Para la mayoría de los españoles el 26J ha sido un gran día

Share on Facebook13Tweet about this on TwitterShare on Google+0Email this to someone
El PPA gana las elecciones del 26 J


El resultado para el PP fue mejor que el 20D, los españoles tuvieron tiempo para darse cuenta que con el populismo a lo que se llega es al arrepentimiento. Lo han visto en las tierras venezolanas y lo vieron en el arrepentimiento del pueblo inglés que a pocas horas de haber decidido a favor del Brexit. Los próximos días serán decisivos y se verá si se respeta la decisión de la mayoría.


Gloria Rodríguez-Valdés @gloriabarrios
Las encuestas decían que ganaría el Partido Popular, pero no con la ventaja con la que asomaban los resultados a media tarde hora americana. Mariano Rajoy al final lo logró, no tiene la mayoría para formar gobierno porque en España hay un sistema parlamentario, pero con una campaña seria y demostrando con números, que la economía había mejorado, obtuvo mejores resultado que el pasado 20 de diciembre, cuando el resto de las fuerzas políticas jugaron a ver quién gobernaba, aun cuando no tuvieran los votos necesarios.

Podemos sufrió una gran derrota, aunque trate de hablar de cambio, de fuerzas progresistas y de que los españoles no quieren a Rajoy. Eso no es lo que dijeron las urnas definitivamente. Sus si pero no, su actitud de activa por pasiva, como repetía a cada rato, el ser un “chaquetero” de primera línea, pues dependiendo de su situación jugaba a ser comunista, de izquierda progresista y hasta socialdemócrata y su mimetismo lejano con el gobierno de Hugo Chávez, le dio el zarpazo final para que no pasara lo que los españoles llamaban el sorpasso. Quedó de tercera fuerza y con la ayuda de Izquierda Unida, finalmente no logró sobrepasar al Partido Socialista Obrero Español.

Probablemente el Brexit también influyó en la decisión de muchos españoles, que se dieron cuenta del arrepentimiento de los ingleses a las pocas horas de haber decidido que querían abandonar la Comunidad Económica Europea. Se dieron cuenta que la actitud populista, emocional y no racional, los llevará de cabeza a un país que cambiaría radicalmente en manos de unos individuos que hoy prometen una cosa y mañana hacen otra, como el líder del Brexit, Nigel Farage, quien después de ganar con su postura, reconoció que no todo lo que dijo era tal cual.

Quizás se asustaron con las palabras de Iñigo Errejón sugiriendo a los funcionarios del PP que quemaran los papeles de sus escritorios, una confesión fallida de lo que ellos serían capaces de hacer. Ahí pone en duda lo que se ha dicho hasta la saciedad, que Venezuela les dio más de siete millones de dólares, en un principio para promover su movimiento en España y para hablar muy bien de Hugo Chávez y ya los españoles se han dado cuenta de sobra de cómo se vive en Venezuela.


Tal vez su actitud de no condenar a los presos políticos venezolanos les  descubrió su postura extremista que no acepta disidencias y que con el enemigo nada.


Lo cierto es que los venezolanos, sin ser de derechas, como les gusta calificar a los españoles a todo lo que no huela a progresismo, o más bien, al progresismo entendido por los que se las dan de progres, en su mayoría sintieron un fresquito ante los resultados españoles. Cosa que no debe haber gustado nada a Nicolás Maduro y a su gobierno.

No es que lo que suceda en ambos países no debe influir en la política particular de sus territorios, como aseguran muchos españoles, pero para Venezuela ganó el que ha defendido el derecho de los venezolanos, el que ha denunciado los atropellos del gobierno, los que se han preocupado por los españoles que viven en estas tierras, los que han denunciado que hay presos políticos y hambre y eso, definitivamente es un golpe a las pretensiones imperialistas de los chavistas de Venezuela y del mundo.

A los podemitas del gobierno venezolano como Alfredo Serrano Mancilla, el creador de los CLAP, de la guerra económica, del decreto de emergencia económica, se le fue cambiando el color de los tweets a medida que pasaba la tarde, de una emoción extrema, a sentenciar que España perdió hoy.

La mayoría de los venezolanos en cambio, lo han visto todo de otro color.

La cosa no termina aquí, vendrán días fuertes de negociaciones y de posturas intransigentes. Pero lo cierto es que más de siete millones de españoles, dijeron hoy que si a Rajoy, una cantidad que se superó con respecto al 20 de diciembre. El cambio si es una posibilidad.