Algunos Datos de Cómo funciona el voto en Estados Unidos

Share on Facebook17Tweet about this on TwitterShare on Google+0Email this to someone


las-elecciones-en-usa


Hoy se conocerán los resultados electorales, la decisión de la mayoría de los votantes, pero será en diciembre cuando los colegios electorales se reúnan y designen al Presidente electo de Estados Unidos que asumirá el poder el próximo 20 de enero de 2017.


Las elecciones en Estados Unidos no son tan sencillas así. Evidentemente las personas votan individualmente, y cada voto es muy importante, pero aunque su voto va dirigido exactamente al candidato de su preferencia, los estados, dependiendo del candidato ganador, tienen sus colegios electorales que a su vez están compuestos por los electores, que no son los votantes. Un sistema un tanto confuso, pero vamos a explicarlo.

Son 538 electores los que van a elegir al Presidente. Así que puede ser que haya un candidato que se lleve mayor cantidad de votos populares, es decir, de la gente común y corriente y no sea el Presidente electo, porque no se escoge por voto directo. Por ejemplo, en el año 2000 Al Gore consiguió más votos directos que George W Bush, pero perdió las elecciones por los colegios electorales.

El Colegio electoral es la estructura que elige al presidente y vicepresidente de Estados Unidos. Fue creada en 1787. Está compuesta por 538 electores, que se escogen del resultado de la suma de los miembros de la Cámara de Representantes (435) y el Senado (100), más tres senadores por Washington DC del Distrito de Columbia, que tiene representación a pesar de no ser un estado. El número de electores del que dispone cada estado depende de su representación en el Congreso. Es decir, el número de electores en cada estado es igual a su número de miembros en la Cámara de Representantes (eso depende de su población), más uno por cada uno de sus dos senadores (cada estado tiene dos senadores) . Para ser presidente se requieren los votos de al menos 270 electores. En la mayoría de los estados, el candidato que gane el voto popular se lleva todos los electores de ese territorio, salvo Maine y Nebraska que siguen una suerte de sistema proporcional.

Si ninguno de los aspirantes logra obtener los 270 votos electorales en diciembre, la Cámara de Representantes elige al nuevo gobernante y al vicepresidente. Cada delegación estatal tiene derecho a un voto. Esto ocurrió con en 1800 con Thomas Jefferson y en 1824  con John Quincy Adams, hijo del segundo presidente de la nación John Adams, quien recibió la mayoría de los votos de los diputados.

Los Swing o purple state son los estados en los que la balanza puede decantarse a favor de un partido u otro, esto es, que tradicionalmente uno de los dos partidos no han tenido mayoría ahí, a veces gana uno y a veces otro. La mayoría de los electores en esos estados no están inscritos en el partido. Eso también se usa mucho en Estados Unidos, cuando el votante se inscribe em el registro electoral agrega en su inscripción a qué partido se siente afiliado. Eso le da la posibilidad de votar en las primarias de esos partidos. Florida, Ohio o Misuri son tradicionalmente swing states, es decir, la mayoría de sus votantes son independientes. El término “swing” hace referencia a ese “vaivén” de votos de una formación a otra. “Purple”, que en español significa morado representa la misma idea, pues combina los colores de ambos partidos: rojo por el republicano y azul por el demócrata.

Las elecciones se realizan cada cuatro años y están fijadas el primer martes del mes de noviembre. El Presidente podían aspirar a una reelección. No estaba especificado en la Constitución, pero era una tradición que se estableció desde George Washington el primer presidente de Estados Unidos. Hasta que Franklin Delano Roosevelt (demócrata) fue la excepción a la regla. Comandó el país en cuatro ocasiones por 12 años desde la Gran Depresión, en 1933, hasta su muerte por polio en 1945, cuando finalizaba la II Guerra Mundial. En 1951, la vigésima segunda enmienda de la Constitución de limitó a dos mandatos la elección de presidentes.

Los electores de los colegios electorales pocas veces son conocidos. Usualmente son ciudadanos comprometidos con los partidos políticos. La designación es considerada como un honor. Aunque no hay una regla por la que esos electores deben votar por un candidato, se supone que no van a traicionar la voluntad de la mayoría de los electores de ese estado. Es una cuestión moral.

Puerto Rico al ser un estado asociado no vota por el Presidente. Sin embargo si hay elecciones y votan por el gobernador.

colegios-electoralesAunque los resultados se conocen el día de la elección, los electores se reúnen en sus estados en diciembre, después de la elección, y emiten sus votos para presidente y vicepresidente.

No hay un Consejo Nacional Electoral, cada estado tiene su propio ente responsable de organizarse y dar los resultados y cada estado tiene también su propia ley electoral y sus horarios de cierre, y decide si permite o no el voto ausente, que se realiza previo a la fecha de los comicios o el voto adelantado, lo que significa que desde unos 15 días antes se abren algunos centros electorales y los votantes pueden ir ejercer su derecho al voto.

La FEC (Comisión Electoral Federal), es el organismo encargado de vigilar las campañas políticas a escala nacional y facilitar al ciudadano información sobre las finanzas de cada una de ellas. Las campañas oficiales de los candidatos tienen que registrar sus ingresos y gastos en la FEC. También deben hacerlo los Súper PAC, grupos externos que lanzan campañas paralelas a favor o en contra de los contendientes.

PAC (Comité de Acción Política), son agrupaciones que pueden gastar dinero en las elecciones para apoyar a candidatos o partidos. Suelen constituirse en torno a empresas o sindicatos, pero también colectivos con un interés político común. No reciben dinero de las arcas de la organización en torno a la que se constituyen, sino de sus empleados o miembros. Los PAC pueden donar 5.000 dólares a un candidato en unas elecciones y 15.000 a un partido político por año.

Súper PAC, el “súper comité de acción política” es una figura nacida en 2010. Se trata de grupos externos a las campañas oficiales de los candidatos que pueden gastarse, sin embargo, sumas ilimitadas de dinero en realizar campañas paralelas en favor o en contra de los contendientes en los comicios. A diferencia de los PAC, los Súper PAC sí pueden recibir dinero de las tesorerías de compañías. El único requisito es que tienen que hacer pública su lista de donantes.

501(c)(4), estos entes nacidos, al igual que los Súper PAC, en los últimos años se conocen como ONG políticas o “ONG de bienestar social”. Pueden gastarse sumas ilimitadas de dinero en hacer campaña a favor o en contra de un candidato, siempre y cuando la mayoría de sus inversiones vayan destinadas a “promover el bien general”. Lo que las hace atractivas es que no tienen que hacer pública su lista de donantes. Estas ONG acostumbran a donarse dinero entre ellas porque las transacciones pueden justificarse como una “acción altruista”, lo que crea flujos de ‘dinero oscuro’ difíciles de seguir.