En China usan el código QR de los Carnet de la Patria pero de forma privada

Share on Facebook25Tweet about this on TwitterShare on Google+0Email this to someone




El gobierno se ha ufanado de decir que los Carnet de la Patria tendrán tecnología china, basada en códigos QR, sin explica detalles como qué pasa si se pierde. En China sin embargo, no lo utilizan para misiones o bolsas CLAP. Lo usan como aplicaciones provenientes de varias empresas privadas para poder adquirir artículos de consumo, hacer transferencias o pagar el metro, entre otras cosas. Siempre, eso si, reguladas por el gobierno comunista.


Gloria Rodríguez-Valdés @gloriabarrios
El código QR con tecnología china que será el núcleo del Carnet de la Patria, fue inventado hace más de 20 años en Japón y para los chinos se está volviendo una herramienta fundamental que maneja varias compañías de compras. El gobierno chino permite que su población pague con sus teléfonos o relojes inteligentes, muchos servicios. Pero no lo utilizan para depositar dinero de misiones o darles de comer a sus ciudadanos.

El gobierno de Nicolás Maduro y antes el de Hugo Chávez han ido experimentado todas las tecnologías disponibles para tener bien chequeados a cada uno de los habitantes de Venezuela. Desde cómo conocer los detalles de las comunicaciones que utilizan para hablar por teléfono, hasta un registro preciso de las huellas dactilares de los venezolanos. Todo está en una amplia base de datos que puede identificar la vida y obra de cada individuo.

El nuevo sistema es el Carnet de la Patria, con este instrumento que utiliza un código QR, como lo han anunciado los altos cargos del gobierno, los venezolanos tendrán acceso a las misiones y a la comida que tanto necesitan y podrán también hacer operaciones financieras. Se supone que ahora no habrá que hacer colas, ni escribirse números en los brazos ni utilizar el número de cédula para poder comprar. El Carnet de la Patria dará acceso a todas estas dádivas que hasta ahora no han llegado como los interesados esperan.

Cuando se refieren a este nuevo carnet, aseguran que se trata de un documento de identidad electrónico. Las preguntas que le hacen a sus destinatarios para poder sacárselo, tienen que ver con su identidad, dónde viven, cuánto ganan o dónde trabajan. Son algunos de los requisitos necesarios para poder obtenerlo.

“Este carnet tiene un código, en el que va su identidad”, explicó Maduro en una conferencia en el Palacio de Miraflores, cuando se refirió al código QR (Quick Response) que aparece en el carnet.

La página de PSUV dice que “El carnet interactivo tiene un sistema de código QR, donde de manera electrónica arrojará la información completa del comprador, así como saber si recibió o no, la bolsa o la caja de alimentos (…) además, este sistema de signos podrá conectarse por el teléfono inteligente, por si el carnet se pierde”, según dice que explicó el Presidente de la República Nicolás Maduro.

“Se trata de un conjunto de técnicas que provienen de la República Popular China”, añade la página del Ministerio para el Poder Popular de la Comunicación y la Información, que agrega que “el Carnet de la Patria es un nuevo método organizativo que incluirán a los Comités Locales de Abastecimiento y Producción (CLAP), Misiones, Grandes Misiones, transacciones electrónicas, entre otros mecanismos de protección empleados por el Gobierno Bolivariano para beneficiar al pueblo”. Explicaron que están instalando puntos para pagar con este carnet que también llaman billete electrónico e inclusive se podrá tener el Carnet en el teléfono y hasta servirá más adelante solo la huella dactilar. 

Se utilizarán así las más modernas tecnologías para un país en el que los teléfonos inteligentes los roban, el acceso a internet es limitado y la gran mayoría de la población, especialmente la que va a necesitar los Carnets de la Patria (calculan que será alrededor de 15 millones de personas) no tienen ni idea de los avances tecnológicos.

Maduro especificó en la rueda de prensa en la que anunció su nuevo invento que “en los CLAP y muchas otras tiendas del país va a poder hacer sus compras electrónicas sin el uso de billetes”. Es decir, ahora prometen que los CLAP, que no llegan a todo el mundo, comenzaran a funcionar divinamente gracias al Carnet de la Patria.

En China las personas mayores no se adaptan a este sistema de pago. Prefieren llevar grandes cantidades de billetes para poder adquirir sus insumos. El billete de 100 yuanes (14,5 euros) es el de más alta denominación, pero las personas que no están adaptadas a las tarjetas de crédito, no tiene inconveniente en ir con voluminosos fajos de billetes, según señala un reportaje de El País. Es lo mismo que ocurre con muchos mayores en Venezuela, prefieren ir con su libreta de ahorros a cobrar su pensión que usar la tarjeta de débito.

Los jóvenes chinos en cambio, prefieren utilizar la forma de pago electrónica, facilitadas por dos empresas,  Alipay, perteneciente al gigante del comercio electrónico Alibaba, y WeChat Pay, incorporado en una popular aplicación de mensajería instantánea y red social de Tencent (la compañía propietaria). Hay casos inclusive que para pagar siempre se genera un código QR que desaparece en un minuto, es adelantado mecanismo de seguridad. El cajero escanea el código para aceptar el pago y listo. 

Los chinos en Hong Kong también tienen una tarjeta con una tecnología con la que pueden pagar hasta el metro. Se trata de las tarjetas Octopus. “Es un sistema de pago de amplio uso en tiendas, supermercados, restaurantes y otros tipos de negocios de venta. Al mismo tiempo se ha desarrollado un segundo mercado en sistemas de seguridad, de acceso a inmuebles y escuelas. Para utilizarla sólo hay que acercarla a un lector Octopus y la recarga se puede realizar con máquinas que aceptan dinero en efectivo o directamente por transferencia desde una tarjeta de crédito o cuenta bancaria”.

Lo único que sucede con estas formas de pago en China y que coincide plenamente con lo que sucederá en Venezuela es que, “está sujeto a la legislación nacional que otorga al Gobierno el acceso a todos los datos. De esta forma, el Partido Comunista cuenta con información sobre todo lo que hacen y compran los usuarios de WeChat, Alibaba, o Weibo. De forma adicional, los mensajes que se publican son monitorizados y están sujetos a una férrea censura que no duda en cerrar cuentas y perseguir a quienes se manifiesten contra el discurso oficial”, especifica un artículo de El Pais.

Así que con el código QR del nuevo Carnet de la Patria, con tecnología china, los venezolanos podrán hacer casi que de todo y serán también una ficha bien documentada de cada individuo en manos del gobierno. Lo que no han explicado bien es ¿Qué pasará sin el Carnet de la Patria se pierde y cae en otras manos? ¿Habrá que ir a algún centro de inscripción a denunciarlo? ¿Habrá línea o sistema para poder reportarlo? ¿Quiénes serán los encargados de adjudicarlos? ¿Tendrán todos derechos? ¿Y si se acaba el material?