Obama golpea a quienes sueñan con salir hacia la libertad

Share on Facebook7Tweet about this on TwitterShare on Google+0Email this to someone




El Presidente Barack Obama anunció el fin hoy de una política que permitía a los cubanos obtener la residencia al pisar territorio americano. Muchos están de acuerdo porque la oleada de emigración de la isla trajo a individuos que solo buscaban beneficios económicos de Estados Unidos. Otros lo critican porque lo hace a 8 días de su salida, dándole legalidad a los deseos de una dictadura y no lo hizo antes de las elecciones porque sabía que el voto latino le daría la espalda.


Gloria Rodríguez-Valdés @gloriabarrios
Barack Obama decidió darle un nuevo matiz legal al régimen cubano. Así opinan los cubanos opositores del sur de la Florida, asombrados por una decisión del gobierno demócrata saliente que elimina la política de Pies Secos Pies Mojados. 

Con este decreto de Obama el gobierno cubano es tratado de igual a igual. De alguna manera se acepta un gobierno que reiteradamente viola los derechos humanos y mantiene a sus ciudadanos en unas condiciones extremas de pobreza y falta de libertad. Desde el año 1995, cuando Bill Clinton puso en práctica esta política, los cubanos que pisaran territorio norteamericano tenían derecho a optar por la residencia permanente, reconociendo que venían de un país en el que no se respetaban las más mínimas condiciones de estabilidad política, libertad y progreso.

Miles de cubanos murieron en las aguas del Atlántico tratando de escapar del hambre y de un futuro incierto, otros miles lograron llegar después de días bajo el sol y rodeados de tiburones. Exponían su vida porque lo que dejaban atrás era vivir rodeados de la miseria.

En los últimos tiempos los cubanos han tratado de escapar por otras vías. Llegando a Ecuador, a Venezuela, a México. La televisión los ha mostrado durmiendo en Centroamérica en terribles condiciones, en Ecuador atravesando selvas, en Venezuela cruzando la frontera.


Obama decidió hasta el último momento para anunciar un acuerdo que ya había hablado con el gobierno de Raúl Castro. No lo anunciaría antes de las elecciones, sería un duro golpe para el electorado latino. Cerraba las puertas a una emigración porque reconocía como válido a su gobierno.


“El pasado es el pasado, pero el futuro será diferente en lo que respecta a las relaciones migratorias con Cuba”, declaró el encargado de implementar las nuevas normativas, el secretario de Seguridad Nacional, Jeh Johnson. “A partir de ahora, los migrantes cubanos que lleguen a EE UU de forma ilegal, salvo algunas excepciones, podrán ser deportados (…) el Gobierno cubano ha acordado que aceptará su vuelta”, explicó en teleconferencia con periodistas.

A esta decisión también hay que agregar la de los médicos cubanos. Esos médicos que han sido comercializados por el gobierno y llevados a muchos países como prestadores de servicios a cambio de dinero para el régimen. Muchos lograban “escapar” y llegar hasta los Estados Unidos. Este programa era conocido como Parole de Médicos Cubanos y para el gobierno de Castro era un “robo de cerebros”, los profesionales de los que se enorgullecían renunciaban al régimen para irse a buscar la libertad y no era precisamente en Venezuela donde querían vivir. Hoy Obama les ha dado la razón, ya no pueden acercarse a una embajada americana para pedir un permiso especial y vivir en los Estados Unidos.

En cambio acepta que se firmen convenios de igual a igual con Cuba, como el que se aprobó hoy en el que Cuba enviará médicos para trabajar en conjunto con profesionales estadounidenses en la asistencia médica a comunidades vulnerables en la ciudad de Chicago, dentro del proceso de normalización de las relaciones entre la Isla y Estados Unidos, informan este jueves medios oficiales cubanos, según especifica la agencia EFE.

Los cubanos en la isla han recibido la noticia con tristeza. Especialmente la gente joven que no ve un futuro claro bajo el régimen comunista. Ahora, aseguran algunos, se sumarán más personas a la resistencia. Quizás veremos más represión. De hecho en los últimos días ha aumentado la persecución a la disidencia.

Actuaciones muy similares, por cierto a lo que ocurre en Venezuela, que en las últimas horas ha actuado bajo los mismos esquemas. 

Sin embargo, hay muchos cubanos que están de acuerdo con la eliminación de esta Ley, más allá de pensar que apoya al gobierno. Lo están porque en los últimos tiempos han emigrado cientos de cubanos simplemente a recibir los beneficios que le otorga el Estado y de paso regresan a Cuba a vivir de lo que consiguieron en Estados Unidos.

De hecho, desde que se comenzó a hablar de las conversaciones entre Obama y Castro, congresistas como Ileana Ross Lehtinen y Carlos Curbelo, en su momento señalaron que había que discutir la vigencia de esta política en el Congreso, así como la Ley de Ajuste Cubano del año 1966, que se promulgó en los tiempos de la guerra fría.

Una Ley que pudiera extenderse a la situación que viven los venezolanos bajo el gobierno de Nicolás Maduro, protegido por el gobierno cubano de Raúl Castro, que exportó con todas las políticas su revolución.

Curbelo hoy publicó en su Facebook que durante dos años “ha estado demandando solución a esta crisis y la Administración de Obama esperó hasta último momento para actuar, colaborando con la dictadura cubana en lugar de consultar con los miembros del Congreso. Por eso insistió en que la política hacia Cuba debe servir para avanzar a los intereses de Estados Unidos y nunca deben de ser coordinados con dictadores anti americanos. 

Al final de su administración Obama le impide a los cubanos y a los venezolanos soñar con un mundo mejor. Ojalá esta política más que para legalizar una dictadura sirva para acabar con ella.

 

<iframe src=”https://www.facebook.com/plugins/video.php?href=https%3A%2F%2Fwww.facebook.com%2FRepCurbelo%2Fvideos%2F1226868540724002%2F&show_text=0&width=560″ width=”560″ height=”315″ style=”border:none;overflow:hidden” scrolling=”no” frameborder=”0″ allowTransparency=”true” allowFullScreen=”true”></iframe>