Lucena en lugar de leer comunicados, debe aprender a leer al pueblo

Share on Facebook20Tweet about this on TwitterShare on Google+0Email this to someone


tibisay lucena


En la tarde de ayer el país entró en un vilo, de nuevo. Siempre algo inventado por el gobierno, desestabiliza. El Consejo Nacional Electoral convocó al cuerpo diplomático y a la prensa. Eso si, a la prensa la arrinconó en un cuarto con televisión, no fueran a preguntar algo que no sabría Tibisay cómo responder.


Gloria Rodríguez-Valdés @gloriabarrios
Tibisay Lucena se sentía muy oronda ella. Convocó a una rueda de prensa, sin la presencia de la prensa. Muy apropiado de este régimen. Al final de cuentas para ellos su palabra es ley o, ni siquiera ley, porque poco entienden de qué se tratan las normas. Su palabra es atropello. 

Ella estaba allí, probablemente el apoyo infinito de Jorge Rodríguez a que sea ella la que hable le debe encantar y más todavía cuando estaba acompañada de todos los poderes públicos, de sus amigos de partido, de los interesados en que todo siga igual, por eso no se perdieron la convocatoria sin periodistas. Los profesionales de la comunicación que deben ser los primeros invitados para que las palabras que Tibisay quería que el país escuchara sean difundidas, tuvieron que sentarse afuera, en un cuarto con televisión. Jajajaja, para eso están, como el resto del país…para “recibir nuestras instrucciones”, habrán dicho ella y Jorge. Instrucciones que no son ni más ni menos que las directrices de la cúpula roja rojita. Cómplices uno de otros, más nada.

Pero con toda seguridad Tibisay estaba muy contenta, sin chaleco antibalas, pero bien alimentada, se sentía cual presidente Maduro, con un montón de seguidores, los mismos para las alocuciones de los dos, asintiendo y aplaudiendo cada una de las láminas que intentaban explicar con tablas unos tiempos que no existen, sacados de la manga del PSUV.

Después de largos minutos hablando sin decir nada, dijo que habrá que ver…que “si se cumpliesen todos los requisitos establecidos en la norma, la recolección de firmas se llevaría a cabo hacia finales de octubre”…y ese condicionante lo resolverán el 16 de septiembre…Nada, que estas señoras que tienen todos los requisitos en sus manos, no les gusta trabajar y extienden al máximo los lapsos y no lo dejan para el año que viene porque, bueno, el descaro sería monumental.

Sus palabras como siempre, no fueron espontáneas, ni siquiera aprendidas, las leyó. Como una buena secretaria ante los trabajadores de su empresa, sin riesgo a preguntas que no sepa responder. En su lectura se encontró con el párrafo que asegura que “pierden su tiempo quienes creen que por vía de la presión política mellarán la voluntad de cumplir y hacer cumplir la ley en resguardo de la República y la estabilidad del país. Lo repetimos como ayer: este Poder Electoral no acepta presiones de nadie”

Esa amenaza que ella o todos ellos no aceptan, no fue tan rigurosamente entendida por el rector Luis Emilio Rondón quien no quiso acompañarla y que después en su Twitter publicó que “ante la difícil situación que vive el país considero que es indispensable que el ente comicial respete los lapsos claramente establecidos en la normativa” O sea, clarito explicó que las rectoras, que ya habían dado su arbitraria opinión, habían irrespetado los lapsos. Cosa que ya todos saben, ellas solo salen a hablar cuando precisamente sienten la presión política, que no es otra que la presión del pueblo, de la mayoría del país.

Por lo pronto la Mesa de la Unidad ya les dijo que igual la marcha el  primero de septiembre va, que los tiempos dan, que no son como ellos dicen y que tienen que aprender a leer y a interpretar bien las cosas, porque aunque tengan todo el poder quedan realmente muy mal paradas.

En definitiva, la señora Lucena y sus amigas, las guardianas del Poder Electoral, conducido bajo los lineamientos de un régimen que no quiere dejar de mandar, de vivir con privilegios y de oprimir al pueblo, más que leer comunicados, tienen que aprender a leer al pueblo.