Ledezma tiene 700 días preso por pensar diferente

Share on Facebook0Tweet about this on TwitterShare on Google+0Email this to someone




Hoy Antonio Ledezma cumple 700 días preso. Es uno más de los presos políticos venezolanos, de los hombres y mujeres que están tras las rejas por pensar diferente. Su caso es conocido en el mundo entero. Donald Trump se interesó específicamente por su caso y por el de Leopoldo López. Nicolás Maduro dijo que el próximo Presidente de Estados Unidos no podía ser peor que Barack Obama, ¿Quién sabe?


Son 700 días, con sus respectivas noches. Son días que pasan, uno tras otro. Son horas sin libertad. Así es la vida de Antonio Ledezma, así es la vida de los presos políticos venezolanos, de Leopoldo, Yon, Jorge, Yermania, Jose Vicente, Gilbert…son 130.  Así es el día a día de más de cien personas que injustamente están tras las rejas por pensar diferente al gobierno, por ser una piedrita en el zapato de un sistema de gobierno que tiene bajo su dominio a la mayoría de los poderes y entre ellos a uno muy importante, el poder judicial.

Hoy Antonio Ledezma, el alcalde de Caracas, electo por el voto popular, por la mayoría del pueblo que es el que se supone que manda en una democracia, cumple 700 días preso por un capricho gubernamental, porque les molestaba que hablara, que rechazara, que denunciara.

En febrero de 2015 llegaron a su oficina de la Alcaldía Metropolitana y se lo llevaron. La temida cárcel de Ramo Verde fue su destino. La salud pronto comenzó a fallar y le dieron casa por cárcel en abril de ese mismo año. Desde entonces las cuatro paredes de su casa más que su refugio son su cárcel. Nadie puede visitarlo, nadie puede hablar con él, nada puede hacer para comunicarse con el mundo exterior. Ese es el destino que le ofreció el gobierno por denunciar el mal rumbo que ha llevado el país en los últimos años.

Son presos políticos los hombres y mujeres que encarcela el régimen sin la posibilidad de defenderse con una justicia justa. Ni siquiera la posibilidad de un diálogo con intervención papal le ha dado al gobierno la buena voluntad de cambiar. Al contrario, insisten en demostrar al mundo su mano dura y el irrespeto a la libertad.

Con el apresamiento de los líderes políticos temidos por el régimen también se apresan las ideas y se apresan la voluntad de los venezolanos que lo escogieron.En el caso específico de Ledezma se irrespeta la decisión soberana de los caraqueños que le dieron su voto.

Hoy su esposa presentó dos documentos en las sedes de la Denfensoría del Pueblo y lee a Fiscalía General de la República con el objeto de solicitar la garantía de los Derechos Humanos y el Debido Proceso de Ledezma. En declaraciones a los medios Mitzy Capriles de Ledezma dijo que  “El Presidente de la República no tiene ni un solo elemento de juicio para tener preso a Antonio Ledezma. Yo le acabo de pedir que por favor muestre el avión Tucano que Julio Borges y Antonio Ledezma ‘tenían listo para sobrevolar unos cuantos puntos de Caracas’ a hacer quién sabe qué destrozos”. “Que nos lo enseñe porque los ciudadanos tenemos derecho a saber dónde está ese Tucano por el cual entre otras cosas ha sido preso Antonio Ledezma”.

Así sigue la vida de los presos políticos, a la espera de un diálogo en el que el gobierno jura que los dejará libres y en el que los días pasan sin mayores evidencias de honestidad.


Quién sabe, Donald Trump, el próximo Presidente de Estados Unidos en las próximas horas, se interesó particularmente en una entrevista con analistas latinos, por los casos de Antonio Ledezma y Leopoldo López. Quién sabe, como dijo Nicolás Maduro, peor que Barack Obama no puede ser Trump. Ya no estará Thomas Shannon.