Maduro insiste en anunciar una y otra vez los acuerdos para la explotación del Arco Minero

Share on Facebook12Tweet about this on TwitterShare on Google+1Email this to someone


Arco Minero


Cada vez que tiene la oportunidad firma acuerdos y los anuncia. Son los contratos que ha firmado con compañías extranjeras, con las mismas que hace unos años acusaban de expoliadoras y capitalistas, ahora son necesarias para conseguir dinero en vista de que ni el petróleo ni la producción nacional, desbaratada por cierto, pueden hacer algo por llenar las arcas del estado.


Gloria Rodríguez-Valdés @gloriabarrios
En un momento dado el gobierno revolucionario habló de resguardar las reservas de minerales de Venezuela, habló de preservar la naturaleza, habló de cómo los países industrializados estaban promoviendo el calentamiento global, desarrollando a El Niño que ha mantenido a Venezuela sin agua, todo como consecuencia de  haber acabado con los bosques y los árboles. Se han sumado así a las protestas de los “verdes” en el mundo. Pero como todo, eso son palabras, palabras, palabras, y ahí quedan. Ahora en vista de los pocos ingresos que Venezuela percibe por petróleo, el gobierno ha decidido explotar los yacimientos minerales del gran Arco Minero.

Yacimientos y actividades que ciertamente acabaría con la reforestación y con el hábitat de los indígenas de la zona. Pastora Medina, vicepresidenta del partido Movimiento Ecológic y miembro del Movimiento Ecológico de Venezuela, aseguró que la explotación del Arco Minero atentaría contra vidas humanas y arrasaría con los bosques amazónicos que representa la 17% de la flora nacional, por lo que el Gobierno Nacional podría ser objeto de aplicarle el Estatuto de Roma.

Atrás quedaron las peleas con las empresas extranjeras, con el dominio imperial, con la expoliación externa, ahora, nuevamente, serán las compañías extranjeras, ávidas de llevarse los recursos venezolanos a precios bien competitivos, las que se encargarán de explotar las minas. Son contratos jugosos para ellos y dinero fresco para conseguir que la revolución estire un tiempo más la arruga, repartiendo dinero en las misiones para continuar teniendo apoyo de la inmediatez de los que nada tienen y que actúan igual que el gobierno, corriendo la arruga hasta nuevo aviso.

Ya tienen tiempo anunciando estas nuevas políticas. Le dieron el Arco Minero a un compañía que preside nada menos que el ministro de la Defensa Vladimir Padrino López, el primero o segundo al mando en el país, aunque todavía no está puesto sobre el papel. Lo que si está escrito es precisamente que la compañía CAMIMPEG tiene como ejecutivo máximo a Padrino López.

Nombraron también un ministro Roberto Mirabal, en una nueva cartera, ministerio del Desarrollo Minero-Ecológico que se encargará de diseñar las políticas del sector minero, conducción de la certificación de reservas y fiscalización en los trabajos que se realicen en esa área con respecto al ser humano y al medio ambiente.

Serán todos los encargados de explotar el Arco Minero del Orinoco de 111 mil kilómetros cuadrados ubicados en el estado Bolívar, donde estiman hay 7 mil toneladas de reservas de oro, diamante, colman, hierro y bauxita. Habrá que ver como este ministerio, los institutos encargados de la minería como el Instituto Nacional de Geología y Minería y el antiguo Minerven, trabajarán junto con CAMIMPEG.

Cada cierto tiempo Nicolás Maduro hace un anuncio al respecto. Ayer dijo que en los próximos días firmarán contratos por 20 mil millones de dólares, sin dar mayores explicaciones. Para hablar sobre ello invitó a empresarios chinos y ratificó nuevamente su cifra, serán convenios por 4.500 millones de dólares, que prevén explotar yacimientos de oro, diamantes, bauxita y hierro. Ya el pasado 5 de agosto firmó contratos para explotar más de 71 mil kilómetros cuadrados de riquezas mineras con empresas chinas, sudafricanas, estadounidenses, canadienses y venezolanas. 

Ese día el ministro Mirabal anunció la firma de acuerdos para la constitución de empresas mixtas  con la canadiense Gold Reserve y Corporación Faoz, cuya página en internet tiene buenas fotos y poca información. Se trata al parecer de una empresa mixta con el Estado y serán precisamente uno de los encargados de explotar  Coltán, “un mineral estratégico”, dijo el ministro Mirabal. Aunque no serán los únicos, también lo harán Afridiam (del Congo) y China CAMC Engineering Co.

El colman, está constituido por una combinación de columnista y tantalio y es muy importante en la industria tecnológica. Equipos electrónicos como GPS, celulares, computadoras y cámaras lo utilizan debido a sus facultades como “superconductor”, lo que significa que conduce la energía de una forma más eficiente que otros minerales.

En el caso de la canadiense Gold Reserve, ya era conocida, había operado en la época de Chávez el proyecto Brisas, hasta que en el año 2009, el presidente fallecido decidió no renovarles la concesión por lo que se entabló un juicio internacional, el cual la compañía ganó y Venezuela tuvo indemnizarla por $744 millones. Ellos al irse dejaron abandonadas las minas y muchas de las construcciones que allí hicieron. Ahora vuelven de nuevo, quién sabe con qué garantías para que no les vuelva a suceder lo  mismo.

Según el ministro Mirabal los proyectos con Gold Reserve y Faoz Corp, generarán uno $80 mil millones en ingresos potenciales, de los cuales el Estado obtendrá 55%. El 5 de agosto Maduro firmó también cinco memorandos de entendimiento con otras tantas empresas y un sexto acuerdo, ahora si, con la Compañía Anónima Militar de Industrias Mineras, Petrolíferas y de Gas (Camimpeg) para la conformación de una empresa de servicios en el área de rehabilitación y mantenimiento de pozos petroleros y “servicios generales a todas las empresas en todas sus variantes”. Es decir, ellos como que van a estar allí.


Ese día Nicolás Maduro firmó otro papel más, en el que según dijo, el 60% de los ingresos obtenidos irían a las misiones. Todo lo hizo, claro está, dentro de su decreto de emergencia económico, aprobado por ellos mismos, sin el consentimiento de la Asamblea Nacional.


También anunció días atrás que los estados  Yaracuy, Nueva Esparta y Guárico están presentes en los contratos con las trasnacionales para expandir la explotación minera. Al parecer repartirán espacios mineros por todo el mundo.

Padrino López en cada una de estas intervenciones insiste en que su papel será el de proteger la zona de las mafias porque ellos han sido “testigos del castigo implacable que ha sufrido la naturaleza en la región de Guayana”. Ahora, con ellos allí, insiste en que no volverá a pasar.

Sin embargo, Provea, la ONG dedicada a la defensa de los derechos humanos, ha insistido en la importancia de otorgar el derecho a las comunidades indígenas a ser consultadas previamente, antes de decretar zonas militares o de ejecutar el Arco Minero del Orinoco como lo establece la Constitución de 1999. Pero ya se sabe que piensan ellos de los indígenas y si no, es fácil remitirse a lo que hacen con los diputados de Amazonas.

De hecho los indígenas de la zona, han sido maltratados por militares y la minería ilegal. Un extraordinario reportaje sobre esta situación fue publicado por la Revista Gumilla.

Por lo pronto está claro, el video que pusieron en los Juegos Olímpicos de Río 2016 sobre la deforestación y sus consecuencias climáticas, no es para nada importante para el gobierno así que mucho menos lo es para la compañías encargadas de explotar las minas, y sin ir muy lejos hay que ver películas famosas que se han realizado para denunciar estos hechos. Pero el gobierno necesita dinero, y ahí es fácil conseguirlo.