Podemos…¿España no es Venezuela?…Venezuela tampoco era Cuba

Share on Facebook0Tweet about this on TwitterShare on Google+0Email this to someone
pablo iglesias


Pronto se realizarán de nuevo elecciones en España y Podemos se la jugó uniéndose con Izquierda Unida. Así comenzó todo en Venezuela, hartos de la corrupción vieron en Hugo Chávez la salvación y realmente, el camino al que llevó al país, asesorado por Pablo Iglesias y su equipo, es el del hambre y la miseria.


Gloria Rodríguez-Valdés @gloriabarrios
Los indignados, aquellos ciudadanos cansados de los políticos, de la corrupción, de los desahucios volvieron a la Puerta del Sol. Lo hicieron para celebrar el recordatorio de su movimiento y aunque, como entonces, los políticos de Podemos no se presentaron para apoyarlos como organización política, si lo hicieron, como entonces, a título personal. Aunque claro, Pablo Iglesias, ya no. Ya no pasó por allí como cualquier mortal. El comienza sus pasos hacia un estamento diferente en el mundo político. Se deja tocar por el pueblo, pero ya no en grandes concentraciones.

Es exactamente la misma agenda que comenzó con el chavismo hace ya 17 años. Necesitan al pueblo, pero luego tienen que cuidar qué tan importante es quien los toca.

Sus pasos ahora son, sin duda más medidos. Los medios, seleccionados. Es importante no dar puntada sin dedal. Cumplir las metas y objetivos sin equivocación. Para qué, para convertirse en  la alternativa de la izquierda, para desaparecer al PSOE, para en las elecciones ser Podemos el que fije las alternativas y deje por debajo en materia de decisiones al partido socialista. A eso es a lo que Pedro Sánchez con su obsesión de gobernar llevó a Podemos cuando aceptó pactar con ellos en algunas provincias, a eso lo llevaron algunos de los dirigentes regionales con tal de llegar al poder.

Llegar al poder esa es la meta, por encima de cualquier ideología y diferencias. ¿y por qué quieren a costa de lo que sea estar en el poder?, la verdad es que es algo que todos se lo deberían de plantear.

Así como deben plantearse cómo ha ido cambiando Pablo Iglesias. Es una copia tan parecida a Hugo Chávez.

En Venezuela el partido socialista, MAS, era la alternativa de la izquierda, de ahí se fueron escindiendo con el tiempo otras agrupaciones hasta que llegó el mesías del populismo, el que decía lo que querían oír y se fue comiendo uno a uno a todos los políticos, los fue apartando en el camino, tal como Iglesias. Ese partido que de pronto se ha convertido en lo que realmente es, en la izquierda extrema, no en la izquierda socialista del PSOE.

Los líderes regionales que insisten en pactar con Podemos, comienzan ya a perder su identidad, a jugar con un partido que les ofrece tesoros hasta que llegado el momento hará como el cocodrilo, zas!…se los comerá.

Sus promesas se disolverán en lo mismo, en burocracia, aumento de precios, en el desaliento a los empresarios, al quiebre del comercio por las imposiciones y el resultado justo lo que ellos prometen que no va a suceder, no habrá empleos y los españoles emigrarán.

No hay que ser muy analista político para dilucidar que ese es el camino que lleva el partido morado. Simplemente es observar, leer, preguntar, cómo ha sido el camino en Venezuela y adaptarlo a España…y ya. ¿Qué España no es Venezuela?…Venezuela tampoco era Cuba.

Lo que si es cierto es que los de Podemos asesoraron a Chávez y recibieron dinero del gobierno socialista del siglo XXI. Lo que si es cierto es que las políticas de Chávez en su momento y las de Nicolás Maduro en la actualidad, son las indicadas por dirigentes de Podemos a través de su fundación. Solamente hay que seguir las directrices de uno de los asesores del actual mandatario venezolano, Alfredo Serrano Mancilla, de cada uno de sus artículos, de sus tweets, para adivinar cuál es el futuro.

Venezuela no es España, ciertamente. Venezuela era un país rico, muy rico, al que emigraron miles de españoles para surgir, para trabajar, para tener un futuro que el régimen de Chávez les quitó.