Las Pensiones en el Exterior son un Derecho, no Entregarlas es un Robo

personas mayores 2


La Seguridad Social es un derecho del trabajador y no es algo extraordinario que haya hecho un gobierno. Darle la medicina a sus cotizantes, mantener a las personas que en su vida productiva le dieron al país, es un derecho que está establecido en todos los convenios internacionales. Pero como en todo, dólares no hay. Solo hay para mantener a Cuba.


Gloria Rodríguez-Valdés @gloriabarrios
Las personas mayores trabajaron durante su vida para vivir y cotizaron en la seguridad social para que en el momento de su retiro poder cobrar su pensión, recibir asistencia y medicinas. Así ha funcionado en los países en los que existe esta institución que tiene sus orígenes en el siglo XIX en la Alemania del canciller Otto von Bismarck, con la Ley del Seguro de Enfermedad, en el año 1883.

Simón Bolívar también habló de la necesidad de darle a las personas que por una u otra razón no pueden ser productivos en el trabajo una compensación salarial. “El sistema de gobierno más perfecto, es aquel que produce mayor suma de felicidad posible, mayor suma de seguridad social y mayor suma de estabilidad política”.

Esa frase para los que se hacen llamar bolivarianos no entra en el cuaderno de sus notas.

Ciertamente en el gobierno de Hugo Chávez, cuando enormes cantidades de dinero entraban al erario nacional producto de los altos precios del petróleo, se extendieron o regularizaron las pensiones a las personas de la tercera edad a través del Instituto Venezolano de los Seguros Sociales que había sido creado en 1946.

Aquellos que habían cotizado durante toda su vida y que decidieron por una u otra razón emigrar, también tuvieron la oportunidad de que el gobierno le depositara su pensión en los países en los que buscaron pasar su vejez. No es un privilegio que otorgara el gobierno bolivariano, es un privilegio establecido en los principios de la Organización Internacional del Trabajo. Así sucede en todos los países, sus pensionados reciben su paga en donde se encuentren, sin ningún impedimento.

Pero los dólares en Venezuela fueron desapareciendo, están guardados en paraísos fiscales de algunos particulares que pensaron que su pensión debía multiplicarse por millones de ceros y se llevaron lo que no es suyo. Y no solo son los que están en los ahora de moda Papeles de Panamá, hay otros que buscaron otros escritorios para armar sus compañías. Algún día se sabrá.

El gobierno de Chávez y después el de su hijo elegido a dedo, decidieron que no había que reinvertir lo ganado, que no había que respetar la propiedad privada y que había que regalar a otros países lo que pensaron que era de ellos particularmente, así que hicieron fanfarria con la vida de un pueblo.

Ahora aquellos que se fueron, muchos de ellos a España, están sufriendo las consecuencias de ese despilfarro. Los mayores que están en España, junto con los estudiantes que se fueron a estudiar en el exterior, como siempre ha sucedido en Venezuela, no cobran su pensión desde hacer tres meses.

Eso significa que los mayores están pasando necesidades desde hace tres meses, 90 días, dos mil 160 horas.


¿Y qué le importa al gobierno si como dijo Nicolás Maduro, dólares no hay? Así de tranquilo.


Las pensiones no son un regalo, son el producto del esfuerzo de años de trabajo para producir en un país, para sacarlo adelante. Son la dedicación de la juventud y de la etapa productiva en la vida de una persona para contribuir con el desarrollo nacional.

Todavía hay muchos que quieren emigrar, que también cotizaron y por la razón que sea buscan nuevas fronteras para pasar sus últimos años. El papeleo y los impedimentos son enormes y largos. También les coartan sus derechos. Pero ya sabemos que de eso, de derechos de los venezolanos, en este gobierno no saben mucho. Saben del derecho de los cubanos con quienes renovaron el convenio que le cuesta al país  mil 400 millones de dólares

El no entregar las pensiones a tiempo en el exterior, es una manera de apropiarse de lo que no les pertenece.