Trump lo tiene loco





Ahora Donald Trump es el nuevo dolor de cabeza para el gobierno venezolano. Lo es, porque no saben por dónde va, lo es, porque tiene a su alrededor a los senadores y representantes que más han luchado contra Cuba y Venezuela, lo es, porque al fin y al cabo Trump es Trump, bien particular. Por lo pronto hoy conversó con el Presidente de Panamá y volvió a hablar de Venezuela, a pesar de los consejos que ayer le envió Maduro.


Gloria Rodríguez-Valdés @gloriabarrios
Donald Trump los tiene locos. Así tal cual como ellos se ufanaban de resaltar la figura de Hugo Chávez y sus decisiones frente a la oposición, está el gobierno de Nicolás Maduro ante lo que no sabe que le puede deparar el destino con la forma de ser del Presidente norteamericano, que todos los días sale como el dolor de cabeza de los medios de comunicación social y que escribe y escribe lo que le provoca en su Twitter.

Por lo pronto a Maduro no se le ha ocurrido criticarlo, ni enfrentarlo de frente, como si lo hacía con Barack Obama, imitando a su predecesor Chávez que hacía exactamente lo mismo con él y con George Busch.

Con Donald Trump parece que la cosa es distinta, así que lo que dice Trump no lo toma como tal, lo deja pasar por debajo de la mesa y hasta se atreve a darle unos consejitos, como lo haría el guapetón de barrio que sabe que si alebresta a su oponente puede salir perdiendo.

Tan es así que el canal Venezolana de Televisión, en una especie de magia, intenta hacer creer que Lilian Tintori no se reunió con Trump. Casi que alegan que el Presidente norteamericano jamás haría algo así, al fin y al cabo ella es la esposa del enemigo político número uno de un país en el que los del gobierno, están muy seguros que ellos son los únicos con derecho a privilegios. Así que el cana 8 según el portal Sumarium, ha distorsionado el Tweet de Trump y ha mentido, pues asegura que ese Tweet “arreglado” no salió publicado en el Twitter de la Presidencia de Estados Unidos. Total, los televidentes del canal 8 no se van a poner a leer en inglés lo que dice la Casa Blanca.

Sin embargo, Trump sigue ahí. Enviando mensajes. Al principio en sus reuniones telefónicas con los mandatarios de América Latina, Juan Manuel Santos, Mauricio Macri y Pablo Kuczynski, de Colombia, Argentina y Perú. Hoy le tocó el turno al de Panamá, el presidente Juan Carlos Varela.


La declaración de la Casa Blanca sobre la conversación con Varela es que hablaron de temas comunes, pero no dejan de señalar que también conversaron acerca de “alentar el respeto a la democracia en Venezuela”.


Siempre coinciden las conversaciones de Trump con los Presidentes regionales en lo mismo…le preocupa la democracia en Venezuela. Veremos si habla con Maduro, si le toca el turno con el Presidente de Venezuela en algún momento.

Pero mientras tanto Maduro seguramente ha hecho algunos cálculos. Primero piensa que Trump está demasiado entretenido con el problema de los emigrantes indocumentados, el muro y los árabes. Así que lo que ocurre en Venezuela va a seguir estando en la agenda de Estados Unidos, como lo estuvo durante la administración de Obama, un paísito con problemas internos en los que era mejor no involucrarse demasiado. Habían otros problemas con mayor prioridad. Además las relaciones con Cuba, eran fundamentales para el gobierno de Obama que quería pasar a la historia como el Presidente que dio los primeros pasos para acabar con una larga dictadura. Y sin duda, Venezuela, en las políticas de la isla, juega un papel muy relevante. Al fin y al cabo es casi como su feudo.

También debe considerar que si lo que se dice de Donal Trump y Vladimir Putin es cierto, él tiene el camino de la tranquilidad asegurado. Al fin y al cabo, aunque él no es tan amigo de Putin, tiene tantos negocios con Rusia que el enemigo histórico de los americanos siempre será un ala protectora para él y para los cubanos, por situaciones de la historia reciente.

Lo que no ha previsto demasiado bien es que precisamente Trump, es Trump. Podrá ser amigo de Putin si coinciden en acabar con ISIS, pero también está claro que la seguridad nacional de Estados Unidos es lo más importante y la seguridad no solo implica la presencia de árabes, también de la droga y de los indocumentados y Venezuela reúne demasiados de los factores que integran los puntos álgidos que quiere atacar el mandatario estadounidense.

Por estas razones pareciera que Maduro ha tratado de pasarle la mano por el hombro a Trump. Hablarle a los medios nacionales para ver si le llega a los oídos del mandatario americano y deja de hablar todos los días de Venezuela, de la democracia, de los derechos humanos, de los presos políticos, de las confiscaciones, de los pasaportes, de las ayudas humanitarias, de las medicinas, del hambre, del éxodo de venezolanos…

En su alocución del domingo Maduro repitió lo que dicen muchos medios. “Estados Unidos es una sociedad totalmente dividida, está en el peor momento social y político que haya tenido en 50 años”...luego le recomienda que “abra los ojos, no se deje maniatar y llevar a las políticas de cambio de régimen fracasadas contra Venezuela” de las administraciones de George W. Bush y Barack Obama...”usted es el Presidente de Estados Unidos y yo de Venezuela, y nosotros queremos unas relaciones de paz con ustedes”.

La mejor parte fue cuando le recalcó que no comulga con sus políticas y acciones, pero que entiende que “usted le ganó de manera contundente a la ex candidata Hillary Clinton” y “le están imponiendo (así tal cual, imponiendo) las políticas de la era Obama y la era Busch contra Venezuela”…”Se están pagando millonarias sumas de dólares en pasillos y oficinas de la Casa Blanca y del Departamento del Tesoro de los lobbies para enredarlo a usted y conducirlo en una política equivocada de agresión contra Venezuela”

Falta preguntarle entonces a Maduro, ¿Que sabe él que se mueve en la Casa Blanca, que no sabe el Presidente de Estados Unidos? ¿Cómo sabe él cómo se mueven los lobbies y no lo sabe Trump? ¿le gustará a Trump que le diga Maduro que se está dejando “imponer”? Veremos por dónde salen los nuevos Tweets.