Declaran que Maduro abandonó el cargo, pero saben que no se va

Share on Facebook33Tweet about this on TwitterShare on Google+0Email this to someone




Hoy el mundo conoció la decisión de la Asamblea Nacional de mayoría opositora de declarar el abandono del cargo de Nicolás Maduro. No estaban todos los que debían, desincorporaron a los diputados de Amazonas y los diputados de Avanzada Patriótica, el partido del gobernador larense Henry Falcón, se abstuvieron. A lo mejor la gobernación recibe recursos próximamente.


La Asamblea Nacional fue hoy la protagonista de todas las noticias. Ni siquiera los billetes, que llegarán, según Nicolás Maduro, el próximo 16 de enero, han despertado el interés noticioso que ha tenido la decisión del parlamento de declarar el abandono del cargo del Presidente chavista. Quizás lo de los billetes ya no llama la atención porque se han prometido tantas veces y no terminan de llegar, que cuando aparezcan circulando, los verán como cuando un árbol da algunos frutos, “qué bueno, trajo algo”.

Esta decisión de la AN también entre los venezolanos ha sido recibida de la misma forma que la información de la llegada de los billetes. Era un anuncio tan esperado, tan emocionante cuando fue propuesto, que el palo que recibieron los venezolanos cuando decidieron postergarla porque la oposición se sentaba a hablar con los comandantes de Maduro en la famosa mesa de diálogo, hace que se vea ahora como algo insignificante, que en nada va a trastocar sus vidas.

Para poder tomar esta resolución que apoyaron 106 diputados, pues de paso se abstuvieron los diputados del partido de Henry Falcón, Avanzada Progresista, porque les pareció que ahora no tenía mucho sentido declarar la responsabilidad política de Maduro, desincorporaron definitivamente a los tres diputados electos por Amazonas y pertenecientes a la oposición. La excusa de hacerlo de nuevo, más formal, la dio Julio Borges, el nuevo presidente de la AN cuando dijo que el procedimiento de votación se hacía “simplemente” para “darle a la Asamblea toda la fuerza que la ley tiene para el debate de esta tarde”, es decir, como para decirle al Tribunal Supremo de Justicia que ellos no están en desacato porque cumplieron por los expuesto por los magistrados al desincorporar a los diputados de Amazonas. ¡Como para ser más formales, pues, y poder así declarar el abandono del cargo del Presidente!.

Voluntad Popular nunca ha estado de acuerdo con obedecer esta decisión de sacar a los diputados indígenas, sacada de la manga tiempo después de pedírsele al Consejo Nacional Electoral y al TSJ, que volvieran a hacer elecciones en Amazonas. Las cuales por lo demás y a pesar de que Maduro aseguró que ganaría, no se han ni siquiera convocado.

Pura formalidad en las páginas de la historia, porque como dijo en su uso de palabra el ex presidente de la Asamblea Henry Ramos Allup, la oposición está clara que esa propuesta que aprobaron solo 106 diputados, no va a llevar a ninguna parte. Lo hicieron para cumplir con la Constitución y con el momento histórico, pero estando claros que Maduro no pensaba para nada irse del cargo.

Ramos Allup aseguró que abandonar según la Real Academia de la Lengua es “dejar, desamparar una persona o cosa, dejar una cosa emprendida ya, descuidar sus intereses u obligaciones” y eso es lo que ha hecho Maduro desde la Presidencia. Pero recalcó que estaban claros que esa decisión política que adoptaban en la tarde hoy, no van a llevar a la realización de unas elecciones y que Maduro se “va a quedar ahí”. Es como dijo Guevara, “un deber moral”.

Hablaron unos y otros. Los del gobierno para decir que estaban en desacato, el Tribunal Supremo de Justicia para ratificar que la Asamblea no puede continuar el procedimiento de declaratoria de “responsabilidad política” contra el Presidente de la República y de dictar cualquier tipo de acto que se encuentre al margen de sus atribuciones constitucionales y los de la oposición para afirmar que si pueden dictaminar el abandono del cargo de Maduro, porque no significa que se fue, si no que no cumplió con sus labores como Presidente de la República.

Para la bancada oficialista representada por Pedro Carreño, “con un montón de galimatías”, según Ramos Allup, para que la desincorporación de los diputados tuviera efecto lo tenían que haber hecho en la directiva anterior, pasar por el aro en cuanto a lo que el TSJ transmitía cada vez que el PSUV le pedía algo y nombrar luego una nueva directiva. Como nada de eso pasó ni va a pasar, para ellos esta AN carece de validez y por tanto sus decisiones son nulas.

Los medios de comunicación de todo el mundo han titulado con esta decisión política. A los ojos de los que no van más allá, Maduro tiene que irse, porque entre otras cosas nadie lo quiere. Si indagan un poco más se darán cuenta que fue una decisión histórica que va a quedar registrada en el diario de la AN, pero que Maduro seguirá en el poder.

Diosdado Cabello lo escribió en su Twitter “la oposición en la Asamblea Nacional (AN) no se cansa de hacer el ridículo, ahora y que abandono del cargo, lo cierto es que Maduro seguirá siendo presidente”

De todas formas, a Maduro le debe haber caído hoy algo pesado, porque la decisión no le debió gustar.