OEA”

Ahí está la otra medida que Estados Unidos está dispuesta a llevar adelante, la Carta Democrática Interamericana y Luis Almagro el secretario general de la Organización de Estados Americano, ya ha empezado a dar el primer paso para que sea aplicada  y para ello está elaborando un nuevo informe, tal como lo anunció.

Uno de los senadores que ha llevado la voz cantante en las denuncias sobre lo que ocurre en Venezuela, Marco Rubio dijo que “¿Para qué tenemos una OEA si es incapaz de actuar en una situación como la de Venezuela?”.

Mark Feierstein, quien hasta enero fue asesor de Obama y director para Latinoamérica en el Consejo de Seguridad Nacional de la Casa Blanca, consideró que la región “está mucho mejor posicionada”ahora para “amenazar” a Venezuela con la “suspensión” de la OEA que en mayo de 2016, cuando el secretario general del organismo, Luis Almagro, invocó la Carta. Sin embargo, también agregó que según su opinión a Estados Unidos se le puede dificultar obtener apoyo regional en el tema venezolano debido a la tirantez que actualmente sufre la relación con México.

Es decir, según esta opinión y de algunos otros, el que Trump se haya enfrentado a México por el tema de la emigración ilegal, que le haya dicho que va a construir un muro y que los mexicanos se sientan ofendidos, es razón suficiente para que México se cuadre con el gobierno venezolano y el gobierno cubano, olvidándose de lo que está sufriendo el pueblo de Venezuela.

Estas decisiones y declaraciones de la Comisión de Exteriores del Senado de Estados Unidos por supuesto no han sido muy bien vistas por la Cancillería venezolana. La canciller Delcy Rodríguez en nombre de todos los venezolanos, se tomó la atribución de escribir en Twitter que “El Pueblo rechaza las injerencias y amenazas imperiales contra la Patria de Bolívar, #VenezuelaSeRespeta hoy mañana y siempre”…

Pero lo cierto es que por mucho que exija la canciller Rodríguez, cada día Venezuela aparece en las páginas de la definición de dictadura y de la violación de los Derechos Humanos.