Venezuela empieza con varias acciones una desobediencia cívica

Share on Facebook13Tweet about this on TwitterShare on Google+0Email this to someone


26 de octubre



Los venezolanos volvieron a tomar las calles. Lo hicieron en todo el país. En algunas ciudades se encontraron con la Guardia Nacional y con colectivos, pero en líneas generales, la desesperación por acabar con esta agonía se desbordó en las calles.


Gloria Rodríguez-Valdés @gloriabarrios

La marcha terminó con miles y miles de venezolanos. Cientos de miles, que salieron de distintos puntos en Caracas y en el interior del país. Gente resteada, decidida, cansada de un gobierno que no les ofrece nada. No hay medicinas y los ancianos y los niños se nos mueren, no hay seguridad, no hay comida. No hay nada. Solo unos bolsillos cargados de dinero que tienen pocos sitios por los que moverse en este mundo. La marcha de la Toma de Venezuela, terminó con la decisión de seguir en la calle, en desobediencia civil, con la intención de realizar un paro nacional de 12 horas el próximo viernes 28 de octubre y una marcha a Miraflores el 3 de noviembre, día en el que la Asamblea Nacional le comunicará en el Palacio, a Nicolás Maduro, los resultados del juicio político que se comenzará a realizar mañana a partir de las 10:30 de la mañana en la Asamblea Nacional.

Son decisiones difíciles. Los líderes políticos se están jugando su libertad y su vida. Los venezolanos también. Hoy salieron sin miedo, gritaban como aquel 11 de septiembre que querían ir a Miraflores y los líderes de la Unidad señalaron que no era el momento. Nicolás Maduro, los dirigentes del PSUV y el pueblo que los sigue, que tal como ayer no abarcaron más de tres cuadras, estaban en las afueras del Palacio que parece que es solo de un sector de la población.

Hoy muchos venezolanos de todo el país se la jugaron. En Mérida, Táchira,Maracaibo y Cumaná se tropezaron con las fuerzas de colectivos y cuerpos de seguridad que disparaban. En la autopista Caracas la Guaira no se les ocurrió otra cosa que atravesar un camión que fue finalmente removido por los manifestantes que querían subir hasta Caracas, en la autopista de Guarenas pusieron alcabalas de la Guardia Nacional, igual en El Paraíso, la Panamericana y Quinta Crespo, pero los venezolanos siguieron, los desafiaron, caminaron. Hasta el metro lo cerraron.

anzoategui

Anzoátegui

Qué más desafío que saber que la medicina que te dará tranquilidad no la puedes conseguir, que el pan que te va a saciar el hambre no llegara a tu boca, que una cola inclemente no es un pasaporte seguro para conseguir la comida de tus hijos. Son bochornos diarios, son humillaciones, son bofetadas y puños y golpes que a diario ofrece esta revolución. Por eso la gente hoy volvió a marchar.

El gobierno arrinconado pide diálogo. Los militares se abstuvieron de sacar sus porras como no hace tanto tiempo lo hacían. Saben que el mundo tiene los ojos demasiado fijos en lo que sucede en Venezuela.

 


Lilian Tintori lo dijo en sus palabras a los manifestantes, “no nos dejaron hoy poner nuestras huellas, pero pusimos nuestros pies en esta tierra bendita”.


A partir de hoy la oposición comienza a ser otra. La primera convocatoria es para mañana, a las 10:30 de la mañana para estar en los alrededores de la Asamblea Nacional, para no permitir que esos grupos violentos llenos de miseria, que esperan un ticket de Pollos Arturo’s, como contó la periodista Elizabeth Fuentes en el portal Konzapata, vuelvan a dar ese espectáculo de degradación moral. La idea es que vuelvan a salir los venezolanos a la calle, eso es desobediencia civil.

puerto-ordaz

Puerto Ordaz

 

La Asamblea hará su trabajo, llegará hasta allí para hacer lo que puede, hacerle un a Nicolás Maduro, establecer las responsabilidades administrativas, civiles y políticas de su gobierno. Analizar las razones.

El 3 de noviembre, cuando ya la Asamblea tenga en sus manos su decisión irán a Miraflores a mostrársela a Maduro y el pueblo irá con ellos. Ya los venezolanos democráticamente le están diciendo al Presidente y a los suyos, que Venezuela quiere un cambio, electoral, contándose, sin golpes ni contragolpe, que decida la voluntad popular.

 

26-o