“Venezuela Tierra de Esperanza”

Share on Facebook7Tweet about this on TwitterShare on Google+1Email this to someone


venezuela-tierra-de-esperanza


La esperanza, las ganas de volver a abrazar a la tierra que llevamos anidada en nuestros corazones, en nuestros recuerdos, junto con el sueño de un mejor país, se difunde cada día en una oración venezolana. Ese es sentimiento y el deseo de mucho.


María Gabriela Rondón @maguita_rs 
Sí, en estos momentos parece que la esperanza se agota y la democracia está en coma, diría que, a punto de morir, o quizás en el sentir de muchos de nosotros esté muerta, pero no debemos jamás rendirnos; creo que es una premisa que manejamos casi perfectamente los venezolanos.

Somos luchadores por naturaleza, trabajadores, gente de fe y de humor, soñadores y lo más importante, es que en estos 18 años de mal llamada revolución hemos aprendido a amar a nuestra patria, tanto como amamos a nuestra madre… pero ¿qué pasa si un día alguien lastima a tu mamá?, seguramente salen todos sus hijos, sin importar lo que haya pasado entre ellos a defenderla. ¡pues hoy Venezuela es nuestra madre y necesita de cada uno de nosotros en hermandad para salir a defenderla!

Quizás en este punto una persona pueda marcar la diferencia, pero para ser sinceros no es suficiente, se necesitan 31 millones 108 mil 083 corazones vibrando con las mismas ganas, palpitando de fe y trabajando con entusiasmo para construir, ya no la patria de Bolívar, ni de los próceres, mucho menos la de Chávez, sino la de nuestros hijos donde seguramente, como dice una hermosa canción interpretada por “Los Parranderitos” , cuyo  video está  colgado en las redes sociales, del cual tomé el título para este artículo, “habrá un futuro donde los sueños si se  hagan realidad y la esperanza tenga luz para alumbrar, el cielo hermoso de mi patria en libertad”.

¡Yo sí creo! y es que de eso se trata a veces la vida, de ponerle tu mejor sonrisa al mal tiempo y pensar en positivo que lo bueno siempre llega para las personas de buena voluntad. Los venezolanos constituimos un pueblo noble, que ha salido adelante en la dificultad y que a pesar de este largo transitar, hoy sigue firme, levantándose temprano para bregar y confiado en sus ideales de libertad, porque no puede ser de otra manera en la que estemos llamados a vivir, sino con la tranquilidad de respetarnos, aceptarnos y sobre todo ser dueños de lo que queremos ser y expresar.

Esa Venezuela que está a punto de llegar, esa que deseamos tanto 1 millón 800 mil almas desde afuera y más de 30 millones desde adentro, estoy segura, nos dejará la tranquilidad de la lección aprendida, esa que nos dará la convicción de que será un muy largo descanso de esta pesadilla que con suerte jamás se volverá a repetir en la historia de nuestro pueblo ¡crean y confíen porque, “habrá un futuro”