Se cumplió una nueva jornada, con cacerolas, declaraciones y desmentidos



cambio-ya


Varias concentraciones se dieron hoy en todo el territorio nacional exigiendo la fecha de la recolección de las firmas. La dirigencia política, en su mayoría, acompañó a quienes decidieron estar en la calle para protestar. Declararon y hablaron de la agenda para presionar y conseguir los objetivos, aunque haya líderes como Timoteo Zambrano, que toman decisiones por su cuenta y tengan que ser luego aislados y desmentidos.


Gloria Rodríguez-Valdés @gloriabarrios
El país salió a las calles de nuevo. En todos los estados hubo concentraciones, unas más significativas que otras, pero los partidos políticos lograron mover a su gente. El gobierno insistió en asustar con tanques, militares y policías, en algunos puntos hasta con bombas lacrimógenas, pero en general no hubo mayores enfrentamientos, salvo la detención de líderes de Primero Justicia que viene promoviendo el gobierno desde que iniciaron en Margarita la Cumbre de los Países No Alineados, después de haber puesto presos a varios de Voluntad Popular en los días anteriores,

Va a llegar un momento que habrá que cantarles la guaracha “No hay cama pa tanta gente”, de la razia que se empeñan en aplicar contra dirigentes regionales de los partidos políticos. Pero en líneas generales mucha gente salió. Especialmente los que siempre asisten a las movilizaciones, los que están conscientes que ese es su apoyo, su granito de arena a la protesta y a las acciones de los políticos. Y por supuesto, los políticos también estuvieron en primera fila.

Las concentraciones de hoy tenían como objetivo exigir que el Consejo Nacional Electoral anuncie cuanto antes la fecha de la recolección del 20% de las firmas, las cuales debía haber anunciado el pasado 13 de septiembre y no lo hizo y para más burla, por llamarlo con algún nombre, el CNE, hoy tampoco lo hizo. Decidió más bien darles el día libre a sus empleados en todo el  país, ¡cómo si trabajaran mucho!

Muchos trataron de comparar el día de hoy con el 1S. Ninguna concentración es igual a otra, a decir de Julio Borges, pero quizás hubo algunos factores que no la llevaron a tener tanta gente como la anterior. En primer lugar porque la otra concentración fue convocada con un mes de anticipación y, aunque los agoreros del Twitter insistían que con tanto tiempo todo se iba a caer, fue exactamente lo contrario. Todos los venezolanos sabían de su existencia, los que no se enteran de nada, tuvieron tiempo de escucharlo en las colas, en los autobuses, en el metro, en las reuniones. Tuvieron tiempo para reflexionar si asistían o no, si tener miedo o no y al final, todos se atrevieron. Las empresas cerraron sus puertas en su gran mayoría y todos se dispusieron a participar.

La decisión de Diosdado Cabello, molesto por no ser tomado en cuenta, de filtrar las conversaciones entre la oposición y el gobierno, también molestaron a muchos ciudadanos, especialmente a los más radicales, a los que les quedó marcado para siempre que los partidos políticos no sirven.

Las declaraciones de algunos como Timoteo Zambrano que ahora viene a darle un apoyo al gobierno criticando a los países del Mercosur, terminaron de desbaratar a los que ya no ven salida y no aceptan medias tintas. Habían salido el 1S, pero después de las filtraciones decidieron quedarse en su casa y no ayudar en nada al proceso de cambio.

Por cierto que esas declaraciones tan particulares, aunque ostente un cargo en la Mesa de la Unidad Democrática, tampoco han sido muy bien recibidas por los que las han leído. Su excusa es qué va a pasar con los venezolanos que viven en esos países y alega, cual miembro del gobierno, que son muy difíciles de cumplir las exigencias de estar al día con los principios de Mercosur el primero de diciembre. ¿Qué le pasa a ese señor?, será que se siente más cómodo hablando con Delcy Rodríguez que representando a los venezolanos. De chaqueta y corbata y viajando para buscar soluciones de diálogo, no se consigue lo que hacen el resto de los dirigentes que hoy patearon las calles.

Menos mal que ya le salió al paso Luis Florido quien rechazó ese punto de vista tan particular y señaló que esas declaraciones  “no representan la lucha de la Unidad” por el rescate de la democracia en Venezuela.

Jesús “Chuo” Torrealba, el secretario ejecutivo de la MUD,  acusó también hoy a las rectoras del poder electoral de “preparar una trampa” al querer aprobar condiciones inconstitucionales para la recolección del 20%. Contó que pretenden que las firmas se deben recoger por la proporcionalidad en cada estado. Luis Emilio Rondón, incluso adelantándose a esta sentencia especificó ayer que era el 20% nacional y no regional, que eso era inconstitucional. Pero según Torrealba eso es lo que están cocinando, así como que tienen pensado poner pocas mesas y pocas máquinas, “que ni de lejos permitiría atender a la totalidad del registro electoral permanente” y agregó que la distribución que pretenden de las mismas  “es algo prácticamente obsceno”

Henry Ramos Allup también denunció lo que ocurrió hoy con cantidades de policías y guardias nacionales en la calle intimidando a la población y señaló al respecto que el “régimen forajido y anti democrático de Maduro viola sistemáticamente la Constitución y está sostenido sólo por bayonetas, la sala inconstitucional del TSJ  y las comadres del CNE”

Respondiendo a los que buscan mayor enfrentamiento, el Presidente de la Asamblea Nacional señaló que “es muy fácil declarar la guerra para que maten a los hijos de los demás. Los dirigentes debemos tener responsabilidad”, por lo que adelantó que “no nos negaremos a ninguna posibilidad que se presente para salvar el Referéndum Revocatorio”, es decir, la intención es lograr el cambio ya con el revocatorio este año.