La izquierda critica el encarcelamiento de Milagro Sala y aplaude el de Leopoldo López

Share on Facebook7Tweet about this on TwitterShare on Google+1Email this to someone


leopoldo lopez


Los representantes de Podemos, los mismos que apoyan que Leopoldo López no es un preso político, se pusieron a defender ante Mauricio Macri durante su visita a España, a Milagro Sala, una activista política, que está presa enfrentando un juicio por varios delitos. Ella es el símbolo del socialismo del siglo XXI, ella es de las que creen que quemar cauchos, tirar piedras e ir encapuchados a las manifestaciones, son derechos…de la izquierda.


Gloria Rodríguez-Valdés @gloriabarrios
Eso de llevar franelas o camisetas con la imagen de uno de los héroes comunistas, es como una definición de progresista, liberal, igualitario. Es la forma de hacerse notar y de hacer creer que personas como el Che Guevara, que en realidad fue un asesino, se preocuparon de algo más que matar y vivir del poder. Así son muchos. Así son los del partido Podemos de España e Izquierda Unidad, que defienden al gobierno de Nicolás Maduro y consideran que Leopoldo López debe estar preso mientras reivindican a la argentina Milagro Sala, con un historial delictivo bien particular.

Definitivamente es un estilo. Hipócrita, si, pero un estilo. Como el del individuo cubano que hace unos días fue a protestar al Downtown de Miami contra Donald Trump con una franela del Che Guevara. Pero eso si, protesta en Estados Unidos, no se va a vivir a Cuba. O el de muchos socialistas del siglo XXI que se pasean por el Panteón y el centro de Caracas, pero en lo que tienen la oportunidad viajan a Estados Unidos y se alojan en hoteles de cinco estrellas. Así son.

Mauricio Macri, el Presidente de Argentina, está en España. Allí ha sostenido varias reuniones, entre ellas una con el Jefe de Gobierno español, Mariano Rajoy, con quien trató el tema de Venezuela y sus presos políticos. Los dos reiteraron lo que han dicho en otras ocasiones, están “preocupados por Venezuela”“Hemos compartido la enorme preocupación de lo que sufre el pueblo venezolano donde no se respetan los Derechos Humanos como hemos visto con la condena a Leopoldo López”, dijo Macri en su discurso. “La situación es dramática al ver cómo se ha deteriorado Venezuela en estos últimos meses”, agregó.

Rajoy también destacó que “la coincidencia es total y absoluta”. “Se trata de un asunto que cada vez preocupa más y las cosas van a peor. Empieza a ser inconcebible que no se respeten los Derechos Humanos. Espero que esto termine a la mayor celeridad posible y que Venezuela sea un Estado de Derecho en el cual se cumpla la Ley.”, sentenció Rajoy.

Estas actitudes son las que sin lugar a dudas molestan a Podemos y a Izquierda Unidad que defienden como pueden que en Venezuela las cosas están difíciles, pero hay dignidad y aplauden que López esté preso. El mismo discurso y las mismas franelas.

Tienen además actitudes parecidas. La nueva portavoz de Podemos, Irene Montero, quien dejó en la fila de atrás a Iñigo Errejón se colocó su franela con la figura de la activista indígena Milagro Sala, pidiendo su libertad. Lo hizo durante el discurso en las Cortes españolas de Macri y en el saludo de los parlamentarios al Presidente.

Algo parecido hizo el secretario tercero del Congreso de los Diputados y miembro de Podemos, Marcelo Expósito, quien en el saludo al Presidente de Argentina se saltó el protocolo y le entregó una carta en la que pedía una reunión para recabar información sobre el caso de la activista Milagro Sala.

Para ellos, la detención de esta señora con un historial bien particular, demuestra que en Argentina hay presos políticos.

¿Quién es Milagro Sala, la argentina que tanto les preocupa a Podemos?

Milagro Sala fue condenada por “daños agravados” tras liderar una acción de protesta contra el actual gobernador de San Salvador de Jujuy, Gerardo Morales, una región argentina fronteriza con Bolivia. Tiene 53 años y es dirigente de la organización Túpac Amaru y diputada del Parlamento de Mercosur (Parlosur).

Conocida por su lucha en favor de las causas sociales, Sala fue detenida el 16 de enero de 2016 en su casa, en una operación promovida por el gobernador  Morales, quien la ha vinculado con el narcotráfico y ha asegurado que las causas de su detención “son hechos y delitos comunes”.

Tiene cuatro cargos en su contra, aunque ha llegado a ser imputada hasta 50 veces y fue condenada a tres años de prisión el pasado mes de diciembre.

Sala ha recibido el apoyo de los líderes del socialismo del siglo XXI. Se han retatado con su foto las joyas de Nicolás Maduro, Cristina Kirchner y Luis Ignacio Lula Da Silva.

Su posición supuestamente, es la de defender a los campesinos de origen indígena de la región y para ello contaba con el apoyo de los Kirchner. Como también ha contado Hebe de Bonafini, la famosa madre de la Plaza de Mayo que ha recibido todo el apoyo del gobierno del matrimonio Kirchner y de Hugo Chávez Frías.

Néstor Kirchner, “decidió apoyar estos grupos para gestionar el poder del Estado argentino en Jujuy y financiar directamente desde el Ministerio de Planificación los movimientos sociales de Jujuy, entre ellos la organización dirigida por Sala, para construir 8.000 viviendas en la zona. Un hecho que le ha valido a la activista dos procesos judiciales más, en los que la acusan de asociación ilícita, extorsión y fraude a la Administración Pública por valor de 60 millones de pesos (3,7 millones de dólares) en uno y de 700 millones de pesos (43,6 millones de dólares) en el otro”, señala el portal El Confidencial.

Pero lo mejor de todo es la fortuna de esta activista, la cual se conoció por sus declaraciones cuando fue electa al Parlasur. Y que conste, son sus declaraciones. Tiene dos casas y un carro. Pero son “las casas” y “el carro.

Una de sus viviendas es una lujosa mansión de tres pisos, con jardín y piscina con tobogán y el carro es un “smart eléctrico” cuyo valor en el mercado ronda los 28 mil dólares. Sus hijos – y tiene 14- tienen carros de alrededor de 20 mil dólares y uno de ellos tuvo la delicadeza de comprarse 7 vehículos en menos de cinco años.

La organización Túpac Amaru, que ella fundó, es otro ejemplo a seguir. Por lo menos se parece bastante a lo que sucede en Venezuela. Según denuncias periodísticas, a los militantes les exigen fidelidad como contraprestación por la entrega de viviendas sociales. Además sus miembros cada vez que acuden a una manifestación lo hacen con los rostros tapados con franelas y trapos. Tipo círculos bolivarianos.

En el año 2007 en una manifestación Milagro reclamaba el “derecho a quemar gomas, derecho a tirar piedras, derecho a garrote” mientras se incendiaba la Casa de Gobierno de la provincia. Eso no es un lenguaje de violencia. No señor. Ella es de izquierdas y los de la izquierda revolucionaria pueden decir eso y más. Por eso, cuando son detenidos ellos si son presos políticos.

“Hace una semana se dictó la apertura de juicio oral contra Sala, acusada de “fraude a la administración pública, asociación ilícita y extorsión”, en un juicio en el que ya hay casi una docena de imputados y en el que se la acusa de haber desviado 60 millones de pesos (3.7 millones de dólares), de los cuales 29 habían sido cobrados por las cooperativas de Tupac Amaru para construir una serie de viviendas que no se han ejecutado”, especifica el portal español OKdiario.

Mauricio Macri les respondió a los de Podemos y a  distintas organizaciones pro Derechos Humanos que vayan a Argentina para que observen que sí se cumplen los Derechos de los ciudadanos y les reiteró que la Justicia en Argentina “funciona y es independiente”. Algo bien diferente a lo que hace el gobierno de Maduro o el de Cuba que no dejan entrar a nadie de estas organizaciones. En estos dos países si está claro que la justicia no funciona.

Es el estilo del socialismo del siglo XXI. El mismo que defienden los de Podemos e Izquierda Unida cuando aplauden que Leopoldo López esté tras las rejas. Parece que lo que vale es robar, robarle al pueblo, llenarse los bolsillos de dinero y hablar de igualdad. Eso para Podemos, Izquierda Unida y el gobierno venezolano, es defender la democracia y la soberanía.