Maduro y Podemos coinciden en no querer celebrar el 12 de octubre



maduro-no-quiere-a-colon


Parece que es una postura de este nuevo populismo. Remontarse a la época de Cristobal Colón, cuando todavía creían que el mundo no era redondo, para criticar el colonialismo, el imperialismo y cualquier cosa que se les ocurra y poder así hilar su discurso. La han tomado con el Almirante que se empeñó en encontrar un nuevo camino para las Indias. ¿Será una postura o realmente están cargados de ignorancia?


Gloria Rodríguez-Valdés @gloriabarrios
El gobierno de Hugo Chávez fue el que empezó la historia contra Cristobal Colón. Que si había acabado con los indios -como si les importara mucho, y si no que le pregunten a los indígenas de Amazonas- que si fue un genocidio, y una cantidad de afirmaciones que más bien parecían adornos a aquel chiste que el gallego le decía a su amigo:

– “Colón es un ser despreciable por haber matado a los indios”

–  y el amigo le contestó: “Chico, eso pasó hace cientos de años”

–  y entonces el hombre respondió, “si pero yo lo supe ayer”.

Esta moda tan izquierdista de condenar la conquista de América en manos de Cristobal Colón hace ya más de 500 años, cuando no existían sino pergaminos para comunicarse, raya en lo ridículo. Los amigos de Nicolás Maduro en España, ya se plegaron al mismo argumento. Podemos, el partido de Pablo Iglesias,  no quiso celebrar la fiesta nacional de España que se conmemora precisamente el 12 de octubre. Igual sucedió con sus socios en Cataluña, en el ayuntamiento de Badalona. Sus miembros decidieron que ellos si iban a trabajar ese día, porque no había que celebrar nada, debido a que esa fecha se instauró, según ellos, por Franco para resaltar los valores nacionales. ¿Habrase visto tamaña bobería?

El gobierno de Barcelona, presidido por Ana Colau, se ha encontrado que los de la CUP, los mismos separatistas que apoyan al gobierno catalán, han querido retirar la emblemática estatua de Colon de la ciudad, en un intento por parecerse más a Chávez y las políticas de exclusión del gobierno venezolano. Y como Nicolás Maduro, que ve mucha Televisión Española, está siempre en la misma onda de los desadaptados, ha decidido que la “Corona española” debe pedirle perdón a los pueblos de América por el “genocidio” que cometieron hace 524 años y en vez de celebrar el “Día de la Hispanidad” debería declararlo como “día de duelo”, “deberían prender unas velas, orar y pedirle perdón a América entera por la masacre que hicieron sus antepasados coloniales” O sea la gente debe asumir las acciones de sus antepasados. Pobres hijos de gobierno. Si se aplica esa máxima madurista, dónde estaría hoy este gobierno. Y qué pasa entonces con las enfermedades que sufren los indios venezolanos y el hambre, y la persecución de los explotadores de oro que pasean por la zona donde ellos viven. Seguramente ellos también hablarían del “año del duelo”.

Pero bueno, además ¿para qué se remonta tan lejos? Ahora resulta que la Corona española tiene que ocuparse, según Maduro, de los “80 millones de hombres y mujeres, desaparecidos, asesinados”. Nicolás Maduro ahora se ha convertido en una encuestadora capaz de censar a los habitantes del lugar de aquellos tiempos tan lejanos. Seguramente si la Corona y la iglesia española hubieran conocido los datos que Maduro es capaz de contabilizar, hubieran sacado algún provecho o tomado alguna acción.

Pero lo mejor es que va a nombrar el próximo viernes una nueva comisión internacional, -una más-, para  crear una “comisión nacional e internacional del más alto nivel” que se ocupará de “descolonizar la patria”, pues asegura que los ciudadanos aún están influenciados por mensajes colonizadores de diferentes imperios.

¿Cómo lo hará?…a lo mejor imprime el chiste del gallego, a lo mejor la tomará con las paellas de los restaurantes venezolanos, así “mata dos pájaros de un tiro”, recuerda que los españoles son los culpables de las paellas y aprovecha para no tener que traer tanto arroz a los mercados, no dejará que nadie se ponga corona -eso solo le pertenece a él- y lo más peligroso, incentivará la xenofobia hacia la comunidad española establecida en Venezuela.

Invitó al presidente de Bolivia, Evo Morales, a tal desaguisado, quien seguramente vendrá vestido a la usanza de sus antepasados, a formar parte de esta comisión,  por tratarse sin duda, de un buen representante de la resistencia indígena a la colonización.

¿Y por qué no empieza a descolonizar el país, de tantos cubanos, árabes y rusos?