Una venezolana conquista con ideas y flores el sur de la Florida

Share on Facebook142Tweet about this on TwitterShare on Google+0Email this to someone


florimals


Bibiana Pérez Iglesias es publicista. Si, sabe de marketing, de campañas publicitarias, de redes sociales, pero las vueltas de la vida y la habilidad de sus manos la llevaron a abrir una floristería, a inventar un hermoso ramo en forma de animal, por eso lo llamó Florimals y a poner sus conocimientos más los premios que por ellos ha recibido, en un agencia de publicidad muy americana. Son nuevos rumbos con estilo venezolano.


Cuando Bibiana Pérez Iglesias decidió hacer un nuevo negocio le comenzó a dar vueltas a su cabeza. Es lógico, se trata de una publicista que ha estado envuelta toda la vida en el manejo de clientes y en inventar, en darle forma a las ideas y a los productos para que los usuarios se comprometan con la marca. Quizás porque le encantan de los colores, quizás porque es muy buena con las manos o quizás porque “las flores son un milagro de la naturaleza”, decidió abrir en el sur de la Florida, más concretamente en la ciudad de Weston, una floristería. Una tienda que en poco tiempo se ha convertido en un punto de referencia.

Beautiful Business of Flowers, es un punto de referencia porque es distinta a las demás. Es una floristería que al entrar dan ganas de quedarse, sentarse, disfrutar y tomar un café y cuenta Bibi que muchísima gente lo hace. Los olores, los colores, la decoración, le dan un aire romántico y de entusiasmo. La verdad es que provoca llenar con los hermosos arreglos que se distribuyen en esta boutique de flores, cada rincón de nuestro hogar.

Bibi, como la conocen sus amigos, no siempre estuvo en este mundo floral. Antes había estado trabajando en la publicidad venezolana. Trabajó con las mejores agencias de publicidad y tuvo a su cargo cuentas de clientes tan importantes como Nature Valley, Pillsbury, McDonalds, Cargill, Bigott, BBVA, Movistar,General Mills y Dewar`s o la Fundación Alzheimer de Venezuela,

Toda una cartera que cualquier comunicador quisiera poder mostrar en su portafolio y ella los tiene ahí, bien ordenados y como parte esencial de su curriculum, o su resume, con lo que ahora se presenta cualquier profesional. En ese transitar no solo adquirió conocimientos y herramientas que más adelante fueron esenciales en sus proyectos de vida, sino que participó en campañas publicitarias que fueron merecedoras de los premios Anda de Oro, Plata y Bronce, los premios más importantes y renombrados en el mundo de la publicidad venezolana.

El mundo digital también le agregó a Bibi nuevos “plus” para adaptarse a los nuevos tiempos. Trabajó en una de las más reconocidas agencias digitales y volvió a sumar premios Anda a su vida. Hasta que un día decidió que estaba super preparada para fundar una agencia de publicidad con un grupo de compañeros y creó Ludo Playful Agency. Estaba clara que tenía que trabajar para posicionarse entre las mejores y siendo una agencia muy joven, Bibi sencillamente lo logró.  La campaña de la Sociedad Anticancerosa le dio la oportunidad de llevarse de nuevo un premio Anda de Oro y otro de Plata y esta vez lo hacía con su propia compañía.

Los reconocimientos vinieron en cadena, igual los premios, y llegó a conseguir que su agencia fuera la representante de Venezuela en Cannes, en El Festival Internacional de Creatividad Cannes Lions, un evento global para aquellos que trabajan en áreas de la comunicación creativa y la publicidad, fue una coronación perfecta en su profesión.


Las cosas de la vida, del país, de pensar en el futuro la llevaron a buscar nuevos rumbos y nuevas historias para su vida. Y es aquí donde aparece la floristería.


Ella y su esposo Luis investigaron posibilidades. Aprendieron a llevar los ritmos de un país diferente, a trabajar adaptándose a nuevas alternativas y la floristería se convirtió en un sueño perfecto. Quería algo diferente, algo que pudiera surtir a eventos y adornar los espacios de reuniones importantes y que pudiera también estar entre los planes fijos de oficinas y corporaciones. Pero Bibi también planeaba que fuera un lugar de ilusión, un lugar en el que se pudiera imaginar las sensaciones de un regalo tan especial como una flor. Definitivamente pudo hacerlo, esta boutique de flores sumerge a quien la visita en colores, olores y la multitud de bellezas que ofrecen las flores.

Como había aprendido de publicidad, de páginas web, de redes sociales, de posición de marcas, Bibi aprendió de flores. Sus conocimientos se llenaron de estilos y de cómo hacer arreglos florales. Carlos, su sobrino, fue el encargado de compartir conocimientos. Hasta que un día se le ocurrió crear los Florimals. Animales hechos de flores. Y ese ha sido uno de sus éxitos en el sur de la Florida.

captura-de-pantalla-2016-10-04-a-las-6-34-47-pmCualquier animal encuentra forma de flores en las manos de Bibi, pero son los ositos, esos Teddy que tanto entusiasman a los americanos los que más demanda tienen. Los piden hasta con collarines, para que acompañen con flores a alguien convaleciente.

Aunque está rodeada a diario de petunias, amapolas, margaritas, rosas, la cabeza de Bibi mira todo con los ojos de una publicista. El transitar por las costumbres de las ciudades americanas, compartir con los clientes de BBofFlowers y continuar con su agencia caraqueña, la llevaron a seguir ideando. La verdad es que no podía dejar la publicidad. Esa profesión que hace 19 años le abrió tantas puertas a su vida. Por eso también decidió fundar su agencia en Estados Unidos, Eón Group Agency. Con los mismos conceptos de Ludo Play Agency, esta publicista convertida por el destino también en florista, emprendió un proyecto que ya comienza a posicionarse en la Florida. Sus conocimientos de Google Analytics, páginas web, publicidad le añaden un inmenso atractivo a su competencia y sin duda, la creatividad, el deseo de prosperar, de abrir mercados, crear puestos de trabajo y triunfar, son las herramientas que le darán a Bibi la conquista más colorida y creativa del sur de la Florida.