Iglesias consulta a Zapatero, Zapatero es el negociador, A=B B=C A=C

Share on Facebook33Tweet about this on TwitterShare on Google+0Email this to someone


iglesias igual maduro


Los “podemitas” españoles del gobierno inventan las CLAP, a Rodríguez Zapatero, el negociador gubernamental, no le gusta el referéndum y Pablo Iglesias confiesa que le consulta al ex presidente. Definitivamente Podemos está muy metido en la política venezolana.


Gloria Rodríguez-Valdés @gloriabarrios
A Pablo Iglesias le molesta que le nombren a Venezuela. Cuando alguien se la asoma – y más si el que lo hace es Albert Rivera- los dientes torcidos hacen que los colmillos se le agranden. La campaña de Unidos Podemos y sus seguidores no admite que se traslade el caso de Venezuela a sus discursos y posiciones. Ellos no critican para nada al gobierno de Nicolás Maduro y mucho menos al de Hugo Chávez, al contrario, defienden por ejemplo, que los presos políticos estén presos.

Algunos de sus partidarios aunque no ocultan su indignación por lo que sucede en Venezuela, entre otras cosas porque lo conocen de primera mano por las historias familiares, les parece muy mal que se traslade el tema venezolano a las elecciones españolas. Al fin y al cabo ellos son diferentes.

Pero poco a poco se ve cómo no hay diferencia y cómo Iglesias y los suyos se empeñan en actuar sobre la política y la economía venezolana y a eso no lo critican. Parece que eso si está bien. Manga corta tienen esta gente de Podemos.

Ya está más que dicho, como Alfredo Serrano Mancilla es el héroe en materia económica de Maduro, sin ir más lejos, él ya lo ha confesado en cuanto escenario le sea posible. Hay otro español de Podemos ligado al Consejo Ejecutivo de la Fundación Centro de Estudios Políticos y Sociales (CEPS) y asesor hoy del Banco Central de Venezuela, Manuel Cerezal Callizo, que en conjunto con Serrano Mancilla, indica al gobierno socialista lo que debe hacer.

A los dos les parece horrible el referéndum revocatorio para votar por la salida de Maduro y son al parecer, los impulsores de la tesis que hay que retardarlo lo más posible, aun cuando este contemplado en la Constitución aprobada durante el gobierno de Chávez. Los dos tienen en su haber otra genialidad, a los dos se les ocurrió la brillante idea de armar unas bolsas de comida para vendérselas a unos cuantos en vista de la escasez de alimentos. Así que los famosos CLAP, son una idea original de estos dos podemitas instalados desde la época del comandante fallecido en las salas de discusión económica venezolana y sus opiniones, sin lugar a dudas, son muy escuchadas en el alto gobierno.

Ellos muy socialistas, reciben apoyo del gobierno de Maduro, tal como lo señala Ludmila Vinogradoff en ABC, donde relata cómo intentó entrevistar a Serrano Mancilla en el Hotel Meliá, -pagado por Venezuela- y le dijo que “Solo doy entrevistas por escrito con cuestionario, porque no me fío de los periodistas”. Aunque parece que el gobierno venezolano y los venezolanos si se tienen que fiar de él.

Total que este español encargado de quedarse dando vueltas por Latinoamericana, el “Cristo de la economía” como lo llamó Maduro en cadena de radio y televisión, no solo es el creador de la guerra económica y de la emergencia económica, también es el ideólogo de los CLAP.

Estos dos españoles con injerencia en la política venezolana, coinciden con el ex presidente José Luis Rodríguez Zapatero en lo del referéndum revocatorio. A ninguno le gusta. Así se lo hizo saber el ex presidente a Henrique Capriles Radonski y ¡como a él no le gusta!, pues bueno, habrá que ver qué dice el lunes en la OEA acerca de esto.

Pero si a él no le gusta definitivamente a su gran amigo Pablo Iglesias y a los asesores españoles, tampoco. En un reportaje que publica El País, se reseña que en una entrevista que le hizo a Pablo Iglesias la periodista Pepa Bueno, sin cuestionarios por escrito por cierto, el líder de Podemos confesó que para él, el mejor presidente de la democracia española es nada menos que el negociador de Nicolás Maduro, Rodríguez Zapatero

Es decir, el ex presidente que logró contratos de corrupción con el gobierno de Hugo Chávez como el caso de los astilleros Navantia, el ex presidente que permitía que Chávez destruyera la imagen de un ex presidente español (José María Aznar), el ex presidente que dejó a España en una de sus más graves crisis, con una enorme deuda, el ex presidente que se horrorizó por los horrores de la guerra civil española, porque su abuelo fue víctima del bando nacionalista, pero no se horroriza de las actuaciones de las fuerzas armadas contra la población venezolana, ese ex presidente, es el amigo de Pablo Iglesias.

Tanta es la buena relación entre Rodríguez Zapatero y Pablo Iglesias que ha confesado el líder de Podemos que lo llama cada vez que necesita hacerle una consulta si tiene dudas sobre temas importantes y el otro, como si fuera un dirigente de Podemos y no del PSOE, va y lo atiende.

Es que todo está como demasiado claro. En matemáticas hay una propiedad llamada asociativa que dice que si A es igual a B y B es igual a C, A es igual a C y otra más popular que afirma que dos y dos son cuatro.

Por lo pronto ya la Asamblea Nacional está dando los primeros pasos para demostrar que Iglesias, Monedero, Errejón y compañía recibieron dinero de Hugo Chávez, aunque ahora lo quieran negar.

No querrán los españoles que el tema de Venezuela se lleve a su campaña electoral pero mira que ellos insisten en meterse en el futuro y las decisiones de los venezolanos, sin el menor miramiento al sufrimiento del pueblo y a la actuación dictatorial del gobierno.