Venezuela aparece en los medios del mundo por el hambre y la corrupción

Share on Facebook0Tweet about this on TwitterShare on Google+0Email this to someone


Venezuela


En la Florida un canal de televisión decidió hacer un reportaje por entregas de la situación de hambre que viven muchos venezolanos. Son entrevistas y duros testimonios que reflejan la desnutrición de los más pequeños. Los casos son muchos, los periódicos del mundo están llenos de ellos, pero también lo están con los escándalos de corrupción.


Triste, indignante, rabia, dolor…tantos adjetivos se pueden utilizar para lo que hoy sucede en Venezuela, tantos y todos con el símbolo negativo por delante. En los últimos meses los casos sobre el país aparecen en los medios de comunicación social del mundo, por supuesto, salvo en Cuba, en Nicaragua o en Bolivia. En el resto de los países aparece la palabra hambre, desesperación, tristeza y corrupción.

El canal hispano de la Florida, Telemundo, presentó ayer un reportaje sobre el hambre y la desnutrición en La Guajira. “Las voces del hambre”, una serie que comenzó con este pueblo venezolano. Quizás esta región más oriental del estado Zulia, siempre ha sido un pueblo olvidado, es cierto. Son indios enraizados a sus costumbres ancestrales y muchos de ellos no se han adaptado a los adelantos del mundo, porque así lo han querido, pero algunos han decidido estudiar, formarse e integrarse al nuevo mundo. Lo que se vio ayer en la televisión, lo que sucede hoy en día, lo que demuestra es que al igual que cada rincón del país, la Guajira está olvidada de la mano del gobierno.

Viven en las peores condiciones, con insalubridad, no comen, los niños están retratados como en los lugares más remotos del continente africano. Desnutridos, con moscas, sin nada que llevarse a la boca. Los testimonios son dramáticos. Las madres hablan de cómo no les pueden dar alimentos a sus hijos, de cómo tratan de sobrevivir, de cómo se les mueren sus muchachos, chiquitos, desnutridos y con enfermedades.

No es justo. Para nada es justo que eso suceda en un país con petróleo, en un país que fue tan rico, en un país que recibió en los últimos 18 años un “chorro” enorme de dinero, en un país en el que las denuncias son los millones y millones de dólares que tienen unos cuantos a costa de desangrar a la gran mayoría.

Cada día hay historias nuevas. Los niños zulianos que murieron al no poder ser operados del corazón, el bebé que quedó ciego porque en la Maternidad Concepción Palacios no tenían ni el personal ni los insumos y equipos necesarios para atenderlo como es debido.  El domingo saltó a las noticias el caso de un niño en Maracay, no en La Guajira, en Maracay que murió por desnutrición.

Mientras el gobierno habla de las bolsas CLAP, del carnet de la patria y de los pobres. ¿A caso de verdad les preocupan los pobres? ¿Les preocupa que en pleno centro de Caracas, en la parroquia de Santa Rosalía del municipio Libertador también haya desnutrición y ausentismo escolar?. Es la propia Junta Comunal la que se ha encargado de protestar, porque aseguran que es mentira que les lleguen las bolsas de comida. Lo hacen una vez, de vez en cuando.

La declaración a El Estímulo de Ingrid Sumoza es terrible  “El problema se presenta por que nos han señalado que no somos sector de prioridad, que existen zonas que requieren el beneficio más que nosotros. El año pasado solo nos dieron una vez una bolsa de alimentos, hemos realizado todos los procesos, censos, reuniones asambleas que nos han pedido, pero no nos ofrecen respuesta”…No somos sector de prioridad.

Es decir, algunos tienen más derechos que otros para comer, ese es el modelo “irreversible” que proclama la canciller Delcy Rodríguez en Suiza, ante el Consejo de Derechos Humanos de la Organización de Naciones Unidas.

“Venezuela mantiene su modelo irreversible en materia de derecho humanos y es lo que la hace, sin lugar a dudas, una amenaza para este orden económico capitalista, para este orden económico internacional financiero, causante del sufrimiento a la humanidad entera”, aseguró….Tan irreversible es que para muchos no hay vuelta atrás, para muchos la vida se les puso al revés.

Mientras esto pasa los casos de corrupción afloran día a día. Compiten en las páginas de los medios con la miserable vida que el gobierno se empeña en sembrar. Odebrecht, Andorra, narcotráfico, lavado y ahora la fábrica de fusiles de asalto Kalashnikov, que tanto pregonó Hugo Chávez Frías, el héroe de esta revolución.  Las plantas nunca se construyeron y aquel proyecto que tanta alharaca causó hoy tiene un preso. Pero por supuesto, no en Venezuela donde la corrupción campea como política de gobierno, sino en Rusia, donde el senador Sergey Popelnyukhov, el que firmó los negocios, ha sido acusado de corrupción y encarcelado malversó 1.100 millones de rublos (17,4 millones de dólares) que su empresa Stroyinvestengineering Su-848 había recibido del gobierno de Venezuela para construir plantas para la producción de fusiles y municiones auxiliares.

Allí el el tribunal encontró que Popelnyukhov había elaborado “un plan criminal por robar dinero”. Aquí el Tribunal Supremo de Justicia lo que hace es encontrar el dinero.