Carlos Blanco: “El gobierno le tiene miedo al Juicio Político”



carlos-blanco


El analista político entrevistado por Leopoldo Castillo, está convencido que muchas de las medidas tomadas por el gobierno de Maduro en las últimas horas, tienen como objetivo hacer ruido en el panorama político, pues el Presidente tiene miedo de la declaración de abandono del cargo que declararía la Asamblea Nacional tras el juicio político que se le realizará esta semana.


Carlos Blanco está seguro que detrás de todas las últimas medidas del gobierno venezolano con respeto al bolívar, el cierre de la frontera, del espacio aéreo, tienen que ver con el miedo que tiene Nicolás Maduro al juicio político que se le avecina en la Asamblea Nacional y que tendrá como consecuencia la declaración del abandono del poder. Así lo manifestó en la entrevista que le hizo Leopoldo Castillo en su programa El Ciudadano.

Manifestó el analista político que estas últimas decisiones con respecto al bolívar tienen muchas implicaciones, pero una de las más significativas es que deja a un lado a una parte importantísima de la población, que es la que utiliza la moneda para comprar todos los días. Todo este caos de los bolívares en la calle ha sido propiciado por el propio gobierno, pues según Blanco es el quien ha impreso los bolívares sin ningún respaldo para financiar sus misiones, los aumentos de sueldo, lo que ha traído como consecuencia la inflación y que el dinero en las manos se vuelva sal y agua. “Estamos en una situación con un deterioro real de la calidad de vida de la población”, por eso asegura que el gobierno tiene miedo de la decisión que la Asamblea Nacional hará sobre la declaratoria de su responsabilidad política y como corolario su destitución.

Ante este argumento Castillo le preguntó si eso le importa mucho a un gobierno que a través del Tribunal Supremo de Justicia declarará nulos los actos de la AN y Carlos Blanco manifestó que esa acción de la Asamblea, no es una medida estricta, que se vaya a cumplir de parte de los otros poderes. Piensa que con esta medida se coloca un  “parte agua” en la situación política, es decir, definirá el momento político y será la Asamblea ,que es el poder recientemente más legitimado, la que declare que el resto de los poderes no son legítimos. Agregó que esto traerá una situación de enfrentamiento entre la oposición mayoría en la Asamblea y el resto de los poderes.

Castillo le preguntó acerca del artículo de opinión que ha corrido por las redes del padre Luis Ugalde en el que señala que sin apoyo militar no se saldrá de esta dictadura, poniendo como ejemplo la dictadura de Pérez Jiménez. Ante esto el analista político después de hacer un breve repaso a las circunstancias que llevaron al fin de aquella dictadura, recordó que el 21 de enero del año 58 hubo una huelga general en la que todo se paralizó a partir de las 12 del mediodía, “hasta los carros que habían en la calle se pararon hasta el 22 en la noche cuando los militares se reunieron y sacaron a Pérez Jiménez para constituir una junta militar y a las 12 horas una junta cívico militar”.

Sin embargo, El Ciudadano le manifestó que eran otros tiempos y otros militares. “Ahora Venezuela se encuentra con un ministro de la Defensa que se retrata conversando con Fidel Castro y unos militares que se visten de rojo y dan arengas políticas sobre el socialismo”. Sobre ello Carlos Blanco aseguró que  estas fuerzas armadas están inficionadas por el régimen que ha logrado que un grupo de generales y almirantes apoyen su causa ideológica, violentando las leyes y la Constitución, pero considera que el grueso de la oficialidad no está comprometido con un proyecto político y menos con este gobierno. “Uno recoge que hay un rechazo total”.

Agregó que un militar no se puede sublevar de manera individual, pero en conjunto lo que les toca es desobedecer las órdenes ilegales, precisamente, dijo, es a lo que se refiere el padre Ugalde. Por eso piensa que con la decisión de la Asamblea de hacerle un juicio político a Maduro, muchos militares decidirán no continuar apoyando la violación sistemática de la Constitución y Maduro no tendrá más remedio que renunciar o buscar un entendimiento político.

Sobre el diálogo, Blanco señaló que está muerto desde las primeras reuniones en República Dominicana y en cualquier caso, si no estaba suficientemente muerto, los pasos sucesivos demostraron que todo fue una maniobra de Maduro para ganar tiempo y envilecer a la oposición.

Le preguntó entonces Castillo si en Venezuela se podría dar un pacto como el de Punto Fijo o si todo va más allá de pensar cada quien en sus objetivos.

Blanco consideró que ciertamente el pacto se dio en 1957, después de haber sido perseguidos tanto Acción Democrática como el partido comunista, mientras que hoy el diálogo en Venezuela en el que participó solo un sector de la oposición, pues hubo otros que no estaban de acuerdo, desmontó todas las acciones que se habían logrado como las decisiones de la Asamblea y las manifestaciones de la población, por eso piensa que ahora hay una oportunidad de rodar y ampliar la Unidad, con la participación incluso de miembros de la sociedad civil. Por eso está seguro que esta semana si la Asamblea retoma la ruta del 23 y 25 de octubre todos estarán en la Unidad.