Podemos y el PSUV, ¿cuál es la franquicia y cuál es el franquiciado?

Share on Facebook0Tweet about this on TwitterShare on Google+0Email this to someone


psuv-y-podemos-franquicia


Actúan igual, manejan por ahora el presupuesto venezolano, y manejan a sus seguidores bajo los mismos conceptos, moviéndose con los peores resentimientos del ser humano, sin respetar la democracia y demostrando los sentimientos más primitivos del ser humano. Ahora fueron los del partido de Pablo Iglesias los encargados de tratar de rodear el Congreso español.


Gloria Rodríguez-Valdés @gloriabarrios
Está claro. Podemos y el PSUV son lo mismo, habría que dilucidar cuál de los dos es franquicia del otro. Si Podemos que recibe el dinero para su financiación desde el gobierno venezolano, es decir, desde los ingresos que le pertenecen a los venezolanos y que se desvían para financiar a un partido político y para más burla, extranjero, o el PSUV es franquicia de Podemos pues sigue con exactitud las líneas del partido morado y las aplica en Venezuela. Lo terrible para las dos naciones es que además actúan al unísono, con la sola diferencia de un océano de por medio y de unas horas más o o unas horas menos. Todo depende.

El domingo de la semana pasada, la jauría del PSUV, una horda sin pensamiento alguno dirigida por la gracia divina de unos míseros trozos de pan, rodeaba la Asamblea Nacional, donde los representantes de la mayoría de los venezolanos actuaban basados en la democracia y pedían un juicio político a quien ha traicionado las necesidades básicas del pueblo. Su líder, no los encabezaba visiblemente, hasta que se les fue de las manos y tuvo que salir a controlarlos. Ahí se vio al alcalde de Caracas, Jorge Rodríguez, tratando de meter a sus hienas en el corral.

Además dentro de la Asamblea Nacional y para no dejar de lado la importancia de la relación tan estrecha y nada casual,entre Podemos y el PSUV,  la diputada del partido del gobierno, Tania Díaz, que tantos golpes de pecho se da, pero que aprovecha las mieles del poder y el nepotismo, recurría en su discurso al pensamiento de uno de los líderes de Podemos Juan Carlos Monedero, quien inmiscuyéndose en la política venezolana según aplaudía la diputada, aseguraba que en “Venezuela había democracia porque habían muchas elecciones”. Claro, no había ocurrido todavía la suspensión del referéndum ni la cancelación de las elecciones de gobernadores, habría que ver cuál es su nuevo argumento.

Hay que recordar que Monedero es un líder que “supuestamente” se separó de Podemos, en vista de las acusaciones de haber recibido financiamiento ilegal del gobierno venezolano y no haberlo declarado a Hacienda y sin embargo, aun separado, siempre es el primer arroz en cuanta manifestación el partido Podemos se organiza.

Así que ahora le tocó a España y ellos que no son mayoría (otra coincidencia) y que ni siquiera están en el gobierno, ya empiezan a demostrar el poco talante democrático que los embarga. Hoy es el intento de investidura de Mariano Rajoy luego de tener diez meses de gobierno en funciones porque el sistema parlamentario que rige a la nación española, permite que la decisión de la mayoría de los españoles pueda ser cuestionada y moldeada a los intereses de la minoría. Pero bueno, así es. Pues bien, estos señores han decidido convocar a sus seguidores, una horda que todavía no puede recibir las dádivas del gobierno porque no manejan los presupuestos, pero que están como fieras esperando la presa, a rodear el Congreso español, la sede de las Cortes donde se realiza el proceso de investidura Rajoy, quien superó en votos al resto de las agrupaciones políticas y quien además, sacó todavía más votos en las segundas elecciones.

La único diferencia con los últimos acontecimientos en Venezuela y el Congreso, es que esta franquicia del PSUV no gobierna en España, así que las fuerzas de seguridad del estado español no las han dejado llegar a “vomitar” sus sentimientos de revancha, resentimientos y envidias hasta el Congreso de los diputados y se han quedado a una cuadra. Los objetos que seguramente pensaban lanzar, como si lo hicieron sus correligionarios venezolanos, no pudieron alcanzar sus objetivos.

Pues estos señores que se molestan cuando les dicen que en Venezuela hay presos políticos, presos que están encerrados y torturados por opinar diferente al gobierno, que no les dejan ver el sol, que los llenan de excrementos cada cierto tiempo, son los encargados de encabezar este acoso a la democracia, el llamado a “Rodea el Congreso” tiene como cabeza de las hordas, precisamente a Juan Carlos Monedero, al líder de Izquierda Unida, Alberto Garzón y al diputado de Podemos Rafael Mayoral.

Así que entre políticas conjuntas y el dinero recibido del presupuesto venezolano, quién sabe si a través ahora de la organización que dirige el ductor de la economía venezolana, el español Alfredo Serrano Mancilla, unos y otros se aprovechan del hambre y del resentimiento de un sector de la población que se comporta con el más puro primitivismo del ser humano.