Fidel cumplió 90 años coronado en la historia de la maldad

Share on Facebook132Tweet about this on TwitterShare on Google+0Email this to someone


fidel cumple 90 años


La izquierda hipócrita ha celebrado el cumpleaños de uno de los seres más crueles de la historia de la humanidad. Si Hitler destrozó un tiempo de esa historia en Europa, Fidel se encargó de acabar con la vida de muchos y con el progreso de su país y de otros de América Latina, como Venezuela, sin ir más lejos.


Ramón Barrios
Cumplió 90 años. Ese hombre llegó a esta edad llevando una estela de mentiras y maldad sobre la humanidad. Puso la bota un día sobre la sierra y comenzó a enredar a quien lo rodeaba, a eliminar a quien le pudiera hacer sombra, con un solo fin, sobrevivir. Un lema que lo hizo suyo, que lo hizo de su gobierno, que lo hizo parte de su pueblo. Un pueblo al que ha oprimido sin piedad durante casi 60 años.

Fidel Castro cumple 60 años aterrorizando al mundo, vestido de ovejita y con miles de muertos en la contabilidad de sus acciones.

Ha sido durante todos estos años la proclamación del autoritarismo, del desprecio por el semejante, del uso del poder para su uso personal. Ha sido durante tantos años, la postura hipócrita de una izquierda que logró escalar con él posiciones idealistas. Con el tiempo se ha descubierto claramente como un déspota más, un dictador sin piedad que puede ir de la mano de cualquiera de los individuos que le han hecho un daño enorme a la humanidad. Un hombre que entra en la lista de Hitler, Lenin, Stalin. Es simplemente un hombre que ha traspasado fronteras siendo el ejemplo de una izquierda trasnochada y manipuladora.

Fidel Castro llegó a los 90 en una silla de ruedas, casi agonizante, pero ahí, vivo, con los dolores que imprimen las dolencias físicas y las dolencias de poder darse cuenta de su incapacidad, para observar el desastre en que sus humos de gloria han convertido a muchos países de Latinoamérica. Siempre supo aprovecharse de algo para sobrevivir. De sus amigos a quienes eliminó cuando ya no le fueron útiles, de su pueblo, al que han mantenido pisoteado, de Rusia, país del que se dejó manosear sin piedad, solo para pasar él y los suyos las épocas de las vacas flacas envueltos en los privilegios del poder y de Hugo Chávez, un llanero que en nada tenía que ver con los conocimientos jesuitas que aprendió Fidel en su vida, hasta que también decidió desechar las enseñanzas morales, solo para quedarse con lo aprendido a nivel intelectual.

Hugo Chávez, le sirvió para abrir las puertas de América, para disponer del dinero producto del petróleo venezolano que necesitaba para corromper a hombres ávidos de poder económico y desinteresados en el poder del conocimiento. El, como buen satanás, los dominaría con lisonjas e inteligencia, y ellos, coronados por la gloria decadente del comunismo, se dejarían sobar el orgullo para tratar de tomarse del brazo del último icono comunista.


Así es esa izquierda trasnochada que aburre con su igualdad de clases, que logra vender en frascos pequeños a unos líderes resentidos su propaganda y que su objetivo único es chupar, comer y vivir de los demás.


Llega Fidel a los 90 años, sin tanto dinero como en años pasados. El mundo se empeñó en darle una patada a los insuflados precios del petróleo, pero con sus ideas dictatoriales penetrando países como Nicaragua, Bolivia y Venezuela. En Ecuador, no pudo introducirse del todo al gobierno de Rafael Correa, al final de cuentas es un presidente estudiado, con conocimientos profesionales, que ha sabido manejar su autoritarismo pero sin dejarse acariciar del todo por Fidel Castro. Casi lo había logrado en Argentina, Chávez lo ayudó con las lisonjas a Cristina Kirchner, quien además ya en la década de los cincuenta años, necesitaba un poco de estímulo femenino en los momentos en que perdía su juventud. Todavía él y sus descendientes ideológicos, intentan hacerlo en Colombia, donde los delirios de la historia y la posteridad tienen a Juan Manuel Santos debatiéndose entre su ideología y sus laureles.

Fidel ha conseguido de alguna manera despertar a esa izquierda romántica del mundo, que se mueve entre perfumes caros, yates y lujos, pero con la conciencia removida por la desigualdad social. Estados Unidos de alguna manera, también se ha rendido a sus pies y ha dejado que sus fronteras sean traspasadas sin piedad por todo aquel que Fidel quiere transportar, los que no le sirven, los que se han acostumbrado demasiado a recibir migajas del estado, a los que su régimen ha formado, a todos los envía a tocar suelo americano para vivir de los impuestos que pagan los estadounidenses. Esa es otra forma de dominar el mundo que encontró Fidel y que los americanos han aceptado. 

Así cumple 90 años Fidel Castro. Al lado de Nicolás Maduro y Cilia Flores, envueltos en dinero dudoso, son consejos de Castro para aprender a sobrevivir. Cumplió años sentado al lado de quienes como él oprimen al pueblo  y con un conjunto llanero lisonjeándole los pocos tiempos de cordura que le llegan a su cabeza, desgastada por los años de maldad.

Así llega Fidel Castro a los 90 años, como uno de los hombres más malvados de la historia, un dictador que logró matar a miles de personas, no en hornos crematorios, pero si en paredones, cárceles, en el mar y en la tristeza del hambre y la penuria.