Almagro: “En Venezuela se olvidó defender el bien colectivo sobre el bien individual”

Share on Facebook61Tweet about this on TwitterShare on Google+0Email this to someone


carta democratica


Luis Almagro decidió presentar su largo informe sobre la grave situación por la que atraviesa Venezuela, al Consejo Permanente de la OEA, invocando conforme al artículo 20, la Carta Democrática Interamericana. En este informe explica detalladamente cuáles son las razones que lo llevan a tomar esta decisión.

El secretario general de la Organización de Estado Americanos acaba de anunciar que conforme al artículo 20, invoca la aplicación de la  Carta Democrática  Interamericana a Venezuela. De esta manera solicita la convocatoria a una sesión urgente del Consejo Permanente de los Estados miembros entre el 10 y el 20 de junio de 2016.

En su largo informe de 132 páginas dirigido al embajador Juan José Arcuri, representante permanente de Argentina ante la OEA y presidente del Consejo Permanente, Almagro señala que ese organismo podrá disponer “de la realización de gestiones diplomáticas necesarias, incluidos los buenos oficios, para promover la normalización de la institución democrática”.

“Si las gestiones diplomáticas resultares infructuosas o si la urgencia del caso lo aconsejare, el Consejo Permanente convocará de inmediato un período extraordinario de sesiones de la Asamblea General para que esta adopte las decisiones que estime apropiadas, incluyendo gestiones diplomáticas, conforme a la Carta de la Organización, el derecho internacional y las disposiciones de la presente Carta Democrática”.

“Este procedimiento, continúa la carta de Almagro, deberá atender la ‘alteración del orden constitucional’ y cómo la misma afecta gravemente ‘el orden democrático’ de la República Bolivariana de Venezuela lo cual se sustenta en las denuncias formuladas a la Secretaria General por la Asamblea Nacional de Venezuela…”

En una larga carta en la que se especifican cada uno de los problemas por los que atraviesa Venezuela, el secretario general de la Organización e Estados Americanos, expone detalladamente las razones que lo han llevado a convocar al Consejo Permanente con la finalidad de analizar la crítica situación a todos los niveles por las que atraviesa el pueblo venezolano y su democracia, amenazada por las acciones de un gobierno que no respeta la institucionalidad, ni la división de poderes.

En el informe  Luis Almagro se refiere a la Defensa Internacional de la Democracia, a la Alteración grave del orden democrático y a la ética en la política. En este sentido manifiesta que “en Venezuela se perdió la finalidad de la política. Se olvidó defender el bien mayor y colectivo a largo plazo sobre el bien individual a corto plazo. Un gobernante debe basar su acción en una visión de Estado, una visión de largo plazo”


“El político inmoral es aquel que pierde esta visión porque lo único que le interesa es mantenerse en el poder, a costa de la voluntad de la mayoría”.


También Almagro habla de la situación humanitaria y la concurrencia simultánea de múltiples crisis, de los sectores y mecanismos de control dela economía, dela salud, de la institucionalidad y las infraestructuras en el sector salud, de la escasez de medicinas.

Cada uno de los temas y complicaciones de un país sumido en el caos y sin salida porque sus gobernantes no aceptan cambiar y respetar las decisiones del pueblo.

Ahora en el Consejo Permanente donde cada embajador tiene un voto, decidirá si existe esa “alteración” por mayoría (18). Si considera que es el caso, el Consejo puede aprobar distintas medidas, entre ellas las gestiones diplomáticas para “promover la normalización de la institucionalidad democrática”.

De fracasar estas, o si el caso es urgente, el Consejo puede convocar de inmediato una Asamblea General extraordinaria, para lo cual son necesarios dos tercios de los votos de los embajadores.En esa Asamblea, que puede volver a intentar las gestiones diplomáticas, dos tercios de los cancilleres pueden suspender la pertenencia del Estado en la organización si estiman que “se ha producido la ruptura del orden democrático”, de nuevo una consideración política.

Al dar este paso el secretario general de la OEA,  se produce por primera vez el enfrentamiento entre la organización y el Gobierno de un Estado miembro en los 15 años de historia de la Carta, un instrumento del que los 34 países de la OEA se dotaron por unanimidad en 2001.