Al Papa Francisco le parece que ¡los comunistas piensan como los cristianos!



papa-francisco


Mucho se ha dicho acerca de las preferencias del Papa Francisco por los peronistas. Ciertamente la mitad de Argentina sigue todavía aquella ideología que difundieron Perón y su esposa Evita. Es un jesuita y se preocupa por los pobres, por los que menos tienen, ojalá que se de cuenta de cómo en Venezuela esta clase sufre. Pero de ahí a decir que “los comunistas piensan como los cristianos”, pareciera que olvidó la historia reciente de Stalin, Lenin o los Castros.


Gloria Rodríguez-Valdés @gloriabarrios
Los Papas en la antigüedad asumían posiciones políticas. Defender no solo la religión católica, si no también sus territorios y su poder político era fundamental en aquellos tiempos de la Edad Media, por ejemplo. Ha sido el papel de la Iglesia en la historia de la humanidad, por eso sufrió ataques y escisiones, pero ahí ha seguido luchando por defender sus valores,

Los comportamientos de la Iglesia a lo largo de los tiempos, han dependido del hombre y sus circunstancias, como diría José Ortega y Gasset, “Yo soy yo y mi circunstancia, y si no la salvo a ella no me salvo yo”. En El Vaticano siempre “se cocieron habas” como dice el refrán popular. Los intríngulis del gobierno, los intereses y un sinfín de cuentos, han salido publicados en los periódicos y discutidos en cafés. Pío XII fue criticado por su posición neutral en la Segunda Guerra Mundial, aunque se sabe que ayudó a muchos judíos, a Juan XXIII, lo llamaron el Papa bueno, Paulo VI fue un Papa tranquilo, Juan Pablo II, hoy santo, intercedió junto con Ronald Reagan y Gorbachov para que el comunismo no siguiera dominando la Europa occidental, para que cayera el Muro de Berlin y para que el mundo comenzara a transitar hacia el fin de la guerra fría. El, en Polonia, había sufrido los rigores del comunismo ruso.

El Papa Francisco, jesuita, también ha hecho sus movimientos internacionales en materia política. Su palabra estuvo presente en las negociaciones de Barack Obama con Raúl Castro por ejemplo, y ahora, sin ir más lejos, su representación está sentada en la mesa de diálogo venezolana con el fin de lograr una solución a un conflicto entre el gobierno y el resto del país, que es casi irreconciliable, por lo que se espera que el papel de la Iglesia católica ayude a desenredar el problema.

Mientras esto sucede, el Papa Francisco dio una entrevista al diario italiano Repubblica, en la que habló de los pobres, de la preocupación que Jesús tuvo por los más necesitados, por los excluidos. El, desde su posición ha visitado a muchas personas que nada tienen, ha ayudado a los que viven en la calle. De hecho, hizo unos baños alrededor de la Plaza de San Pedro para que pudieran asearse. Es el representante de Cristo en la tierra y ese es su trabajo. Rezar por los excluidos, trabajar por ellos.

Entender la situación por la que pasan los familiares de los presos políticos en Venezuela también debe ser una de sus preocupaciones. Las torturas que reciben jóvenes estudiantes de un régimen que se proclama como socialista del siglo XXI. La falta de medicinas de la población, un país en el que hay gente que come a diario de la basura de la calle, un país con personas mayores que no tienen ni comida ni medicinas. Son preocupaciones que tienen que mortificar al Papa.

El Papa también se preocupó por un grupo de sin techos de Europa a quienes les pedía perdón “por todas las veces que los cristianos delante de una persona miramos hacia otro lado. Perdón” . El Papa ha convocado a estas personas a el último gran evento del Jubileo de la Misericordia. “Unos cuatro mil sin techo han respondido a su propuesta y han viajado desde toda Europa para participar en tres días de eventos en Roma, que incluyen encuentros de oración y confesiones, y que concluirán con una misa en San Pedro con Francisco el próximo domingo”.

Todo eso son preocupaciones que deben angustiar al Papa y a la Iglesia, pero de ahí a meterse en política, a dar unas declaraciones en pleno siglo XXI acerca de que los comunistas son los que piensan como cristianos...¡por favor! Qué le pregunten a las víctimas de Stalin y Lenin, si el sistema comunista actuó como un cristiano, que le pregunten al pueblo cubano, no a los Castro, al pueblo que no tiene voz, si el sistema comunista actúa como cristiano.

Son los comunistas los que piensan como los cristianos. Cristo ha hablado de una sociedad donde los pobres, los débiles y los excluidos sean quienes decidan. No los demagogos, los barrabás, sino el pueblo, los pobres, que tengan fe en Dios o no, pero son ellos a quienes tenemos que ayudar a obtener la igualdad y la libertad“, dijo Jorge Bergoglio, el peronista, parece ser.

Tal vez le pareció muy bien que Eva Perón saliera al balcón a interesarse por los descamisados, que hablara de su preocupación por los pobres, mientras se llenaba de joyas y pieles. Eso es el más puro estilo populista que tanto se critica cuando viene de la derecha y parece que se respeta cuando viene de la izquierda.

En la entrevista que también reseña el periódico ABC añadió Bergoglio que “espera que los Movimientos Populares, de los que recibió en el Vaticano hace unos días una representación, entren en política, «pero no el politiqueo, en las luchas de poder, en el egoísmo, en la demagogia, el dinero, sino en la alta política, creativa y de grandes visiones»”

Por supuesto que fue preguntado acerca de Donald Trump y evitó referirse a él, tan solo dijo “que de los políticos le interesa sólo «los sufrimientos que su manera de proceder pueden causar a los pobres y a los excluidos»”. Y añadió que “su mayor preocupación es el drama de los refugiados e inmigrantes, y reitera que es necesario «abatir los muros que dividen, intentar aumentar y extender el bienestar, y para ellos es necesario derribar muros y construir puentes que permitan disminuir las desigualdades y dar más libertad y derecho”

Finalmente dijo una gran verdad acerca de los “adversarios” que tiene en el seno de la Iglesia, sobre quienes aseguró que no les llamaría así y “la fe une a todos, aunque naturalmente cada uno ve las cosas de manera diferente”.

Gracias a Dios.