Comenzaron a cumplirse las amenazas de Maduro





Después de haber votado en la Asamblea Nacional por el abandono del cargo de Nicolás Maduro, el Mandatario señaló que eso había sido un intento de golpe de estado. Por eso nombró un comando antigolpe y amenazó a los diputados. “Aténganse a las consecuencias del llamado a golpe de Estado”…y así empezó.


Gloria Rodríguez-Valdés @gloriabarrios
A dos días de un diálogo que no tendrá lugar. Cuando todo el mundo sabe que esas conversaciones fracasaron y no llegaron a nada…porque a nada iban a llegar. Cuando los hermanitos Rodríguez salieron corriendo a Roma a fotografiarse con monseñor Claudio María Celli y de paso hacer algunas compritas, para hablar de la necesidad de dialogar, el gobierno arremete de un lado a otro contra la oposición en varios actos sin aparente relación.

Nicolás Maduro respiró por la herida y eso se sabía que sucedería, porque aunque la resolución de la Asamblea Nacional de “abandono del cargo” no le haga ni coquito, el solo títular en los periódicos del mundo le debe haber trastocado la paciencia. Por eso ni esperó, al día siguiente conformó el comando “antigolpe”, con los justicieros únicos e indivisibles de la herencia chavista para desafiar a quien se le ocurra desestabilizar a su gobierno. De paso amenazó a los que osaron sacarse de la manga la afrenta de haberlo acusado de abandonar el cargo, podrán ir presos.

Ya le llegó el turno al primero, por supuesto de Voluntad Popular, el partido más temido por el gobierno, el más perseguido. En Naguanagua, estado Carabobo, el Sebin, la policía política, detuvo al diputado Gilber Caro, sin importar para nada la inmunidad y las leyes que protegen a los diputados. Lo acusan de  “actos terroristas”. Maduro lo advirtió, “aténganse a las consecuencias”.

Al otro que buscaron fue a Raúl Baduel. Lo habían liberado después de seis años recluido en Ramo Verde, porque se había convertido en un problema para Hugo Chávez, aun después de haberle salvado el puesto. Dicen que lo van a volver a acusar por instigación a la rebelión y traición a la patria. El Sebin y el DIM rodearon su casa, pero no lo consiguieron, pareciera que fue avisado. Allí no estaba. Le debieron susurrar que lo buscarían y probablemente no tenía intenciones de “atenerse a las consecuencias”.

Los diputados de la Asamblea Nacional decidieron ayer sesionar en el Hospital José María Vargas para denunciar la grave situación de la salud. Los colectivos llegaron antes que los parlamentarios a la Escuela de Medicina, entraron, asustaron, destrozaron y nada pasó. Ni el Sebin, ni el DIM, ni la policía, ni la Guardia Nacional, nadie defendió a los diputados electos por el pueblo. Los que mandaban eran los círculos y ellos decidieron que allí no iba nadie a sesionar. Igual sucedió en la Maternidad Concepción Palacios. “Aténganse a las consecuencias”

Henrique Capriles dio una rueda de prensa, a él lo quieren acusar de corrupto por los contratos de Odebrecht. Un artículo en el Washington Post donde lo mencionan fue suficiente para citarlo a la Contraloría para que responda. Que responda solo él. Los guisos de esta constructora brasileña que gracias a Chávez y a Luis Ignacio Lula Da Silva firmaron proyectos y más proyectos en Venezuela, convirtiéndose en uno de los países que más dinero recibió producto de sobornos. Sin embargo los corruptos no han sido ni nombrados y mucho menos investigados. Venezuela con estas denuncias se convirtió en el único país en no responder a esta denuncia mundial, el único que no decidió investigar a ningún funcionario. Hasta que llegó el cuento al Washington Post de los supuestos contratos de Henrique Capriles y la gobernación de Miranda con Odebrechet. Como si el gobierno permitiera a las gobernaciones hacer algo.

Hoy el gobernador Capriles contestó. Decidió que a donde hay que ir es a la Fiscalía, porque ‘Yo estoy dispuesto a medirme contra esta justicia corrupta porque no tengo nada que ocultar”...“Yo lo sabía. Luego de que metieran preso a Leopoldo López, y todo el costo político que eso ha representado para el gobierno, ahora quieren ir en mi contra. No aprenden. Por qué no nos medimos a punta de votos, por qué no vamos a unas elecciones. Porque saben que perderían”.

Aseguró que los contratos de Odebrecht con la gobernación que él preside se hicieron durante el mandato de Diosdado Cabello. Según él lo sacaron del proyecto del Metro de Los Teques poco después de asumir la gobernación.

Todos se tendrán que atener a las consecuencias.