La Iglesia Episcopal que se convirtió en la Iglesia de los Presidentes

Share on Facebook2Tweet about this on TwitterShare on Google+0Email this to someone




La Iglesia Episcopal de St John es la Iglesia de los Presidentes, aunque no profesen la religión episcopal, es cercana a la Casa Blanca y todos los presidentes se han acercado alguna vez a ella. Al final los americanos son religiosos, con diferentes ritos y creencias, pero todos coinciden en honrar y creer en Dios.


La Iglesia Episcopal de St John queda cerca de la Casa Blanca. La llaman la Iglesia de los Presidentes, porque es costumbre de muchos presidentes presenciar un culto religioso en ella antes de dirigirse a El Capitolio para el acto de transmisión de mando.

Todos los Jefes del Estado americano han asistido al menos una vez a un servicio en ella y Donald Trump mantendrá la costumbre que Franklin D. Roosevelt comenzó en 1933 al asistir a un servicio en la mañana del día de la toma de posesión. La iglesia, diseñada por Benjamin Latrobe, el arquitecto del Capitolio, se abrió en 1816, el penúltimo año de la presidencia de Madison.

Según relata el libro de Richard Grimmett “La Iglesia de St. John, Plaza de Lafayette: Historia y patrimonio de la ‘Iglesia de los presidentes’,  Abraham Lincoln se metía en la iglesia para orar en soledad durante la Guerra Civil y Lyndon Johnson, quien era el Vicepresidente del gobierno de John F Kennedy,  fue a un servicio conmemorativo que pidió que se celebrara el día después del asesinato del Presidente americano el 23 noviembre de 1963.

La Iglesia Episcopal se deriva de la Iglesia Anglicana, fundada por el rey Enrique VIII de Inglaterra tras prohibirle Roma que se divorciara de la reina Catalina de Aragon. Es una Iglesia cristiana, católica y anglicana.  Dicen que incluyen lo mejor de la Iglesia Protestante y de la Católica. Creen en la Santísima Trinidad: Dios Padre, Dios Hijo y Dios Espíritu Santo y reconocen y proclamemos a Jesucristo como su Señor y Salvador.

Los Episcopales son católicos porque creen en la totalidad de la Fe Cristiana, tal como está contenida en la Biblia, definida por los Concilios Ecuménicos y resumida en los Credos Apostólico, Niceno, y de San Atanasio y anglicanos porque profesan el Cristianismo Católico tal como se desarrolló en Inglaterra desde tiempos apostólicos y porque el Arzobispo de Canterbury, Primado de esta Iglesia, tiene su sede en ese país.

No son católicos romanos, porque no reconocen al Papa, sino al Arzobispo de Canterbury y no son protestantes porque la iglesia existe desde tiempos apostólicos y no desde el siglo XVI, como erróneamente creen muchas personas. Conservan la Sucesión Apostólica de Obispos, Presbíteros y Diáconos; el sistema sacramental, y las tradiciones litúrgicas católicas.

La religión de Donald Trump es la Presbiterana, una rama del protestantismo que tiene sus raíces doctrinales en el calvinismo e institucionales en la Reforma protestante en Escocia, liderada por John Knox, un alumno de Calvino. Los presbiterianos tuvieron gran importancia en el desarrollo inicial de la democracia de Estados Unidos. 

Tienen una forma de gobierno, que consiste en consejos compuestos por varones con sabiduría, experiencia y dones para ejercer el gobierno y la enseñanza en la iglesia. A estos varones también se les llama en la Biblia de “presbíteros”, que significa literalmente “ancianos”. Al ser una iglesia gobernada por consejos de presbíteros, las iglesias reformadas de Escocia se popularizan más con el nombre de presbiterianas.

Lo cierto es que la presencia de Dios es muy importante en Estados Unidos, aun cuando la Constitución establece la libertad religiosa, Dios es fundamental en los valores del gobierno y de cada hogar. De hecho en los billetes americanos, la frase principal es En Dios confío, “In God we trust”.