En Colombia, señores, El Niño no logró apagar la luz

electricidad


Mientras los venezolanos sufren los apagones producto de las malas políticas energéticas y la corrupción, en Colombia, donde El Niño también hace estragos, el presidente Santos anunció el 2 de abril que no habría racionamiento. Esa es la verdad, así insistan los chavistas que en Colombia también apagan la luz.


En las redes los adeptos del gobierno aseguran que en Colombia también racionan la luz pues El Niño ataca por igual a los dos países. Lo dan como un hecho, “allí también sucede”. ¡Pobres! no se dan a la tarea de averiguar, repiten como loros o intentan convencer a los demás sobre lo inconformes y escuálidos que pueden llegar a ser.

Es tan fácil buscar en internet para darse cuenta de cómo se deben hacer las políticas de estado, o de cómo se debe invertir en mantenimiento e infraestructura, que su intelectualidad tan cuadriculada no se lo permite.

Hay que explicarles, por ejemplo, que el pasado 2 de abril el presidente Juan Manuel Santos descartó un plan de racionamiento eléctrico debido al ahorro aportado por los colombianos.

¡Claro! ahí dirán y repetirán lo que dice Maduro, los venezolanos somos muy malos y no ahorramos, por eso hay que implementar medidas como que los centros comerciales compren plantas eléctricas y reduzcan los horarios, las clínicas privadas que también se autogeneren, que los viernes la administración publica -salvo el Tribunal Supremo de Justicia- no trabaje. Pero, nada, los venezolanos continúan saltándose las reglas y gastan mucha luz. No tienen agua, pero para fastidiar la oposición gasta luz.

El jefe de Estado colombiano destacó que “en el país se ahorró en cuatro semanas más de lo que nos habíamos propuesto ahorrar en seis semanas”. Es decir, el nivel de ahorro debía ser de 400 gigavatios y se lograron 553, equivalentes a 38 por ciento por arriba de la meta.


Los chavistas ante esto seguro dicen que es que los paramilitares que intentan derrocar a su presidente, se vinieron a Venezuela a gastar la energía como un medio más de propiciar un golpe de estado.


Lo cierto es que los colombianos ahorraron, pero también hubo medidas de parte del gobierno. Por ejemplo, el presidente Santos no se encadena todos los días para decir más o menos lo mismo.

Ciertamente si alguien se mete en internet puede leer apagones en Piedecuesta y Santander, pero si leen la noticia hablan de trabajos de modernización. ¿Han escuchado eso alguna vez en Venezuela?. o “Anuncian corte de energía en algunos municipios de Santander”, ¿por qué?, adelantan trabajos de mantenimiento. Son apagones puntuales. No como ocurre en Venezuela que lleva ya años con apagones diarios, especialmente en el interior del país y que ahora han sido institucionalizados durante 40 días.

El gobierno colombiano no permitió que el dinero destinado a la compra de turbinas, centrales y plantas termoeléctricas, se desviara a los bolsillos de funcionarios, enchufados y cubanos, le da mantenimiento a su infraestructura e invierte y moderniza. Pero aún así decidió implantar varias medidas para no llegar al racionamiento.

Sin embargo, también el gobierno colombiano es criticado porque todavía tiene un modelo débil en su estructura energética, pero evidentemente nunca como el venezolano que lejos de mejorar o mantenerse, ha empeorado.

Como tuvieron problemas por incendio de la planta de energía de Guatapé y el daño de una turbina, pusieron en funcionamiento plantas térmicas que no estaban en funcionamiento. Pero servían.

Importaron energía de Ecuador, mientras Venezuela le vende energía a Brasil y a menos del precio internacional.

A los colombianos que lograron rebajar el consumo de energía en sus hogares les dieron un incentivo y además hicieron campañas publicitarias de cómo ahorrar. En Venezuela hay muchísimos barrios y consejos comunales que no pagan luz y “lo que nada nos cuesta hagámoslo fiesta”.

Por si sirve de algo a los chavistas que critican pero no ahorrar, estas son algunas recomendaciones publicadas en los medios colombianos para hacer un uso eficiente de la energía:

–  Evite introducir alimentos calientes, pues así se obliga a la nevera a gastar más energía para nivelar la temperatura de los elementos que hay adentro.

– Cuanto más abra la puerta, mayor será el consumo de energía.

– Cocine con las ollas tapadas y sin exceso de agua.

– Prográmese para planchar una buena cantidad de ropa, antes que solo una prenda.

– Primero planche las prendas delicadas y termine con las más pesadas.

– Evite prender luces durante el día. Abra todas las cortinas para aprovechar la luz natural.

– Use bombillos ahorradores. Los tradicionales consumen más energía.

– Apague el computador al irse de la oficina. Cuando no lo use, déjelo en reposo.

– Desconecte cargadores de celulares cuando no los utilice.

– Cierre puertas y ventanas cuando use el aire acondicionado. La temperatura ideal son 22 grados centígrados.

– El volumen del televisor incide directamente en el consumo de energía. A mayor volumen, mayor energía se requiere.

– Algunos televisores tienen opción ecológica, con la que se optimiza el consumo de energía.