Los Venezolanos no creen en el Socialismo del Siglo XXI

Share on Facebook24Tweet about this on TwitterShare on Google+0Email this to someone
evaluación del socialismo


La oposición tiene mayoría, según la encuesta de Venebarómetro, pero todavía el oficialismo esta identificado con alrededor del 30% de la población y la mayoría de los que lo siguen están en la clase más pobre que piensa y es leal todavía a Hugo Chávez, aunque para ellos ya el socialismo no es la panacea para su situación.


A la Mesa de la Unidad le pasa lo mismo que a la Asamblea Nacional, la gente quiere más, sienten que todavía, -al menos en los primeros días del mes de abril- les ha faltado objetivos para lograr el cambio. Así se desprende de la última encuesta de Venebarómetro. Aunque ciertamente no había sucedido la recolección de firmas para el revocatorio que se inició ayer martes 27 de abril y que ha inyectado emoción y esperanza en los venezolanos.

El destino y la percepción que se tiene de la MUD está super ligado a la Asamblea Nacional, así en la pregunta de “en las acciones tomadas hasta el momento por la MUD, ¿considera usted que esta coalición de partidos opositores está bien enrumbada a generar el cambio prometido o no siente que aún sea así?, el 50,1% cree que aún no es así y el 40,3% le da su apoyo total. Igualmente el chavismo la rechaza, como es lógico, con un 77,3% y  la oposición apoya a la MUD con un 73,3 % . Los que aseguran que son neutrales, empatan su creencia con el oficialismo (70,0%) y es precisamente en la clase D, donde menos apoyo o esperanzas despierta la MUD, pues el 60,5%, no siente que la mesa de la unidad está bien enrumbada.


Sin embargo el socialismo propuesto por Hugo Chávez y Nicolás Maduro, no se salva de una valoración negativa, pues la mayoría de los entrevistados (56,3%) considera que es el responsable de la actual situación del país, mientras que un 37,1% piensa que no, que el socialismo no es el culpable de nada.


Lo más interesante es que si esta pregunta se segrega por clases sociales, el socialismo sale raspado, todas las clases sociales consideran que este modelo económico es el culpable de los males del país y si es por sectores políticos, son solo los chavistas los que lo defienden (83,6%); pues tanto la oposición (87,6%), como los que no se identifican con ninguno de los dos polos (53,8%), están convencidos que la actual situación es producto del socialismo del siglo XXI.

Hugo Chávez también está raspado, por más que se empeñen sus seguidores en enaltecerlo y en hablar de su legado hay una clara ventaja de los que creen que el mandatario fallecido, no hizo bien las cosas en los años que dirigió a Venezuela y al contrario, piensan que lo hizo mal y su doctrina debe ser descartada (52,0%), mientras que los que si están de acuerdo con sus políticas y su forma de gobernar, alcanzan a un 42 %.  En esta pregunta se destaca a la clase menos pudiente, la clase D que se sintió favorecida por el ex presidente, y que considera (49,1%) que si lo hizo bien.

Es decir, la clase más pobre que en su momento apoyó a Hugo Chávez y que todavía lo sigue idolatrando, es hoy en día también la más afectada y la que rechaza las políticas de Nicolás Maduro y su gobierno.

legado de chavez

Lo cierto es que los venezolanos hoy, en su mayoría, no se sienten identificados con el socialismo y con el gobierno. La mayor representación se considera de oposición (47,2%), de los cuales hay un 30,5% que es patria o muerte con todo lo que se identifique con la oposición y un 16,6% que simplemente la apoya. Pero el oficialismo o chavismo tiene un 31,9% de simpatías, de los cuales el 18,9% es fiel completamente, es lo que los medios llaman el chavismo duro y un 13% asegura que “lo apoya algo”. Aquí probablemente haya parte de la población que por alguna razón de supervivencia esté comprometida con el gobierno aunque no se sienta tan a gusto con su forma de gobernar.

También hay un 18,6% que no cree en nadie. Ni el gobierno ni la oposición son sus referencias, por una u otra razón o se consideran independientes o simplemente no encuentran alguna identificación con estos dos polos.

Es la clase D la que todavía está más comprometida con el gobierno y el socialismo, en este segmento es que los oficialistas consiguen el mayor apoyo (39,2%) , aunque también es ahí donde están la mayoría de los que ya no creen en nada (19,9%) a los que simplemente no les llega el mensaje ni de unos ni de otros, son los que comen una vez al día y a los que el dinero no les alcanza para nada. Son los que soñaban con que el cambio en la Asamblea Nacional les evitaría hacer colas y cambiaría su panorama y los que han visto derrumbarse con los meses todas sus expectativas.

Si en definitiva se divide el país en dos bloques políticos, el 58,8% está con la oposición  y el 30,8% está del lado oficialista y solo un 10,4% no quiso definirse.

Obama

Una de las preguntas de esta encuesta  tiene que ver con uno de los enemigos número de este gobierno, el presidente de Estados Unidos Barack Obama. Venebarómetro hizo una pregunta relacionada con este objetivo diario de los discursos de Maduro, cuando les interroga a los encuestados acerca de si ¿se sienten afectados o no por la extensión del decreto del Presidente Obama, en el que Venezuela es considerada una amenaza a la seguridad de los Estados Unidos?. Hay un 57,6% que no le “paran ni medio” a este argumento, pero sin embargo a un 36,7% les llega el discurso repetitivo del gobierno. Así que para ellos definitivamente es que habla y habla Nicolás Maduro, pues aseguran que si les ha afectado. Lástima que en la encuesta no se pregunte cómo les ha afectado.

En números el  67,9% de los oficialistas dicen que si se sienten agredidos por este decreto, compran el discurso y lo repiten, pero es curioso, el gobierno no encuentran la carne de cultivo para identificar a Obama con el enemigo en el segmento económico de la clase D, en donde el 54,0% no debe entender ni siquiera cómo ese decreto afecta que ellos no puedan comer las tres comidas.