Los Gazapos presidenciales

Share on Facebook6Tweet about this on TwitterShare on Google+0Email this to someone


los-gazapos-presidenciales


Los mandatarios con tal de defenderse de sus actuaciones son capaces de hablar sin darse cuenta que tienen en sus declaraciones algunos flancos fáciles de atacar. Nicolás Maduro es uno de ellos, tira la bola a ver quien la agarra y generalmente cae en un hueco del que no se puede sacar. Ahora le tocó también a Obama, confesando sin proponérselo que su gobierno es incapaz de protegerse de ataques cibernéticos.


Gloria Rodríguez-Valdés @gloriabarrios
Los dirigentes del mundo pecan de ingenuos cuando dan sus declaraciones. Claro, unos más que otros. En el caso venezolano ya es una costumbre, Nicolás Maduro cada vez que habla para defenderse de algo no se da cuenta que está abriendo la puerta trasera para demostrar su incapacidad.

La canciller venezolana Delcy Rodríguez, ha dicho en los últimos días que Venezuela no está afuera del Mercosur, llegó a decir incluso, que la presidencia pro tempore está en manos de Venezuela, porque le toca. No había casi que ninguna discusión al respecto. Los malos de la película son los cancilleres de Argentina, Brasil y Paraguay quienes “se confabularon en contra de Venezuela”.

Pero hoy en su Twitter su querido amigo y aliado, Evo Morales, la desmintió. Sin querer hacerlo, probablemente, pero su declaración corrobora que Venezuela está suspendida y por tanto no tiene ninguna presidencia. “Lamentamos que Venezuela sea excluida de un proyecto de integración de la Patria Grande, por el sueño que peleó el Libertador Simón Bolívar”.

Así que de nada sirvió que Rodríguez dijera que Venezuela incorporó 1.479 normas exigidas por el Mercosur, “el 95 % de las necesarias para formar parte del bloque”. Ya ayer, la canciller argentina Susana Malcorra anunció que su país asumirá la presidencia rotativa del Mercosur el próximo 1 de enero sin la tradicional cumbre presidencial. Así será, aunque se lamente Evo Morales.

Nicolás Maduro denunció que los nuevos billetes que aparecerán en el país los tuvieron que imprimir fuera de las fronteras porque el papel moneda que tiene Venezuela se lo robaron y se lo llevaron para Colombia. Exactamente lo trafican por Cúcuta y Maicao, regiones que él conoce, sin duda.

“Mañana voy a hablar con el presidente Santos para que castigue a los que se llevan el papel moneda para venderlo en las calles como si estuviesen vendiendo Coca-Cola”. Es decir, el papel moneda que al final de cuentas es un tesoro de la nación, que debe ser resguardado con máxima seguridad porque si no la delincuencia, el narcotráfico, los lavadores y todo el submundo ilícito puede hacer barbaridades, es robado de las bóvedas en los que debe estar consignado.

El papel moneda pertenece al Banco Central y debe ser cuidado con esmero para que no se deteriore. Pues resulta que según denuncia del propio Presidente de la República ha sido robado. Si eso es así pues también pueden estar en peligro los dólares y los lingotes de oro. Todo propiedad de la nación, es decir, de todos los venezolanos.

Barack Obama anunció que ha instruido a las principales agencias de inteligencia de Estados Unidos a investigar si las elecciones norteamericanas fueron objeto de un ataque cibernético por parte de los rusos. Es decir, Obama reconoce que el sistema de seguridad norteamericano es vulnerable. Reconoce que los rusos, los enemigos históricos de Estados Unidos en la vida real y en las películas, son capaces de cambiar los resultados de unas elecciones. Reconoce también que no supieron tomar las precauciones necesarias, más aún cuando ya habían sospechado de un ataque anterior. Reconoce, lamentablemente, una superioridad de tecnología y conocimientos de los rusos.

Cuando una página de internet es vulnerada por un malware (un virus) o un ataque de hackers establecidos en algún lugar remoto del mundo, decididos a causar problemas, la culpa sin duda es del administrador de la página que no tomó las medidas necesarias para evitar que eso sucediera. Vivimos en mundo tecnológico que avanza cada día y es importantísimo avanzar al mismo tiempo que el contrario. Es una guerra no convencional, por ahora. Y si antes Estados Unidos y Rusia competían en armamento, aviones, submarinos y tanques, ahora tienen que hacerlo con protecciones y herramientas tecnológicas.

Es absurdo pensar que si la Unión Soviética cuenta con unos misiles de largo alcance colocados en determinada región, Estados Unidos no cuente con un arma similar colocada en un espacio que pueda responder en caso de ataques. Pues igual. Si Obama pensaba después de haber sido atacada la Convención Demócrata que Rusia podía hackear las elecciones, debió haber tomado las precauciones necesarias.

Se basa el presidente norteamericano para su orden a las agencias de inteligencia, en que los rusos “supuestamente” hackearon los correos de la Convención  Demócrata, los cuales fueron publicados por Wikileaks. Se trató de la publicación de 20 mil correos de las más altas autoridades demócratas, en los que se demostró cómo el establishment de ese partido había  hecho lo posible para evitar que Bernie Sanders le ganara a Hillary ClintonDespués de este suceso y de las denuncias que habían hecho tuvieron que tomar mayores previsiones.

Los correos descubrieron una trampa por así decirlo. Esa revelación fue para la candidata apoyada por Obama un duro revés y le costó que muchos votantes decidieran darle la espalda en las elecciones nacionales. Esa y la información que pocos días antes de las elecciones sacó a la luz el director del FBI, sobre las supuestas nuevas informaciones sobre los correos privados de Hillary Clinton lograron el rechazo de muchos indecisos. Aun cuando a los pocos días el propio director, James Comey casi se desmintiera así mismo después de haber sido regañado públicamente por el presidente Obama.