Chavez lo vaticinó: Hay que bañarse con totuma y vivir del trueque

trueque


No hay que dar tantas vueltas en esta tierra que en su momento fue de gracia, para darse cuenta que los venezolanos han sido olvidados por un gobierno que se empeña en comunicar a los pocos que todavía lo siguen, mentiras y más mentiras. La gran mayoría vive hoy de lo que a Chávez en su momento le pareció gracioso, el trueque y el baño en totuma.


Gloria Rodríguez-Valdés @gloriabarrios
Hambre hay mucha y muy poco sentido de solidaridad de un gobierno que insiste en escuchar solo lo que le interesa. El país está desesperado, pide a gritos un cambio, la tristeza invade cada espacio, cada rincón de un enorme territorio, rico en recursos y envuelto en una cruel dictadura que se salta las leyes a su antojo, solo con el fin de permanecer, por miedo a un futuro incierto, después de haber propiciado la mayor debacle en la historia de un país que fue uno de los más prósperos de Latinoamérica.

Tal vez nunca se escucharon bien las palabras del que inició el gran desastre de este país, Hugo Chávez. El comandante eterno, el que todavía siguen adorando en muchos hogares, el que a diario las autoridades se empeñan en sacar a relucir y relucir a pesar de haber desaparecido de esta tierra, dijo en su momento que Venezuela iba hacia el camino del trueque, él también alabó la vida de otros tiempos cuando los venezolanos se tenían que bañar con totuma. Qué realidad tan exacta dibujó en aquel entonces, más que el salvador del país, habría que cambiarle el título a profeta. Hoy los venezolanos sin agua, se tienen que bañar con taparitas  y a diario se intercambian los productos que no se consiguen, al mejor estilo del trueque del socialismo del siglo XXI.

lecheHoy en Venezuela los bebés mueren en los hospitales, la esperanza de nuevas vidas se empaña de tristeza, los niños que empiezan a crecer no comen, el alimento poco aparece en los hogares maltratados por la escasez y por un sueldo que no alcanza para nada, los adolescentes caminan hacia un futuro incierto, los trabajadores lloran porque su trabajo no encuentra una remuneración adecuada a la enorme inflación que cabalga a diario en la economía del país y las personas mayores mueren de mengua, de falta de medicina y de alimentos.

¿Dónde está el gobierno que no lo ve?, las colas no le preocupan y solo se ocupan de repetir mil veces las mentiras, solo se ocupan de insistir que es culpa de la distribución de los alimentos...y todavía hay muchos que se lo creen. ¿Cómo no se dan cuenta que el gobierno maneja todo, todo?, por manejar hasta le retuercen la voluntad al Tribunal Supremo de Justicia, al Consejo Nacional Electoral, entonces ¿cómo no se percatan que es el gobierno el que decide a dónde tienen que llevarse los alimentos?, es el gobierno el que exprime al empresario, el que entrega los dólares al que le interesa y se los quita a quien decide eliminar del camino. Las Empresas Polar son parte de ese empeño por acabar lo que funciona, lo que produce. Si miles de trabajadores se quedan sin el sustento diario en un país en el que se pasa hambre, no es su mayor preocupación.

Esa es la verdadera guerra económica, la que el gobierno se empeña en instalar en el bolsillo de cada venezolano. El ahogar a productores y empresarios. ¡Qué orgullo el tener que importar los productos! En Venezuela había leche, mucha leche. Habían marcas y marcas de leches que se producían en el país, ¿y ahora?, no se consigue nada. Según una nota publicada en El Estímulo, para la compañía Nestlé de Venezuela llegaron 118 toneladas de leche en polvo enviada por Nestlé Argentina. ¡De Argentina!  y de Nicaragua, a la que tantas cosas estos gobiernos han regalado, la Corporación de Abastecimientos y Servicios Agrícolas –CASA- importó 364,5 toneladas de leche en polvo compradas a Productos Lácteos La Perfecta, SA, una empresa privada ¿por qué el mundo sigue y Venezuela se estancó en manos de un gobierno dirigido por cuatro cabezas retorcidas y llenas de intereses?