El 23 de Junio de 2016, un día marcado en el calendario del Mundo



23 de junio 2016


Este jueves quedará en la historia de los dos continentes como el que marcará el devenir de muchos acontecimientos. Venezuela fue desvelada en la OEA, en Cuba se firmó un acuerdo de paz, en Estados Unidos le dijeron no al proyecto migratorio de Obama y Gran Bretaña rompió sus lazos con Europa.


Gloria Rodríguez-Valdés @gloriabarrios
El jueves 23 de junio de 2016 será un día para marcar en el calendario del mundo. Los dos continentes subrayaron en sus historias hechos trascendentales de distintos signo, pero que evidentemente marcan un antes y un después en sus procesos.

VENEZUELA

Vamos a centrarnos primero en Venezuela, un país que vive una grave crisis, conocida y ampliamente descrita, tiene la particularidad de ver hacia otras fronteras y analizar lo que sucede más allá de sus particulares problemas.

Los venezolanos hacían colas desde muy temprano para validar su firma para revocar a Nicolás Maduro, un acto tan surrealista como tener que ir ante una máquina y mostrarle la huella dactilar para decir que si, que mi firma es mía. Un acto que se reviste de una especie de película de seguridad pero sin los escenarios ultrasónicos de los edificios de la gran pantalla, al contrario, la revalidación de las firmas se han convertido en una película de Indiana Jones en busca del arca perdida, pues los revalidantes escogidos por el equipo que quiere dominar a la nación a como de lugar, han puesto cualquier cantidad de impedimentos, solo para permitir el acceso al siguiente paso.

Sin embargo, las colas han sido eternas y nadie ha claudicado. Se han buscado mecanismos insólitos como atravesar caminando ríos, levantar los árboles destrozados por quienes no tienen respeto por nada, ni siquiera por la naturaleza, caminar por pueblos desconocidos, montarse en curiaras, recibir plomo, gas y golpes, y sobre todo, vencer la capacidad de flojera, de irregularidades, irresponsabilidad, demencia y maldad de los actores del gobierno. Pero la verdad es que los venezolanos están demostrando que llegaron al llegadero y que son capaces de luchar por su libertad.

Mientras esas colas desplegaban titulares, junto con las otras colas diarias en busca de medicinas y comidas, en la Organización de Estados Americanos se suscitaba otro hecho histórico. Los países de la región hablaban de Venezuela y lo hacían como un grave problema. El secretario general de esa organización, Luis Almagro logró enumerar algunos de los hechos que suceden en un país que ha roto el hilo constitucional, como lo afirmaron varios de los estados miembros, aun cuando el gobierno venezolano se empeñe en negarlo.


El jueves 23 de junio fue puesta sobre la mesa la situación de crisis, represión y persecución política de Venezuela.


COLOMBIA

Al mismo tiempo, en Cuba, en el país donde se han cocinado todos los atropellos a Latinoamérica, el país responsable de las muertes, la persecución y el hambre, Colombia firmaba un acuerdo de paz con las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC)  ¡Qué nombre tan parecido al que llevan los gobiernos de Cuba y Venezuela! Ponía así fin a 50 años de muerte, narcotráfico y guerrilla, liderados por un grupo armado que no respetó la democracia y que vivió asesinando y atosigando el estado de derecho. Los colombianos hartos de enterrar a su gente, de desplazarse y de vivir atemorizados, aceptaron en su mayoría con júbilo este acuerdo, pero muchos lo miran como una entrega a unos asesinos a cambio de una paz que ellos mismos vulneraron. Muchos lo ven como la legitimación a un grupo que hizo del narcotráfico su supervivencia, rompiendo los esquemas económicos de una nación. Muchos lo ven como el triunfo de los revolucionarios que desde Cuba atosigaron a las naciones de la región. No en balde, en este acuerdo está metida la mano de los Castro, la cual tiene la habilidad de manejar a su antojo todo lo que toca y con ello destruir la estabilidad.

ESTADOS UNIDOS

En Estados Unidos Barack Obama recibía un duro golpe a su reforma migratoria, la Acción Ejecutiva, para darle protección legal temporal a los inmigrantes que han hecho vida y estudios es Estados Unidos (DAPA Y DACA) fue bloqueada por el Supremo al tener un empate en las posiciones. Son nueve los jueces de la Corte Suprema, pero hace poco murió el juez Antonin Scalia y no se ha nombrado sustituto, por lo que esta decisión de reforma migratoria quedará congelada hasta después de las elecciones y dependerá de la voluntad del próximo mandatario por recuperarla.

GRAN BRETAÑA

El viejo continente también marcó el 23 de junio con un antes y un después. El primer ministro británico David Cameron llevó como propuesta en su programa de gobierno la realización de un referéndum sobre la permanencia o no de Gran Bretaña dentro de la Comunidad Económica Europea (Brexit) y cumplió. Realizó la consulta, proponiendo él quedarse dentro de esta comunidad que nació el primero de noviembre de 1993, pero se encontró con un país dividido, un país cansado de las políticas migratorias de la Unión Europea, que ha visto como el terrorismo se ha convertido en una amenaza constante en su territorio y es el producto de las fronteras abiertas, lo que ha despertado un nacionalismo a ultranza en la clase media, en los obreros y en las personas mayores. No así en los jóvenes que amplían su visión del mundo o en los ejecutivos que veían con intereses más prácticos su trabajo en un mundo global.

Por poco margen, pero los ingleses han querido despegarse del continente del que los separa un canal. Las primeras consecuencias han sido el desplome de los mercados del mundo que no saben cómo reaccionarán las empresas en el futuro, la pérdida de valor de la libra esterlina, una moneda que había logrado sobrevivir al euro y que ahora queda por los momentos aislada a los ojos de los que manejan las transacciones, y la renuncia del primer ministro Cameron, quien no logró difundir su mensaje de una Europa fuerte y considera que ya no es el más adecuado para conducir los destinos próximos de este país que siempre se ha considerado el padre fundador.

A partir del jueves 23 de junio de 2016, el mundo comienza una etapa diferente producto de los hechos firmados en este día del calendario.