Recogen Firmas para que Zara piense en las Gorditas

Share on Facebook8Tweet about this on TwitterShare on Google+0Email this to someone
anna riera


Las personas gorditas muchas veces se sienten un tanto frustradas porque la ropa de las super famosas tiendas Zara, con más de seis mil sucursales repartidas en todo el mundo, no venden ropa destinada a los que tienen unos poquitos kilos de más. Por eso una joven catalana ha emprendido su batalla particular y recoge firmas con el fin de que Amancio Ortega mire a las figuras más rellenitas con otros ojos.


Una joven catalana ha revolucionado las redes con su propuesta. Para ella la tienda de ropa Zara debe vender tallas más grandes!!! y por eso ha abierto una petición en change.org, reclamando la comercialización de estas tallas en las tiendas del grupo Inditex. Lo mejor de todo es que ha tenido éxito. La campaña fue lanzada hace dos semanas y ya ha logrado recoger más de 42 mil firmas.

Anna Riera es delgada, o al menos gorda no se ve. Estudia psicología y decidió meterse en esto porque le enfurece que muchos de sus amigos y familiares no puedan siquiera entrar a Zara a pensar qué podrían comprar, ¡porque todas las tallas son pequeñas!. A muchos les ha sucedido, encuentran un pantalón bellísimo y cuando se lo van a poner, no cierra, y si cierra se supone que la persona no tiene ni trasero, ni pelotas a los lados, ni nada de nada…Resultado, no sirve y la frustración es enorme!!!.

Por eso y por muchas cosas más, Anna ha emprendido sus particular campaña y probablemente tenga éxito porque no es la primera vez que esta joven le pide a Zara que cambie sus políticas. Hace unos meses hizo otra petición. Esta vez tenía que ver con los maniquíes de las tiendas. La verdad es que generalmente son unos estilizados y superdelegados muñecos de ambos sexos, que poco se parecen al promedio de transeúntes que se detienen a observarlos, pero solo a eso porque definitivamente no pueden imaginarse dentro de la ropa que con mucho estilo, intenta vender esa especie de persona congelada que mira al público con displicencia.


Lo mejor de todo fue que lo logró. Las tiendas Zara lo entendieron y retiraron los maniquíes con pinta casi de anoréxicos.


Anna asegura que el mensaje que reciben los adolescentes al no conseguir sus tallas es que “las tallas grandes no son tallas normales que puedan comprarse en cualquier tienda de ropa, es una forma de discriminación, lo cual acaba por crear complejos y problemas más graves como la bulimia o la anorexia. Deberíamos empezar a diseñar para personas, no para estereotipos. Una talla 46 no es una talla grande, sino una talla real”.

Ahora la pelota queda del lado de Zara, o más de bien del enorme emporio que significa Inditex, cuyo dueño, el gallego Amancio Ortega, ha sido nombrado esta semana por la revista Forbes como el segundo hombre más rico del mundo.

Puede ser que después de la campaña de esta joven y las firmas que logre recoger para apoyar a las personas rellenas,  aparezcan en los ganchos de Zara modelos para todos los gustos. Sin lugar a dudas alegrarán la vida de unos cuantos y como dice Anna Riera, “será un mejor negocio para vosotros”, es decir, a lo mejor hasta Amancio Ortega logra desplazar del número uno al archimillonario Bill Gates.