Administración de Obama quita permiso de trabajo a activista que lucha contra los Castro

Share on Facebook59Tweet about this on TwitterShare on Google+0Email this to someone


ramon-raul-sanchez


Las deportaciones no son solo anuncios, la negación de visas, residencias y permanencias en Estados Unidos también se suceden a diario en el territorio americano. Hoy todos los medios de Miami denunciaban lo que le ocurría a un activista contra la dictadura Castrista, Ramón Saúl Sánchez, quien siempre quiso permanecer como exiliado político con permiso de trabajo, las autoridades le informaron hoy que después de varias décadas decidieron no renovarle su permiso.


En momentos en que el mundo está asustado por la construcción de un muro, por las deportaciones de miles de indocumentados que llegan a tierras americanas en busca de un sueño, huyendo de la pobreza, de la inseguridad, buscando cómo ahorrar para enviar a sus seres queridos dinero en sus países de origen, también a la puerta de muchos ha llegado la “migra” y les ha pedido que que recojan, que se van.

Un cubano que tiene años apareciendo en los medios de comunicación, denunciando a la dictadura de los hermanos Castro, haciendo actos, agendas y todo lo que se le ha ocurrido para contar cómo vive el pueblo cubano y cómo lo hace la cúpula del gobierno, a estas alturas de su vida, después de casi 50 años, le niegan el permiso de trabajo que por tanto tiempo siempre le fue renovado.

Se trata del líder del Movimiento Democracia, Ramón Saúl Sánchez, quien denunció hoy que el Servicio de Ciudadanía y Servicios de Inmigración de Estados Unidos (USCIS) le negó la renovación de su permiso de trabajo, así que queda “sin la posibilidad de un sustento”. Así lo declaró hoy a los medios de Miami.

Sánchez vive en esta ciudad desde el año 1967, asegura que trabaja desde que tenía 13 años y con su trabajo ha vivido a lo largo de los años y sostenía además su lucha contra la dictadura castrista. Entre otras cosas aseguró que no recibe otros ingresos y ayudas y que además no los aceptaría, según le comentó al diario El Nuevo Herald.

Para Sánchez que le hayan negado el permiso de trabajo tiene que ver con una decisión de la administración Obama, entre otras cosas porque eso es parte de la negociación que para él ha impuesto el gobierno cubano, acallar a los activistas exiliados, “La manera de presionarme es quitándome el trabajo, que es la vía con la cual mantengo a mi familia y ayudo a mi organización y a mi lucha”.

Desde el mes de abril pasado cuando le informaron que tendría que irse del país, está con sus abogados tratando de arreglar su problema y conseguir la residencia americana que solicitó hace ya 14 años. Desde el año 2002, Sánchez estaría esperando la respuesta sobre la aplicación de residencia y la negativa respuesta le llegó precisamente luego que manifestara su rechazo sobre la decisión de Carnival de no permitir que ciudadanos cubano americanos se trasladaran a través de la flota. El aseguró en ese momento, que le entregaron la comunicación como una manera de presionarlo para que no saliera la flotilla de barcos que tenía programada para zarpar en protesta por la decisión de los cruceros Carnival de aceptar la imposición de Cuba de no permitir el viaje de cubano americanos en sus barcos.

El activista nunca quiso acogerse a la Ley de Ajuste Cubano, por lo cual permaneció como refugiado político bajo un parole (permiso para residir en EEUU bajo palabra) especial que requiere autorización para trabajar. Asegura que no había solicitado ese privilegio de los cubanos porque siempre mantuvo la esperanza de que, “cuando Cuba fuera libre”, pudiera volver a su tierra y ayudar a reconstruir el país.

Ahora se encuentra después de haber luchado tanto contra la dictadura cubana, de protagonizar actos para denunciar las violaciones de los derechos humanos que se cometen en la isla, después incluso de haber sido acusado por el gobierno de Fidel Castro de intentar  intervenir en la isla, con que no tiene manera de vivir en Estados Unidos y mantener a su familia que la ha levantado a lo largo de todos estos años.

De hecho, llegó a estar preso porque nunca quiso declarar en contra de unos compañeros cubanos que “luchaban contra la dictadura” y el gobierno cubano siempre le ha negado el pasaporte de la isla.

Su abogado apelará a un Juez de emigración para que la Corte tome una decisión.