Madrid Gritó Libertad y Democracia por Leopoldo López

Share on Facebook0Tweet about this on TwitterShare on Google+0Email this to someone
Lilian


La sede del Gobierno de Madrid se engalanó de forma diferente, vistió su fachada con la cara de un hombre que es preso de conciencia del régimen venezolano. Así lo llamaron todos los que asistieron a la presentación del libro que cuenta en primera persona los dos largos años de encierro de Leopoldo López, “Preso pero Libre”


Los españoles de a pie, los que cada día pasan por la Puerta del Sol y se encuentran con un Mickey Mouse un poco descolorido que busca unos euros para retratarse, los que van a desayunar unas napolitanas en La Mallorquina, estuvieron de acuerdo con el gesto de Cristina Cifuentes, la presidenta de la Comunidad de Madrid, de poner unos enormes cartelones de Leopoldo López engalanando el edifico sede de la Comunidad.

Todos los turistas que pasan a diario en los grandes autobuses rojos que recorren la ciudad, han detenido su mirada desde hace ayer en una fachada emblemática, justo debajo del reloj que desde hace casi 150 años, da entrada cada año al siguiente, acompañado de 12 uvas. Ahí, de pronto han descubierto al preso político más conocido que ha tenido Venezuela. El preso político más conocido de los últimos tiempos en el mundo.


Todos saben ya que Leopoldo ha sido detenido injustamente junto con otra cantidad de estudiantes y opositores. Todos comienzan a hablar de una forma de dictadura más adaptada al siglo XXI y por eso escucharon un clamor Libertad y Democracia.


La Presidenta de la Comunidad de Madrid decidió poner los pendones porque se siente solidaria con la causa, porque está segura de la inocencia de López y porque se dio cuenta que tuvo un juicio amañado. Por eso aceptó presentar en la Casa de Correos el libro de Leopoldo López, “Preso pero Libre” con la presencia de la familia del político, del ex presidente Felipe González y del escritor Mario Vargas Llosa. “Es escandaloso que haya presos de conciencia en un país que habla en español y piensa en español”, dijo Cifuentes en la presentación.

Una reportera horas antes de la presentación se instaló en la Puerta del Sol a preguntar qué le parecía al transeúnte común que Cristina Cifuentes hubiera puesto los pendones en la entrada del Ayuntamiento. A la gran mayoría por no decir todos, estuvieron de acuerdo. Los venezolanos que por allí pasaban por supuesto, exaltaban el gesto, para ellos Leopoldo es un héroe víctima de un Gobierno que le tiene miedo y aplauden su sacrificio.

Otro periodista, fue a hablar con los partidos políticos y como siempre, ahí salieron los que quieren ser más papistas que el Papa. El Partido Popular y Ciudadanos estaban totalmente de acuerdo, en el PSOE, dijeron que lo admiran y apoyan, pero que eso de poner los pendones no les parecía tan atractivo y Podemos, ¿Qué dijo Podemos?, pues no se atrevió a opinar no fueran a ligarlo con Maduro y Chávez -y ahora no es el momento- o los del PSUV no los fueran a regañar. Así que dijeron que no había nadie autorizado para hablar.


Los opinadores de la televisión también mostraron su acuerdo, porque entre otras cosas acordaron que Leopoldo es un preso de conciencia.


El Acto

La presentación del libro de Leopoldo López Preso pero Libre, fue para españoles y venezolanos un motivo muy particular. La familia de Leopoldo estaba allí como la representación de la represión de la injusticia, de la falta de libertades que viven miles y miles de personas en Venezuela. Pero también fue significativo que a su alrededor estuvieran los líderes españoles que por posiciones absurdas se enfrentan irremediablemente sin conseguir ponerse de acuerdo. Solo coincidieron en gritar por la libertad de los presos políticos en Venezuela, por denunciar los atropellos del régimen, pero no se miran para entender que solo ellos pueden cambiar juntos el rumbo de una España que de las manos de Podemos, busca navegar en el mismo barco de la dictadura revestida de socialismo.

El Libro

El libro de Leopoldo salió de papeles escritos por él y sacados de manera clandestina por los suyos, a veces los brazos sirvieron de cuaderno a sus familiares. También las páginas de su historia alberga sus dibujos. Es un relato desordenado, donde habla de sus vivencias, de sus ideas, de su testimonio. Fue idea del escritor Francisco Súniga que relatara lo que ha vivido en estos dos años.


“Nuestro peor enemigo en la cárcel no son los custodios que atropellan de manera permanente nuestros derechos, no son los desalmados que nos lanzaron excrementos, ni siquiera son los que decidieron mantenernos presos, tampoco es Maduro ni su élite corrupta que lo acompaña. Nuestro peor enemigo es la desesperanza, es el pesimismo”.


Mario Vargas Llosa

En la presentación, mientras los dos pequeños hijos de Leopoldo jugaban ajenos a lo que ha vivido su padre, el Premio Nobel de Literatura, Mario Vargas Llosa señaló que Leopoldo López es “un héroe de nuestro tiempo, un héroe civil, un hombre de paz, un idealista” y agregó que “el régimen se está desplomando por su propia incapacidad de dar respuesta a los apetitos de los venezolanos. No va a durar“, aseguró Vargas Llosa, “las fieras heridas son más peligrosas que las sanas. Y tanto la vida de Leopoldo López como la de los otros 78 presos políticos peligran. Las primeras víctimas serán los que están en los calabozos”.

Felipe González

Felipe González, escribió el prólogo y comenzó sus palabras con algo aterrador, la realidad vivida en ese escenario en el que estaban presentando el libro, durante la dictadura de Franco: “La presidenta del Gobierno me ha invitado a visitar los sótanos de esta sede, invitación que agradezco. En aquellos sótanos, y no en tiempos muy lejanos, se encontraban las celdas en las que se encarcelaba a la oposición clandestina”.


Eso fue suficiente para poder advertir que lamentaba “la situación en la que se encuentran los presos políticos de Venezuela, a catorce metros bajo tierra, sin ver la luz del sol”.


“Hay muchachos en la tumba que todavía no han pasado por el control judicial”, aseguró González. “No es soportable lo que está pasando” y se disculpó por “no dramatizar lo que ya es dramático”.

Lilian Tintori

“Esa cara no es la de Leopoldo; esa cara es la cara de un venezolano, dijo Lilian señalando los carteles con el rostro de su marido. Porque hoy Leopoldo no está preso solo; todos nosotros estamos presos con Leopoldo” . Lilian leyó luego junto a Carlos Vecchio y Freddy Guevara, algunos fragmento y en sus palabras finales dijo  “el libro recoge el alma de Leopoldo y el alma de Venezuela”.

Entre aplausos y gritos de “Libertad, acompañados por el himno venezolano, concluyó el emotivo acto.