Cuando la desesperanza cubra al país…ellas hablarán

Share on Facebook66Tweet about this on TwitterShare on Google+0Email this to someone


las-rectoras


Ya se ha comenzado a asegurar que la fecha que anunciarán las rectoras esta noche, no permitirá que el Revocatorio se realice este año. Ha sido todo calculado. La presión en la calle y la presión internacional no han sido para ellas un obstáculo, tienen mucho que responder como ministerio del Poder Electoral para actuar como manda la Constitución.


Parece que es una realidad, una burla. Están seguros, o tratan de hacer ver que lo están. Desde hace unos días Nelson Bocaranda lo advirtió en su Twitter: el Referéndum Revocatorio no será este año y según todos los rumores que circulan acerca de las declaraciones que hoy dará el Consejo Nacional Electoral, así será y además, aunque lo van a realizar para el año que viene las condiciones para la recolección de firmas serán tan leoninas que difícilmente podrán recogerse.

Una trampa más, una burla más, una violación más a la Constitución, con la que juegan a hacer avioncitos de papel. Es un hecho que no se quieren contar, que tienen miedo, como es un hecho que realizar el Referéndum Revocatorio este año es un punto del que no quieren discutir la gran mayoría de los miembros del PSUV. La cuestión para ellos no es que Nicolás Maduro quede en los papeles de la historia como el peor presidente del país, seguido inmediatamente por su predecesor. No. Para los diferentes grupos del partido creado por Chávez, lo terrible es que ellos salgan del gobierno y no harán todo lo posible por impedirlo.

Primero las rectoras, tan enredadas en las violaciones a la Constitución como el resto de los miembros del gobierno, han ido alejando el anuncio de la fecha de recolección. Tenían que haberlo hecho el 13 de septiembre. Lo pasaron por alto, habían hablado del 16, pero pusieron como excusa la marcha de la oposición y su seguridad.

¿Será posible una mayor ridiculez? Le tienen miedo a qué. ¿A gente con banderas, a gente con hambre y débil, a la oposición que solo ha querido llevar por la vía más democrática posible el cambio de gobierno? ¿O será que realmente a quiénes le tienen miedo es a la junta que detenta el gobierno de manera tan dictatorial?, porque si es a la gente, bien ridículas que son.

Dice el rector Luis Emilio Rendón que piensan poner pocas máquinas y llevarlas a los sitios más insólitos de tal manera que el 20% de recolección de firmas no sea un Revocatorio en si mismo, porque todo el país acudiría a demostrar que quiere un cambio. No habrá posibilidad de recoger las firmas en los tres días que pretenden imponer.

Así lo denunció Jesús “Chuo” Torrealba, secretario ejecutivo de la Mesa de la Unidad, cuando afirmó que “piensan establecer un número de máquinas irrisorio, mínimo, pírrico para generar cuellos de botella en todas partes para evitar que la gente se pueda expresar. Y piensan ubicar esas máquinas no donde deben estar, no donde la densidad poblacional y la densidad electoral así lo determinen, sino que piensa ubicarlas donde le sea más difícil al elector poder llegar”

En este sentido manifestó que “si 13 millones de venezolanos quieren entrar en un proceso de consulta que el CNE ha diseñado para que solo puedan entrar 3 millones 900 mil personas, lo que se va a presentar es una situación que pone en peligro la paz social, el orden público y hasta la vida de las personas. Eso es lo que puede ocurrir”

Igual van a hacer caso omiso de la Constitución cuando van a exigir que el 20% se recoja por estado y no a nivel nacional. Por esa regla de tres Nicolás Maduro es un presidente ilegítimo, porque en el estado Miranda o en el Zulia, por dar un ejemplo, perdió ante Henrique Capriles, así que no puede ser Presidente. Pero claro, para ellas la parte es ancha y para los demás es más delgada.

Dicen que al rededor de las 8 de las noche las rectoras deben dar su rueda de prensa. Como siempre lo hacen entre gallos y media noche. A último momento cuando la gente ya está cansada de esperar, cuando la desesperanza cubra al país…entonces ellas hablarán.