Soñar con una Caracas hermosa no cuesta nada



Un regalo para Caracas 2


La creativa y singular artista Gisela Romero le hizo un regalo a Caracas con motivo de su cumpleaños. Unos dibujos de lo que podría ser la capital que se extiende a los pies de El Avila. Una ciudad colorida, hermosa, culta, dedicada a sus habitantes, quienes disfrutarían no solo de la belleza que todavía guarda en muchos rincones, sino de la exaltación de sus calles, plazas y avenidas.


Gisela Romero @giselaromeroart www.giselaromero.com
Gisela Romero es una artista, completa. Con una sensibilidad especial para ver a su alrededor con un prisma diferente al común de los que deambulan en el espacio. Su biografía en el mundo artístico es inmensa y sus ideas escritas, bien narradas, alimentan a sus lectores, especialmente a los que comparten con ella las redes sociales, en las que a diario expresa lo que siente del acontecer diario de Venezuela y el mundo.

Hace pocos días publicó unas ideas de lo que ella le regalaría a Caracas con motivo de la conmemoración de su fundación el 25 de Julio de 1567. Son tan hermosas y geniales, que Tedigoque, con su autorización, se siente feliz de poder compartirlas, junto con las palabras que enriquecen aún más el color y la transformación ideal de nuestra capital.

Las publicó en varios días, según iba imaginando su tan “artístico regalo”.

Julio es el mes del cumpleaños de mi querida Caracas. Desde que estaba en el Círculo de Dibujo, hacia finales de los años noventa, he tenido muchas ideas para regalarle a Caracas, unas quedaron en dibujos y otras quedaron en el pensamiento.

Hoy decidí comenzar a hacer bocetos, rápidos ellos, y comparto con ustedes dos de las ideas. ¿Se imaginan que no tuviésemos los puentes de guerra sobre el Guaire sino que se abriese un concurso entre tantos arquitectos e ingenieros buenos que tenemos en Venezuela para crear puentes espectaculares? Además, pueden haber caminerías y espacios cerca del puente para que la gente tome fotos ya sea de la ciudad, el río o el Ávila. ¿Se imaginan que el Guaire fuese uno de esos ríos limpios que atraviesan ciudades y que pudiésemos usar sus lados para parques, flores, aceras para corredores, personas con sus perros y hasta para vendedores ambulantes?


Caracas con ese cielo azul perenne, el marco de la montaña y el río en el centro, tiene mucho potencial. Debería ser más bella aún y más ordenada y más limpia y más caminable, y un largo etcétera más.


Además, un pasillo bien utilizado que atraviesa la ciudad le daría trabajo a mucha gente, desde diseñadores gráficos e industriales hasta paisajistas, gente de seguridad, de limpieza, comerciantes, libreros, deportistas, profesores que podrían dar clases al aire libre, artistas, vendedores de chicha, y otro largo, larguísimo, etc.

Anexo las fotos de las dos primeras ideas.

13585153_1002551866556931_4750366124752169679_o

 

13576661_1002551686556949_8085574406152892385_o
Tercera idea para Caracas, en el mes de su cumpleaños.

Las ciudades, además de ser lugares donde viven sus habitantes también deben ser lugares generosos para recibir a personas que vienen de otros países. Caracas merece tener un recorrido que le muestre a los turistas su mejor cara. Un abanico de posibilidades que vaya desde el disfrute de su clima hasta probar las maravillas gastronómicas, conocer sus espacios importantes, históricos, artísticos, sus parques y calles llenas de vegetación con múltiples tonalidades de verdes.

En ese sentido, y tomando la idea de otros lugares donde he visto esto en pequeña escala, pienso que una idea podría ser vestir los árboles de avenidas hermosas que tenemos como la Avenida Los Jabillos de La Florida o la Avenida principal de Sebucán. O tal vez sembrar árboles en la Avenida Baralt, hacia el norte, de manera que la intervención toque visualmente a El Ávila. La idea es que se nombre a estas avenidas como las Avenidas de los Árboles de Colores y que sea un lugar que forme parte de un recorrido para disfrute y admiración de lugareños y visitantes.

Eso traería trabajo también a la gente que vestiría los árboles, artistas, costureras, tejedores, a los choferes que hagan el recorrido, a dueños de empresas turísticas. Todos formarían parte de estos espacios ideales para tomarse fotos, lo cual traería gente que compraría en los comercios de la zona, a lo mejor hasta los inmuebles subirían de precio, en fin, una acción traería otra. Esto por supuesto, soñando con una Caracas segura, amable y ordenada.13613419_1003990916413026_5142729616278899945_oCuarta idea para Caracas, una Caracas que no es sino que sueño.

Si hay algo que tiene Caracas hoy es desorden visual. Todo es una mezcla de cosas que trae como consecuencia no solo la pérdida de lo bonito sino hasta pérdidas económicas, en la medida en que se tiene orden, visión, objetivo claro, en esa medida un negocio puede ir mejor.

El caso de los buhoneros es bastante grave, están por todas partes, sin lógica, sin aprecio por su mercancía, la ponen en cualquier lado, en cualquier cosa, hasta en el piso. La economía informal es necesaria, es importante en cualquier parte del mundo, hay gente que no puede comprar en tiendas y recurre a un buhonero para comprar lo que necesita.

¿Qué pasaría si se diseña una estructura, como un carrito uniforme para que cada buhonero vendiese su producto?:

1. Cada buhonero sería dueño de su carrito, lo podría ir pagando con las ganancias.

2. Cada carrito, con ruedas, iría al terminar la jornada de trabajo, a un depósito cercano. Gana el dueño del espacio y gana el buhonero que puede dejar su carrito en un sitio seguro.

3. Cada carrito puede estar decorado como quiera, respetando la estructura, pero dando libertad para que tenga los colores o formas de su producto.

4. Cada carrito podría tener una especie de estandarte que anuncie qué producto se vende de manera que las personas desde una distancia puedan saber a dónde ir.

5. Se pondría una zona para los carritos delimitada, para que no estén por todas partes.

6. Cada carrito debe tener espacio para la mercancía, bolsas, basurero, gavetas con facturas o papeles varios, gavetas para el dinero, etc.

7. Cerca debe haber baños públicos.

8. Los buhoneros ganarían autoestima, con este orden venderían más, invitarían a personas a pasear con espacio, pisos limpios y buen humor.

9. Con las ganancias pondrían pagar su carrito, que tendría un número para cada uno, pagarían el alquiler del depósito y gastos comunes y se llevarían a su casa algo más que dinero, se llevarían la satisfacción de proveer para su familia con algo que es suyo y que seguramente cuidarán.13613356_1004398699705581_7896223673413248091_oQuinta idea para Caracas.

Nuestra ciudad es bella, aunque hoy en día maltratada, bastante sucia y desordenada. Una de las cosas bonitas de Caracas son sus plazas, tenemos muchas, lo que pasa es que a veces no las visitamos o no tenemos la costumbre de hacer de la plaza el lugar de encuentro de una comunidad diversa que comparte una zona geográfica. Algunas plazas tienen más vida que otras, por ejemplo la de Los Palos Grandes y la de la Candelaria, pero falta orden a la hora de hacer eventos. Sería genial que también en otras plazas que hoy se conforman con tolditos, existiera la posibilidad de que la gente se sentara a oír a un cuenta cuentos, por ejemplo, en un espacio cómodo.

Lo que propongo con esta idea es una estructura cerrada, que esté de manera permanente en la plaza y que sustituya al todito o la estructura improvisada. Contendría en su interior unas gradas que pudieran doblarse, una pizarra para anunciar eventos o para anotar datos, si se tratara de una charla, un espacio en blanco para proyectar películas. Que tenga gavetas, estantes para folletos informativos, libros, revistas, etc. Todo debe caber dentro de la estructura porque serían láminas delgadas, plegables, que pudieran rodar y se expandirse. Así mismo de la parte de abajo saldría una especie de tarima para contener visualmente el espacio donde se colocaría por ejemplo, un guitarrista. Esta estructura además, cuando esté cerrada, tendría por fuera impresos nombres de venezolanos ilustres destacados en las distintas áreas del pensamiento, ciencia, arte, historia, literatura, música, etc. De esa manera se les rendiría homenaje y la gente podría  convivir con sus nombres y preguntar y saber quiénes son y qué hicieron por el país a lo largo de los años.

Cuando la estructura se expandiera quedaría formado un pequeño anfiteatro que delimitaría la zona de ese evento en especial, mientras otras personas podrían realizar actividades distintas en la plaza. Por fuera sería un estructura cerrada, como un cubo, una casita, que tendría una puerta y una ventana y cuya llave la tendría la persona de la alcaldía responsable de los eventos que podrían ir desde conversaciones hasta clases de baile o de cocina o de ortografía o de civismo. Con la posibilidad de poner estantes doblados, se podrían tener sentadas hasta sesenta personas a la vez.

Es un deber rescatar nuestras plazas bellas para incorporar a todas las personas que transitan por ellas a una vida cultural amplia que ayude a educar a los ciudadanos en todos los sentidos.

13662233_1006076149537836_3541979275321695953_o

Para cerrar mi regalo a Caracas en su cumpleaños comparto mis dos últimas ideas, por los momentos.

En muchas ciudades del mundo se han realizado estas ideas, no hay que inventar la rueda sino ver qué funciona en otras partes y hacer que funcionen en nuestra ciudad.


Me pregunto: ¿Por qué nosotros en Caracas no tenemos unos autobuses-bibliotecas? ¿Por qué en Caracas no tenemos camiones con comidas varias?


La idea del autobús que sirva de biblioteca o de galería de arte es una belleza, como todas las ideas buenas, ha sido probada en otras partes del mundo y funciona. Es un autobús al que se le quita la parte de adentro y se sustituye por estantes, libros, asientos, paredes y ganchos para cuadros, etc. En el terminal de oriente tenemos un montón de autobuses que se están convirtiendo en chatarra, podemos rescatarlos y aunque sean rojos, que sirvan para algo más provechoso que recibir sol todo el día.

El autobús-biblioteca puede rodar, unos días está en San Agustín, otro en El Marqués, otro en El Hatillo, otro día en El Rosal, y así…

La otra idea es la de los camiones de comida. Existen ya en muchas ciudades del mundo, y es una maravilla para quienes almuerzan en la calle o quienes no tienen el dinero para un restaurant, pero pueden pagar algo más económico. Estos camiones se pueden colocar un día en Las Mercedes, otro en la avenida Lecuna, otro en La Urbina, otro día en Chacaíto y así…Esto todo suponiendo por supuesto, que logremos tener algún día una Caracas segura, limpia, organizada, con ciudadanos que respeten las leyes, que practiquen buenos modales y que se sientan dueños de su ciudad para que la quieran, la cuiden y la compartan.

Es verdad, soñar no cuesta nada.13662036_1006122419533209_7377042771440764379_o

 

13661961_1006122519533199_7120947386385434270_o