Poco a poco Wikileaks publica conversaciones privadas del entorno de Hillary Clinton



hillary-clinton-y-john-podestra


El polémico Assange ya lo había advertido, volvería a publicar correos que desvelan cosas muy interesantes y otras que no lo son tanto de la campaña de Hillary Clinton y de sus colaboradores como John Podesta, su jefe de campaña. Desde el domingo empiezan a ver la luz detalles como que el Presidente Ejecutivo de Univisión está abiertamente apoyando a la candidata demócrata. ¿La respuesta del partido? El FBI investiga los robos de los correos por parte de Rusia


Hace unos días vienen rodando las revelaciones de Wikileaks sobre los correos de Hillary Clinton. De hecho, Donald Trump se refirió tangencialmente a ellos cuando dijo ¿por qué no preguntas por los emails, Anderson?”, increpando a uno de los moderadores del debate.

Lo dijo a ver qué hacían los moderadores y pareciera que no fue el tema más importante para ellos. Ya lo había anunciado Julian Assange, hace unos días, tenía la transcripción de miles de correos de Hillary Clinton, y los iba a ir develando poco a poco, en una especie de campaña novelesca. Lo hizo. Eran correos supuestamente “robados”, interceptados, al jefe de campaña de Clinton, John Podesta y tal como prometió el controvertido periodista de Wikileaks, los ha ido publicando por partes.

En principio no lo han negado. No han comentado nada, pero Podesta si dijo que el FBI está investigando el robo de estos correos. A todas estas la campaña de Clinton y la propia Casa Blanca involucran en el robo de los email de Podesta a Rusia, país que tiene como objetivo, dice el gobierno y el partido Demócrata, favorecer a Donald Trump.

El susodicho, también se siente afectado por lo que considera que no han sido suficientemente explotadas por los medios estas revelaciones, así que hoy escribió en su Twitter que “Muy poca cobertura por los medios tramposos de la increíble información aportada por Wikileaks. ¡Qué falsos! ¡Sistema trucado!

Rusia por su parte niega cualquier implicación en el robo de documentos. Lo hizo primero, a través de un comunicado de su ministerio de Exteriores  y después, del propio ministro. Este miércoles fue el propio presidente Vladímir Putin quien negó las acusaciones calificando todo el asunto de “histeria”.

Entre las revelaciones de los aproximadamente 6 mil correos publicados hasta ahora, -dicen que hay 50 mil y que serán expuestos a la opinión pública de aquí al 8 de noviembre- están las supuestas conversaciones de Hillary con representantes de Wall Street, específicamente dicen que aseveró ante un grupo de inversores inmobiliarios que “hay que tener una posición privada y una posición pública”. Sobre ello sí le preguntaron los moderadores del debate y ella contestó que se refería a las recomendaciones de Abraham Lincoln para lograr acuerdos políticos en el Congreso de EE UU. Ok.

Lo cierto es que los medios que registran los datos de los email lo que demuestran es que Hillary sostiene un discurso ante los empresarios y otro ante el electorado, como en el caso del libre comercio, en el que cree firmemente y ha tenido que manejarlo con otra táctica para captar el voto de los demócratas que ideológicamente están más a la izquierda y que apoyaban a Bernie Sanders.

También hablan de casos muy particulares del señor Podesta, como que está muy interesado en el mundo de los Ovnis. Cosa que parece que comparte con Hillary Clinton quien ya ha manifestado que cree que los extraterrestres pueden haber visitado la Tierra. De hecho prometió hace unos meses que si es elegida presidenta, investigará los OVNIS.

Todo coincide con el anuncio de Barack Obama de que en el año 2030 Estados Unidos irá a Marte, quizás por eso otro de los correos del jefe de campaña de Clinton es con el fallecido astronauta Edgar Mitchell, quien sostenía que “estamos sin duda más cerca que nunca de la guerra en el espacio”. De hecho en uno de los emails, Mitchell le dice a Podesta,  que “una potencial guerra de las galaxias es bastante real”, y que “los extraterrestres quieren ayudar a la humanidad, pero temen las tendencias violentas de los humanos”.

Los correos electrónicos que están fechados entre septiembre del 2007 y marzo del 2016, hablan de William Jefferson Clinton o WJC y sus relaciones extramaritales y sobre todo, cómo estas podían afectar a la campaña presidencial de su esposa. “Tuve un intercambio de correos con alguien de los medios esta mañana –alguien que usted conocería- y me contó que hay personas en el entorno de los Clinton que dicen que la vida sexual de WJC podría estar perjudicándola”, señala un email de enero del 2016 del bloguero Brent Budowsky a Podesta.

Hay unos interesantes correos en los que supuestamente se emite la opinión de un conocido columnista americano de origen turco,  Cenk Uyghur, quien asegura que la campaña de Clinton trabaja muy bien con la prensa para publicar historias que la beneficien, cosa que no hizo Bernie Sanders ni ha hecho Donald Trump y eso ha dado lugar a que la prensa termine viendo todo a través del cristal de la candidata.

Quizás de los más relevantes son los correos del presidente ejecutivo de Univisión, Haim Saban, quien señalaba que había que atacar a Donald Trump con respecto a la inmigración. Aseguran distintos medios que hay una relación directa entre la división de Noticias de esta empresa y los Clinton. El presidente ejecutivo no ha negado que su sueño es que Hillary ocupe la Casa Blanca y ha donado entre 5 y 10 millones de su bolsillo para la Fundación Clinton.

El punto básico es que bajo Saban, Univision se ha comportado como un lobby liberal y progresista cuya supervivencia e influencia depende de que se elijan demócratas a la presidencia y la mayoría en el Congreso, asegura Jorge Bonilla para MRC News Buitres. Por eso señala que Univisión tiene periodistas con un sesgo político definido y se refiere a uno de los correos publicados por Wikileaks, en el que representantes de la campaña de Clinton especifican qué hacer dentro de algunas noticias específicas en este canal hispano.

Wikileaks ya había publicado en julio 20 mil correos electrónicos de la cúpula del Comité Nacional Demócrata justo antes de la convención en la que Clinton iba a ser nominada como candidata del partido. Los emails demostraban que la cúpula de los demócratas no quería que el candidato fuera Sanders. Las revelaciones fueron un escándalo e hicieron dimitir a la jefa del Comité, Debbie Wabserman Schulz.

Quien esté interesado en analizar los correos, Wikileaks publicó en su página una base de datos que permite explorar los  los 30.000 emails que Clinton hizo públicos dentro de la investigación por el uso de un servidor privado cuando era Secretaria de Estado.