Crónica de una reunión histórica en la OEA



OEA



Luis Almagro presentó su informe y eso ya es un logro. El mundo escuchó lo que sucede en Venezuela. El Secretario General de la OEA invocó el artículo 20. La oposición asegura que este acto es la activación. Lo cierto es que fue un paso, uno de los más importantes. Habrá que esperar a ver la evaluación que harán ahora los estados miembros.


Antes de comenzar a leer su informe, es decir, de iniciar la reunión del Consejo Permanente de la Organización de Estados Americanos propiciada por el secretario general, Luis Almagro, con la intención de invocar el artículo 20 de la Carta Democrática Interamericana, lo que no significa aplicar, el presidente, el argentino Juan José Arcuri, le preguntó a los países miembros si estaban de acuerdo con el orden del día: la lectura del informe de Almagro. 20 países estuvieron de acuerdo, 12 se opusieron y dos se abstuvieron.

Por supuesto que entre los que se opusieron estaban algunas islas del Caribe, los amigos incondicionales del gobierno socialista, es decir, Bolivia, Ecuador y Nicaragua y algunos otros, como República Dominicana y El Salvador, que decidieron entrar en ese grupo. Sin embargo, fue una sorpresa la abstención de Trinidad y otras islas caribeñas y los representantes de la Mesa de la Unidad celebraron el apoyo de muchos países que en otro momento y por diferentes circunstancias habrían apoyado al gobierno de Maduro.

El solo hecho de que Almagro haya detallado sin profundizar demasiado, porque no acabaría nunca, las irregularidades que existen en Venezuela y hayan sido escuchadas detenidamente por los embajadores de todos los países, es importante. Tiempo atrás esto era impensable, aunque también era impensable que el país estuviera en las actuales condiciones.

Almagro nunca descartó el diálogo, pero también dijo que hay que profundizar en lo que ocurre, en la pérdida de la institucionalidad, en el revocatorio y los obstáculos que el gobierno está imponiendo para revalidar tan solo el 1% de las firmas necesarias; en la detención arbitraria de dos jóvenes de Voluntad Popular, Francisco Márquez y Gabriel San Miguel, porque tenían dinero en el bolsillo para ayudar a movilizar a la población de Cojedes y que fueron detenidos y apresados en una cárcel común; en la falta de medicinas, de comida.

De ahí en adelante los países miembros expusieron sus consideraciones. Todos coincidieron en la necesidad del diálogo. Los que apoyaron a Venezuela lo remitieron a la reunión de República Dominicana de hace dos días, cuando habló José Luis Rodríguez Zapatero y dieron como válida solamente esa “colaboración”. El resto de las posibilidades de cooperación fueron descartadas y por supuesto arremetieron contra Almagro en la misma onda que la posición venezolana. El más resteado llegó a ser el embajador de Bolivia, que casi parece un hermano gemelo de Evo Morales, en presencia, acto y parecido. Con un sombrero que no se quita para nada, pidió la palabra para exigir nada menos que la renuncia de Almagro, por injerencia, porque no respetó las reglas de la OEA, por golpista, por no presentar metodología seria y por cualquier cantidad más de argumentos, alineados todos a los argumentos de Venezuela.

Canadá, Perú, Paraguay y Estados Unidos hablaron de los presos políticos y del revocatorio. México, consideró que hay una alteración del orden constitucional y mostró su preocupación por el poco acceso que tienen los venezolanos a los servicios básicos. Costa Rica señaló que no se podía ser indiferente ante lo que sucede en Venezuela y aseveró que es importante que el pueblo pueda cumplir los principios fundamentales que están en su Constitución.

Canadá fue un poco más allá y dijo que no se debería dudar en aplicar la Carta Democrática y Jamaica pidió que se discutiera el informe, en una posición contraria a la que tuvo en otros tiempos.

Los embajadores de Dominica, San Vicente y las Granadinas, aseguraron que no se había roto el orden constitucional y el  de Ecuador, aunque aceptó que hay profundos problemas admitió que no se puede pretender que se solucionen en un mes y apoyó sin dudarlo a su gobierno amigo. Por cierto que se molestó muchísimo porque en la presidencia del Consejo conversaban y sonreían mientras leía sus palabras.


Para Chile es importante que la OEA acompañe el desafío que vive Venezuela y se mostró preocupado por las estadísticas presentadas en el informe del Secretario General.


Estados Unidos recibió con beneplácito el informe y apuntó que además del diálogo se utilicen otros mecanismos de la OEA. Uruguay, Brasil, Argentina, Peru, se mostraron preocupados por la situación venezolana y apoyaron el diálogo y todos los esfuerzos que se realicen para solucionar los graves problemas que afectan al país.

Le tocó el turno a la canciller, Delcy Rodríguez quien rechazó todo de plano, llamó miles de veces golpista a Almagro y dijo que más allá del diálogo propuesto por los ex presidentes y por Unasur, no aceptarían medidas intervencionistas e injerencistas de la OEA y el tribunal inquisidor que lidera Almagro.

Mientras los seguidores del gobierno se reunían en grupos en las plazas Bolívar del país apoyando la gestión del gobierno venezolano y en rechazo a las políticas de Almagro

Lo cierto es que hay quien asegura, que entre bastidores se rumoraba que Venezuela está contemplando salir de la OEA y a pesar de que la Canciller aseguró que iban a llevar a hablar a Henry Ramos Allup, no se contempló esa posibilidad. El, junto con un grupo de diputados y representantes opositores, estuvo allí para paralelamente expresar la opinión de la oposición.  Así lo señaló “sacrifiqué lo accesorio para que se produjera lo principal. Lo principal era que se llevara a cabo la reunión y se realizó, que se aprobara la agenda y se aprobó y que el secretario Almagro hiciera su intervención y terminó haciéndola. No seamos adivinos, ahora se activa la Carta y el Secretario evaluará lo que procede en estos casos”


En este sentido aseguraron los diputados que no es que no se aprobó la Carta Democrática, se inició el proceso, por así decirlo, el tema quedó abierto. Las diferentes delegaciones tendrán que analizar el informe para decidir los siguientes pasos.


El diputado Luis Florido le declaró a Luz Mely Reyes (@LuzMelyReyes )de Efecto Cocuyo a través de Periscope, que esto es un primer paso. Que esta situación que se ha presentado en la OEA es complicada, es novedosa y no tiene precedentes y gracias a la actuación de Almagro se le ha dado un vuelco a la situación de Venezuela.

La internacionalista Giovanna de Micheli, aseguró que el continente está recogiendo los frutos de la nefasta gestión del señor Insulza al frente de la OEA durante 10 años.

Para Florido el que se le haya permitido a Almagro aprobar la agenda por 20 países, más de los 18 necesarios, es la activación, aunque el asistente del Secretario General señaló que técnicamente no está activada.

“Los miembros verán ahora qué hacer, dijo Florido, si la propuesta de Argentina de conformar un grupo de amigos, si la alternativa de la suma de otros ex presidentes de la región a la gestión de los tres propuestos por el gobierno y tener un grupo equilibrado. No es objetarlos, es complementar el grupo. Lo cierto es que es un día histórico porque se reconoce que en Venezuela no hay democracia”.

Para Henry Ramos Allup es un éxito para las fuerzas opositoras “y lo comprueba un hecho notorio, la cara de la canciller”