Reverol pasa de la lista de sancionados a la lista de acusados

Share on Facebook21Tweet about this on TwitterShare on Google+0Email this to someone


reverol


Los guardias nacionales Reverol y Molina han sido acusados formalmente por la Fiscalía de Nueva York, por presuntamente haber recibido dinero de los traficantes de droga y por facilitar el tráfico de estupefacientes y su distribución dentro de los Estados Unidos. El extenso comunicado también involucra a otros guardias y señala que utilizaron “sus cargos de confianza para alimentar su codicia”


Primero estaba en la famosa lista de funcionarios venezolanos sancionados por Estados Unidos. Esa lista que llevó a Nicolás Maduro a recoger firmas contra Barack Obama y fueron autentificadas en tiempo récord por el Consejo Nacional Electoral, que ni siquiera pidió la verificación, sino que inmediatamente les dio el visto bueno. ¡Todo un logro! y además todas eran buenas y legales. Pero ahora ya no solo están en una lista, el general Nestor Reverol y el general Edilberto José Molina, ambos ex comandantes de la Guardia Nacional, han sido acusados formalmente por el Fiscal de los Estados Unidos para el Distrito Este de Nueva York por recibir pagos del narcotráfico.

Reverol ha sido uno de los militares claves en el proceso revolucionario, de hecho hasta hace poco se rumoraba que sería el ministro de la Defensa, cargo que por tejemanejes internos del gobierno y que nadie acaba de entender, volvió a recaer en el general Vladimir Padrino López. Dicen que él fue quien impidió que se diera este nombramiento. Mientras que Molina es actualmente el agregado militar de la embajada de Venezuela en Alemania. Ambos se desempeñaron como Director General y Sub-Director respectivamente de la Oficina Nacional Antidrogas de Venezuela (ONA)

La acusación formal se emitió por un gran jurado federal en Brooklyn, Nueva York, el 21 de enero de 2015, y se refiere a las supuestas actividades de la ONA  entre enero de 2008 y diciembre de 2010, cuando ambos servían como altos funcionarios de la agencia del gobierno de Venezuela encargada de la lucha contra el tráfico de narcóticos.

El comunicado de la oficina del Fiscal adscrita al Departamento de Justicia de Estados Unidos dice que “De acuerdo con el expediente judicial, desde enero de 2008 a diciembre de 2010, cuando actuaban como funcionarios de la ONA, Reverol y Molina recibieron pagos de los traficantes de droga a cambio de ayudarlos en la distribución de cocaína para su importación definitiva a los Estados Unidos. Por ejemplo, a cambio de dichos pagos alertaban a los traficantes de futuras redadas de drogas o de los lugares en los que los agentes del orden en Venezuela estaban llevando a cabo actividades de lucha contra los estupefacientes, con el fin de permitir que los traficantes de drogas pudieran cambiar la ubicación donde almacenaban la droga o pudieran alterar las rutas de transporte”

“Ellos además tomaron -dice el informe- supuestamente las previsiones para obstaculizar las investigaciones con el fin de permitir que los vehículos cargados de cocaína pudieran salir, así como arreglaban la liberación de individuos detenidos por violaciones de narcóticos y el dinero que había sido confiscado por las fuerzas del orden. Reverol y Molina también impidieron la detención o deportación de personas afectadas por los países extranjeros, tales como los Estados Unidos, para su enjuiciamiento por cargos relacionados con las drogas”

Continúa el comunicado señalando que “hay una tercera acusación de la Fiscalía de Nueva York del 20 de marzo de 2013 contra el capitán de la Guardia Nacional Vassily Kotosky Villares Ramírez, también conocido como “Mauro” y el capitán también de la Guardia Rafael Antonio Villasana Fernández,  conocido como”Ángel”, por utilizar vehículos oficiales del gobierno para el transporte de más de siete toneladas métricas de cocaína desde la frontera con Colombia en los distintos aeropuertos y puertos marítimos de Venezuela para la importación definitiva en los Estados Unidos”.

El Procurador General de Estados Unidos Robert Carpers, agrega en el comunicado del Departamento de Justicia, que “La acusación anunciada hoy refleja nuestros esfuerzos para combatir uno de los aspectos más insidiosos y peligrosos del tráfico internacional de drogas – la capacidad de los carteles de la droga de infiltrar y corromper los más altos niveles del gobierno y la aplicación de la ley.Nada puede ser más perjudicial para los esfuerzos de aplicación de la ley para detener el flujo de drogas ilegales, que cuando los funcionarios públicos corruptos violan la confianza del público, ayudando activamente a los traficantes de drogas en sus actividades criminales mortales”.

El agente de la DEA a cargo de este caso declaró que “Como se alega, Néstor Luis Reverol Torres y Edilberto José Molina Molina utilizaron sus posiciones de poder para permitir el trabajo de las organizaciones de tráfico de drogas, a la vez que dificultaron los esfuerzos de aplicación de la ley. En pocas palabras, las acusaciones demuestran que aquí no hubo diferencia entre un traficante de drogas y el narcotraficante que estaba encargado supuestamente de conducir los esfuerzos para acabar con el tráfico de estupefacientes. Los que trabajan en Estados Unidos y en el mundo para que se aplique la ley, continuarán trabajando para detener a aquellos que, en todos los niveles y en todas las profesiones, intenten suministrar o instigar a la distribución de veneno a la puerta de los estadounidenses “.

“La acusación de hoy hace hincapié en que nadie está por encima de la ley. Estos ex funcionarios del gobierno supuestamente utilizaron sus cargos de confianza para alimentar su codicia, y en el camino traicionaron su juramento de servicio al advertir a los traficantes de drogas de las operaciones policiales”, dijo el agente especial a cargo de HSI Melendez Nueva York. “Vamos a seguir trabajando sin descanso con nuestros socios federales y policiales internacionales para exponer a los delincuentes que intentan cruzar las fronteras con las drogas ilícitas.”